domingo, 11 de enero de 2009

Menos es Más

Esta semana me han hecho una entrevista para la televisión. La intrépida presentadora Vanessa Rodríguez y su cámara Uxue Cilveti consiguieron llegar a mi despacho en coche sobre la nieve y el hielo. Eso sí... con más de una hora de retraso y mi programación de agenda ¡por los aires! Es intrépida porque nada parece desanimarle en su deseo de transmitir a los telespectadores cuáles son las claves que aseguran el cumplimiento de los buenos propósitos que todos nos hacemos al comienzo de cada año.


Ante su pregunta le contesté -con esa pequeña y malvada ironía que aporta los años- que no era Moisés, que no tenía las Tablas con los Diez Mandamientos que aseguran la salvación de los buenos propósitos. Lo siento pero no tengo todas las respuestas ni la vida es una fórmula exacta. Afortunadamente.



Una vez aclarado que no hablaba con Moisés sino con Azucena Vega, Coach, entrenadora de almas en rodaje -la mía la primera- la entrevista transcurrió por los vericuetos clarificadores de distinguir entre sueños y objetivos, entre objetivos estériles y objetivos eficaces y entre la conveniencia de utilizar no sólo palabras sino también imágenes cuando plasmamos nuestros deseos en un papel, una pizarra o en un mapa mental (posible ya por ordenador).



Al filo del minuto catorce de la entrevista me preguntó cómo estaba viviendo la crisis económica a lo que le contesté: Muy bien gracias ¿y usted? No, en serio, me dio por ser yo misma y aunque tenía la cámara de Uxue a unos cincuenta centímetros no me encogí ni un poquito. Mire -le dije- creo que salvando el lado cruel y real de la crisis (las personas que pierden sus empleos, las empresas que quiebran y los magnates Merckle que se suicidan) este momento histórico -aquí respiré en profundidad- tiene su encanto.



Esta flojera económica puede ser una llamada a la cordura y a la austeridad, acaso a la felicidad posible sin consumismo: un paseo por la playa en invierno, un café en compañía de un buen amigo, una lectura sosegada, una visita a la biblioteca municipal donde hay de todo (música- vídeos-revistas-libros) una comida rica en familia, el silencio, escribir, reflexionar...



Ya en 1933 (cuatro años después del crack del 29) John Maynard Keynes -que ha pasado a la historia como genial economista- denunciaba el despilfarro de la sociedad occidental. Por favor relean la fecha: 1933. Hace 76 años Keynes hablaba de "despilfarro" . En un discurso histórico ante el gobierno irlandés Keynes aconsejaba a políticos-economistas y poderosos a invertir en belleza. Como lo oyen. Belleza en forma de árboles, de espacios de uso público, de poesía, de pintura democrática y liberadora, de teatro y deporte. Belleza como sinónimo de creatividad- imaginación y diversión.



En esa onda inspiradora transcurrieron los últimos minutos de la entrevista para la televisión autonómica. Ante la tambaleante economía mundial es posible vivir de una manera auténtica, acaso más sencilla y más austera y no por ello menos satisfactoria. Dentro de un mes saldrá a la venta el libro titulado Disfruta la vida sin cargarte el planeta (editorial Los Libros del Lince) cuya portada muestra un tándem de cuatro personas pedaleando en paralelo a mi bicicleta Trek verde y desgastada. Bellísimo. Recuerda -le dije a Vanessa al despedirnos- a veces... menos es más.

5 comentarios:

Socrates dijo...

Como dice la canción...

"Yin yang
menos es más
polos opuestos que nunca se juntan

yin yang
vienen y van
líneas paralelas que nunca se cruzan

bien mal
madera o metal
puntos de vista que no se preguntan

tal cuál
azúcar o sal
los que se oyen pero no se escuchan

yin yang
eva y adán
desequilibrio por una manzana

yin yang
bastos o espadas
palos opuestos en una baraja

yin yang
salir o entrar
de un laberinto lleno de puertas

yin yang
delante o detrás
los que se buscan pero no se encuentran

cómo vas cómo lo ves
si tu veleta y la mía señalan rumbos distintos
cómo vas cómo lo ves
si tu maleta y la mía viajan en vuelos distintos

(BIS)

cómo vas cómo lo ves
si tu receta y la mía tienen sabores distintos
cómo vas cómo lo ves
si tu cabeza y la mía viven paisajes distintos"

O como suelo decir en alguna ocasión...no siempre más es más, y no siempre menos es menos...no siempre más es mejor y menos es peor...y viceversa.

Carolus dijo...

No debería leer esto... Es retorcidamente maquiavélico. Entre, mire y ya me contará:
http://www.personal.able.es/cm.perez/Extracto_de_EL_ARTE_DE_LA_VENTAJA.pdf

Isabel Sales dijo...

Caramba Azucena!! Qué bien y qué bonito lo explicas ;-)

Te leo muy a menudo, siempre que busco sentido común envuelto en poesía.

Un abrazo desde Valencia

Elida Coach dijo...

Gracias Azucena por tus palabras.

Especialmente la parte de aprender a disfrutar de la vida en las "pequeñas" cosas, que son las que realmente nos hacen fluir. Así conectas con tu YO más profundo, ese que permanece sereno, que sigue sonriendo, que sigue creyendo en la belleza.

Keynes aconsejaba a políticos-economistas y poderosos que invirtieran en Belleza (árboles, espacios públicos, etc...) ¿Qué tal si cada uno de nosotros hacemos nuestra propia inversión personal en nuestra belleza (hobbies, deporte, lecturas, cuidado espiritual, amistad, un buen baño...) La mayoría de estas cosas no dependen de nuestra cuenta corriente y si aumentarán mucho nuestra Cuenta Emocional, ¿no crees?

Gracias por todo lo que das de tí misma. Un besazo, Élida

marlenalonsob dijo...

Lo siento, voy a ir de mala: ¿están viendo ustedes de verdad que esta crisis nos esté haciendo crecer espiritualmente? Creo que lo que nos ha hecho es estar de acuerdo en que las fantasías financieras son tan insostenibles como creer en los Reyes Magos, pero deja a los búlgaros sin gas y echan los bosques a la estufa. Igual que somos 'malos' por necesidad, también nos hacemos 'buenos' si no hay más remedio, pues somos, y de ahí nuestro triunfo como especie, adaptativos. Yo no estoy viendo la revolución moral aún (¿la hubo alguna vez, alguna vez el hombre y la mujer, generales y libres de imperativos religiosos, prefirieron las ideas a la exuberancia?). Y no sé si llegará, pero no tengan miedo: este planeta nos sobrevivirá, como sobrevivió a la extinción de los dinosaurios. Mientras, si usted puede ser moral y hacer un poquito de fuerza para que Obama y USA firmen los Derechos del Niño, pues mejor.