sábado, 5 de septiembre de 2009

¿Qué Europa?

Recuerdo los prolegómenos en los que se gestó la Unión Europea. La complejidad del proceso hizo que se escalonase en lo que entonces se denominó varias "velocidades": primero los países más ágiles, mejor situados, con mayor renta per cápita, producto interior bruto, ratios de inflación etc. Han pasado dieciséis años, hemos igualado las monedas, ya no es necesario el pasaporte y, sin embargo, si analizamos comparativamente algunas realidades económicas me pregunto: ¿Europa? ¿Qué Europa? ¿Cuál de las Europas? Trataré de explicarme.


Por razones laborales o familiares viajo con frecuencia por Europa lo que me permite calibrar sobre el terreno los precios de los alimentos (en los supermercados) de los transportes que utilizo (trenes, tranvías, autobuses y aviones) de los servicios que consumo (restaurantes, taxis, cafeterías, dentistas) y de los inmuebles en venta (suelo ojear los periódicos para integrarme al máximo en la ciudad y en el país). Pues bien, ocurre con frecuencia que los alimentos están más-menos al precio de España, los pisos en general notablemente más baratos que en nuestro país, los transportes públicos igualados en precio pero excelentes en calidad, el paro muy inferior al nuestro y los salarios ... ¡¡ay los salarios!!

Permítanme que referencie datos oficiales de los salarios mínimos en la Europa presuntamente comunitaria... El más alto es el de Luxemburgo, 1.641 euros al mes seguido del de Irlanda, 1.499 euros al mes, Bélgica (1.387), Francia (1.338) ... etc. ¿Saben cuál es el salario mínimo en España? Acomódense en sus butacas, por favor, y abróchense los cinturones: 624 euros. No se queda ahí mi perplejidad porque a este dato hay que añadir otro reciente: dieciocho millones de españoles viven con menos de mil euros mensuales y aún más: tenemos uno de los mayores paros de la euro-zona...


Me quedé estupefacta el otro día al descubrir estas realidades mientras salseaba en Internet en la puerta de embarque del aeropuerto de Schipol. Cuando en 1993 se formaba la Unión Europea se hablaba de velocidades... creo que la nuestra es de caracol, tortuga o flamenco -cuando camina sobre una sola pata-. Seiscientos veinticuatro euros para que viva una familia en uno de los países cuyas viviendas tienen los precios más alzados. ¡¡Por Dios que paren esta noria!! No lo entiendo.

4 comentarios:

skiold dijo...

Y no nos olvidemos de las cifras de economia sumergida y negra. Tan vergonzantes que ni siquiera salen en las estadisticas.

Este fin de semana me planteaba si no seria viable un programa de chivatazos: denuncia al sumergido y recibe una 'comision' sobre la multa y la recaudacion? Feo y sucio pero ...

hace un par de años fue noticia que el gobierno de turno (ultimo año Aznar o primero Zapatero) se negaba a participar en un estudio europeo al respecto. Las cifras mediterraneas (Italia, Grecia) rondaban el ~30% del PIB. Se dice pronto!

Azucena Vega. dijo...

Muchas gracias por hacer "nuestro" este espacio, con su contribución, Skiold. ¡¡Es bienvenido!!

Enrique dijo...

Una clave que explica los bajos salarios habituales en España es un concepto poco comprendido y manejado: productividad. En este caso baja productividad.

http://es.wikipedia.org/wiki/Productividad

Socrates dijo...

Totalmente de acuerdo con todo.

Para mí la ecuación es simple:

Lamentable modelo económico + lamentable modelo empresarial= lamentables salarios + lamentable paro

En una palabra, LAMENTABLE.

Particularmente sí entiendo porqué estamos así (aunque obviamente no lo comparta y crea que hay mil opciones mejores de gestionar y modelar) y también se resume en una palabra: CODICIA.