lunes, 24 de noviembre de 2008

La ira del viento

En el Cantábrico se muestra hoy la ira del viento acompasada por el ritmo del número seis: seis grados en los termómetros del centro de San Sebastián, seis metros de altura las olas más intrépidas en la Zurriola, seis minutos de espera para subir al autobús número seis esta mañana camino del trabajo. Imposible sobrevivir hoy en bicicleta en paralelo a la bahía, por donde transcurre el carril rojo que conecta mi casa con el despacho.

La ira del viento pudiera ser el título de una novela de éxito de Zafón. Sin embargo, en la cola del autobús me he cruzado con una monja de las Esclavas del Sagrado Corazón -mi antiguo colegio- y me ha dado por pensar que ella, regordeta y sonriente, encarnaba un mensaje del más allá: La ira del viento acaso sea la manera que tienen en el celeste -que diría el poeta- de mostrar hartazgo con todos nosotros: mezquindad, egoísmo, mentira, abuso, desprecio, clasismo, racismo... Razones sobran para realizar una llamada de atención.

Supongo que se me ha cruzado la vitamina que tomo por las mañanas (Source of Life) entre el croissant y la neurona. Seguro. Eso y que este tiempo no anima al comienzo de la jornada.

Dejémoslo ahí. Temperatura de seis grados, olas de seis metros, vitaminas de seis en seis: un bonito número que cuadra con esta jornada de lunes 24 = 6 X 4. Perdonen la gamberrada de post.

2 comentarios:

Elida Coach dijo...

Me ha llamado la atención lo que dices. "La ira del viento acaso sea la manera que tienen en el celeste -que diría el poeta- de mostrar hartazgo con todos nosotros: mezquindad, egoísmo, mentira, abuso, desprecio, clasismo, racismo... Razones sobran para realizar una llamada de atención."

Y he recordado ese pasaje biblico, en el que, me parece que era Elías (disculpa mi poca memoria biblica), quien en el desierto presencia un viento huracanado, un terremoto, una tormenta... y ahí no estaba Dios. Al final descubre que está en la BRISA SUAVE que le está acariciando la cara.

¿Donde está? yo creo que más en la brisa, creo que jamás se muestra o impone con medios violentos. Sin embargo, tu reflexion me ha hecho pensar... Bienvenida sea si me sirve para cuestionarme mi mezquindad, mi egoismo, mi abuso... ¿Sigo? ufff ...Mejor lo medito en mi interior.

Sólo una cosita más. Te conozco lo suficiente para saber que, afortunadamente, aunque el tiempo no anime al comienzo de la jornada, has sacado de tu caja mágica muchas herramientas para hoy, también, DAR LO MEJOR DE TI.

Ahh!! y sigue gamberra, por favor

P.R. dijo...

Genial.