sábado, 17 de abril de 2010

Nirvana entre gigantes

Tanta bobada y la vida es amar a unas pocas personas, conocer-apreciar a algunas, y saludar a muchas en los furtivos pasillos de la existencia. Tanta bobada y en el chasquido del ala de una mariposa se va la vida. No crean que estoy triste, todo lo contrario: me siento contenta, muy contenta, lo que propicia mi pasión por la vida, y el recuerdo de un joven trombonista japonés al que conocí hace ahora cuatro años, en un concierto en la Concertgebouw (Amsterdam) www.orkest.nl, y murió meses después en su país natal debido a un ataque agudo de asma.

Hoy me he acordado de Hiro -se llamaba así- porque he vuelto a la catedral de la música centroeuropea. He alcanzado el nirvana sin drogas, meditación trascendental, gurús, peregrinación a la meca, ni nada semejante. Mucho más simple: escuchando a la Orquesta de Cámara de Holanda (Nederlands Kamerorkest) durante algo más de dos horas con un programa que ha incluido música de Webern, Haydn y Strauss y dos gigantes-solistas de excepción: Gordan Nikolíc (violin) y Alexander Kniazev (chelo). El nirvana -tal y como yo lo entiendo- no es otra cosa que una elevación de conciencia por encima de los niveles habituales, y eso hoy era posible durante la interpretación virtuosa de unos músicos que llevan décadas de esforzado trabajo, investigación y prueba-error compitiendo siempre consigo mismos, con los clásicos, con la inabarcable perfección. Nirvana hoy en la Concertgebouw que llena mi mente y corazón para volver a casa -tras las vacaciones- y dar a manos llenas la cosecha que hoy he recogido. Al fin y al cabo -como les digo- la vida es amar a unas pocas personas, conocer y apreciar a algunas, y saludar a muchas en los furtivos pasillos de la existencia.

5 comentarios:

chandra dijo...

Gordan Nikolic is one of the biggest artist alive of this century, you were very lucky to share one of his concerts and know him in person! :)

MARIBEL dijo...

Hola Azucena, tienes razón, en la vida se ama a unas pocas personas, por eso debemos demostrárselo, hacérselo sentir, con nuestras palabras, nuestros actos, hasta con nuestros silencios. Gracias por tu contagiosa alegría de vivir. Maribel

Gorka dijo...

Hoy, también, hablas de la MUSICA. Música en mayúscula ¡¡¡SÍ!!!
Alejado del estilo de la música clásica del que hablas, una canción de Calamaro, Bunbury, Sabina, Milow o Radiohead me hace, literalmente, volar. Algo parecido, creo, a tu Nirvana Azucena.
No pocas veces, tras escuchar algo de esto, me entran ganas de correr y no parar de la energía que me trasmite. Otras veces me da vueltas la cabeza de las ideas que me surgen bajo la inspiración de estos grandes genios contemporáneos...
La vida es amar a unas pocas personas y yo añado, la vida es amar todas las oportunidades que nos da la vida de sentirnos VIVOS.. entre ellas nuestra MUSICA, la de cada uno de nosotros, nuestra banda sonora...
Cuídense y, sobre todo, no se me mueran...

Gorka dijo...

por cierto, y hablando de música, os recomiendo fervientemente a Anthony and the Johnsons...un piano, buen acompañamiento instrumental y una voz que embruja...

si os atrevéis...ya me contareis

VA.Coaching Marcando Posibilidades dijo...

La música nos saca la pereza de brillar en esta vida para otros.
NO CORRAS TAN DE PRISA, ESCUCHA TU PROPIA MUSICA, la tienes entre tus sueños, con los que amas y a los que no, dale siempre buena música.

...tu no puedas volver atrás, porque la vida ya te empuja como un aullido interminable... por favor comparto con ustedes una maravillosa interpretación: buscarla en
you tube:Liliana Herrero (Palabras para Julia) Casa de Gobierno