domingo, 26 de octubre de 2008

Asociación Española de Coaching

Una veintena de coaches levantinos y parte de la junta directiva se reunieron la semana pasada en Valencia para evaluar el pasado, presente, y futuro de esta emergente profesión desde el ángulo de la Asociación Española de Coaching, Asesco, nacida en el año 2000 y pionera en nuestro país.

La reunión gremial fue precedida de una sabrosa y abundante comida en la Pizzería Roma cuyo postre-degustación de profiteroles, helados y tartitas no tiene nada que envidiar al más exquisito restaurante napolitano.

Durante el encuentro, el presidente -Javier Tejerina- informó del blog del coach, un lugar en el que los asociados podrán participar activamente con sus textos, fotografías y vídeos. También se recordó que de los 129 asociados el ochenta por ciento (103) son coaches certificados: un auténtico diferencial frente a otras organizaciones gremiales y, desde luego, una garantía de formación, calidad, y ética profesional. Después se debatieron con vehemencia dos temas: la mejora y fortalecimiento de la "marca Asesco" y la posible subida de cuotas de afiliación (en la actualidad 75 euros anuales). La asamblea estuvo muy animada y dio paso al desarrollo de tres ponencias ante un público generalista con mayoría de directivos.

La secretaria de Asesco, Élida Peñalver, desarrollo con estilo impecable el presente de la organización, con representantes en la práctica totalidad del país, recordó las posibles vías de acceso al reconocimiento como coach certificado de Asesco y otros asuntos de índole burocrática. También se puso a disposición de los presentes con el talante servicial y dinámico que le caracteriza.

Por su parte Vicente Fernández, coach valenciano, animó a los presentes a salir de la llamada "zona de confort" en la que, con frecuencia, vivimos anestesiados (como un hamster en su rueda giratoria) para adentrarnos en senderos más atractivos.

En último lugar intervine yo, realizando un breve apunte histórico sobre los origenes del coaching, las fuentes de las que emana y se alimenta, las diferencias con otras disciplinas como la consultoría o la terapia, las llamadas herramientas del coach en su trabajo cotidiano con líderes, equipos u organizaciones y el desafío de contribuir con nuestra profesión a la mejora de la vida sobre el planeta tierra. En verdad suena pretencioso. Sin embargo, no lo es. Si mejoramos la vida de una persona, si incrementamos la satisfacción cotidiana del trabajo productivo de un equipo, si conseguimos que individuo-equipo-organización estén alineados como los círculos concéntricos que provoca una piedra lanzada a un estanque... necesariamente mejorará el planeta. Y ese es, a mi entender, el desafío que todos tenemos entre manos.

Asesco construirá marca con charlas que realizará por toda España en lo que denominamos el Tour de la Asociación Española de Coaching. La siguiente cita será en Bilbao, mi tierra, durante el primer trimestre de 2009. Quedan invitados.

4 comentarios:

Isabel dijo...

Y fue un placer estar presente en la reunión. Sólo por escucharte ya valió la pena ;-) Gracias por tener las ideas (sobre coaching y lo que no es coaching) tan claras y saber expresarlas con más claridad aún si cabe.
Un abrazo,

Isabel Sales dijo...

No era mi intención dejar un comentario anónimo por lo que saludo de nuevo ;-)

Elida Coach dijo...

Suscribo también que fué un enorme placer encontrarnos con tantos buenos coaches en Valencia.
Y sobre todo, bien lo sabes, encontrarnos nosotras de nuevo, fortaleciendo una amistad y compartiendo muchas risas y complicidades!!
Un beso enorme :-)

Élida

Socrates dijo...

Ains....envidia sana....

Estaré en la próxima.