miércoles, 10 de marzo de 2010

Jugar con el Corazón

De vez en cuando entra una ráfaga de aire fresco en la caja de cerillas del pensamiento ortodoxo, ¿oficial? sí, también. Los cinéfilos recordarán la película El club de los poetas muertos: rebeldía en estado puro con el pretexto de la literatura y la filosofía de fondo en una universidad privada. Es el caso, si bien con un poco más de movimiento... Sobre la cancha, al rebote... ¡Xesco Espar! Brisa del Mediterráneo ayer en la ESTE (Universidad de Deusto, campus de San Sebastián) donde ofreció una conferencia ¿master class? ¿mini-show? ¿streaptease intelectual-emocional? Trataré de poner orden y coherencia en mis ideas. Ya me dirán si lo consigo.
Es un hombre alto y un tanto desgarbado con enorme sentido del humor -vean un par de fotos mientras ideábamos travesuras-. Nacido en Barcelona en 1963, en el seno de una familia humilde, lleva dos décadas vinculado al entrenamiento deportivo de élite siendo entre otras muuuchas cosas profesor del INEF (ahora en excedencia) y primer entrenador del equipo profesional de Balonmano del FC Barcelona logrando la Champions League de 2005, la Liga ASOBAL 2006 y la Copa del Rey 2007. Hasta San Sebastián ha llegado en calidad de coach (motivador), escritor y conferenciante.

Jugar con el corazón (Editorial Plataforma Testimonio) es el título de su libro cuyo segundo mensaje en portada reza: cuando la excelencia no es suficiente. Se trata de un volumen ligero -129 páginas- disfrutable por cualquier persona aficionada o no al balonmano en el que Xesco simplifica la raza humana en tres categorías: las personas que no se enteran de nada; las que sí se enteran; y las que hacen que las cosas ocurran. Primer round: ¿A cuál de estos tres grupos pertenece usted? Cinco segundos de silencio. Párese aquí a responder, por favor. Y decida si su respuesta le satisface o es algo que desea cambiar.

Segunda aportación. Si alguien nos dice que lleva un diario, tendemos a interpretar que registra por escrito los hechos de su vida a posteriori. Sin embargo, existe una versión más original, atractiva y a decir de Xesco eficaz: llevar un diario de lo que queremos que ocurra en el futuro, es decir, dibujar, escribir e idear de antemano, los sueños, las metas, logros y objetivos emocionantes cuya mera contemplación nos ponen los pelos como a Espinete... Dice que él guarda estos diarios de futuribles y que gran parte del momento dulce que vive en 2010 estaba escrito hace ¡una década! Usted, con qué sueña, dónde plasma esos registros, qué imágenes pone en su casa, en su oficina, en la nevera... ¿con qué inalcanzables se atreve a flirtear? Cinco segundos de silencio. Párese, por favor, a responder. Después... sigamos juntos.

Dice el entrenador que lo más arriesgado es no arriesgar. O vives tus sueños (en mayor o menor escala) o estás viviendo el sueño de otro. Mercenarios. No, gracias. Por último, unas líneas en honor de mi amigo Roge -profesor de Deusto experto en liderazgo-. Para que un equipo funcione hay que tener presentes cuatro características. La generosidad (hoy por ti, mañana por mí), la humildad (o dejarse ayudar), el compromiso (seguir sudando al máximo cuando el asunto deja de ser divertido porque hay dificultades) y, por último, el entusiasmo que se contagia. Para terminar, dos recomendaciones de Xesco Espar: si quiere desarrollar su máximo potencial contrate un Coach, o ponga en marcha un peer group. Otro día vemos esto.

1 comentario:

Marijose dijo...

Ni un punto, ni una coma,... al coach. En el centro de la sala con una libreta repleta de sueños, Azucena escucha y toma nota, de colega a colega.
La de ayer, fue un final de tarde que no me dejó indiferente. ¿Es o no el piropo que le gustaría oir?
Párese, por favor, a responder. Después... sigamos juntos.