sábado, 13 de diciembre de 2014

Un Panel y una Revolución Organizacional


La suspensión voluntaria de la incredulidad permite vivir experiencias emocionantes en el contexto industrial al descubrir de vez en cuando un poco de esperanza, lo que se produce con la la misma frecuencia que el hallazgo de uranio -un gramo por tonelada extraída de la tierra-.

Mi fascinación se ha disparado al descubrir la fuerza de un equipo que ha sabido hacer de la complejidad virtud, de la suma de habilidades la multiplicación de resultados y de la coordinación entre diferentes profesionales la esencia de la productividad. 

Además, los hombres y mujeres de Indar practican a diario tanto el diálogo transparente como la solidaridad de quien se pone el buzo fuera de turno para ayudar al compañero ¡hoy por ti, mañana por mi! 

Con estas actividades alcanzan niveles de eficacia y eficiencia que no sueñan los manuales de empresa  de las más prestigiosas universidades y -aunque los aciertos son varios- la magia radica en cada profesional -de cualquier rango y especialidad- que conoce la totalidad del proceso productivo y su estado en tiempo real (flujo) desde la entrada de un material en planta hasta la entrega del producto al cliente. ¿Cómo lo hacen? Vayamos por partes.


Cuando el todo (equipo)
es mayor que la suma de las partes (profesionales)




Son todos los que están (en la fotografía) pero no están todos los que son, y lamento la fragilidad de mi memoria que tan solo recuerda algunos nombres: Andoni, Kopi, Mikel, José Martín... parte del equipo de Energy de la unidad de negocio CIM de la que oí hablar por primera vez a Ibon Zarrabeitia en la Cámara de Comercio, Industria y Navegación de Bilbao.

Situadas en a comarca del Gohierri -término municipal de Beasain, camino de Santiago a su paso por Guipúzcoa, una pequeña población a cuarenta kilómetros de San Sebastián- las fábricas de Indar exploran revolucionarios sistemas de trabajo con la sencillez y ausencia de pretensiones de quien desconoce que está haciendo historia en la manera de relacionarse, alcanzar objetivos compartidos, organizar la actividad cotidiana y agilizar la coordinación inter-departamental. En definitiva, cambios botton-up (abajo arriba) de enorme envergadura.


Como no sabían que era imposible
¡lo hicieron!



El panel que aparece abajo convenientemente escorado para evitar la indiscreción de los parámetros reales de la semana productiva 49 de Indar Energy recoge en algo más de tres metros de longitud la totalidad de los datos que permiten conocer el flujo del trabajo (bobinaje, montaje...). Además se renueva a diario y se comparte a primera hora de la mañana durante doce-quince minutos momento en el que se corta el pasillo porque la reunión ¡es importante! ya que se toman de decisiones y reparte el trabajo de la jornada. El panel del lunes 15 de diciembre de 2014 refleja un hito: por primera vez aparece en el círculo amarillo un 91% lo que significa que el equipo ha alcanzado el objetivo planificado justo en ese porcentaje.

Dado que la unidad de negocio Indar-Energy nunca renuncia a un objetivo estratégico, los equipos lo persiguen una y otra vez con olfato de sabueso redoblando los esfuerzos y el apoyo mutuo.




El revolucionario sistema de organización productiva que pivota sobre el panel permite que "todos vean lo mismo porque a todos se les mide igual". Además termina de manera radical con la excusas, propicia que se visualice en todo momento dónde hay un cuello de botella o poca actividad, así como los materiales críticos que faltan, los procesos nucleares, cuánto cuesta una máquina cuya fabricación se retrasa o la repercusión de que uno no haga su parte paralizando la del compañero...   El panel reflejado en la fotografía es el 3.0 desde que se creara en mayo el primer modelo e incluye al equipo Motors. Sin duda seguirán mejorando versiones desde la practicidad, la precisión en los indicadores y el ojo atento a los temas de calidad... Próximo reto: el panel de la planta "de arriba": oficinas, administración, diseño constructivo... Estaremos atentos a la evolución de los cambios top-botton (arriba-abajo)... y -sobre todo- a la sincronía entre ambos paneles. ¡Fascinante desafío!


4 comentarios:

Lourdes Pozueta dijo...

El liderazgo del promotor y "la buena pasta de esta gente" está siendo fundamental!!! Y una vez más, poder VISUALIZAR lo que ocurre ayuda a entender el mundo de las cosas, de los procesos, …y es un empujón hacia el CAMBIO.
Nos apoyaremos en este equipo que tira para poder potenciar desde abajo otros equipos que trabajan en asegurar la calidad a través del conocimiento de los procesos.
Muy bien escrito Azucena

Azucena Vega Amuchástegui dijo...

Escribo de aquello que "me alcanza", que me apasiona, que me hace soñar, reir o llorar...

Según los manuales de estilo quizá no esté correcto y/o brillante, Lourdes... pero refleja un sentir genuino y eso es lo que -creo- se percibe.

Ante algunos proyectos, personas y equipos es dificil permanencer impasible y controlar el entusiasmo... Quizá es lo que has percibido en el texto. Gracias por asomarte al blog ¡un honor! y por el comentario.

Anónimo dijo...

Me quito el sombrero por el articulo! y vaya mi reverencia a Ibon! Es todo un privilegio trabajar a su lado. Animo rubio!

Azucena Vega Amuchástegui dijo...

Yo también me quito el sombrero ante Ibon. Un lujo conocer a este profesional: inspira en cada frase, gesto... desde la coherencia entre el pensar-sentir-decir-hacer ¡caracteristica inconfundible de los verdaderos lideres! ¡¡Alzamos nuestros sombreros ante los equipos de Energy y Motors de Indar!!