domingo, 1 de marzo de 2015

Equilibrio, Cambio ¡Y búsqueda de plenitud!


Algo quiere ser dicho y palpita en las yemas de mis dedos pero desconozco lo que es. No pienso inquietarme ni forzarlo. Escucho, y alterno el entrenado músculo de la voluntad con el fluir que me conecta a prácticas antiguas de mi biografía. Regreso a las artes marciales, la disciplina de la meditación, los árboles, la búsqueda y hallazgo de algunos de mis mejores libros de pintura con pincel. Y así... sobre el misterio ¡avanzo!




Una institución vasca me ha pedido un proyecto para el otoño 2015 cuyo esbozo voy trazando en el "cuaderno de diseño" lo que facilita que atrape con agilidad mis pensamientos sobre la cuadrícula en forma de dibujos, mapas, esquemas y palabras tricolor. Es un encargo que me inspira y -aunque no será la primera vez- lo tomo con renovada ilusión.

Según los técnicos institucionales he de tener en cuenta para el título del proyecto algunas sugerencias que me producen cierta hilaridad: que no sea elitista ni demasiado intelectual; que suene práctico; que sintonice con el entorno sociológico donde se impartirá; que se desarrolle por la tarde y que no incomode a los políticos. Finalmente he de tener cuidado de que el título o claim no sea tan literario que de lugar a confusiones ya que en una edición anterior utilicé la palabra "alquimia" y una alumna se matriculó con la expectativa de transmutar el plomo en oro.  ;-D



Por un lado escucho las indicaciones del mundo. Por el otro sintonizo con mi vocación. Finalmente me pregunto: ¿qué es lo más valioso que puedo aportar a la ciudadanía? 


Sin pretensiones redentoras, sin atisbos de grandeza y si es posible sin ego, no dejo de preguntarme qué es lo mejor que puedo aportar aunando las necesidades del mundo con mi momento evolutivo. Ese mix in-out orienta el volcado conceptual en el cuaderno de diseño, aunque la respuesta no es fácil.

Y en esas estoy ante el teclado mientras las yemas de los dedos mezclan especias de lecturas, vivencias, reflexiones y aromas de cerezo cuya flor es uno de los símbolos de los samuráis, históricos personajes que me fascinan.

¡Ya lo tengo! Hay dos conceptos que estarán en el proyecto que preparo para el otoño: el equilibrio entre opuestos y el cambio como lo único permanente. Me refiero a los opuestos como: hombre-mujer, acción-reacción, trabajo-juego, amor-odio, hablar-escuchar, dar-recibir, enseñar-aprender... pulsiones que se alternan cuan fases lunares que me permiten aceptar el regreso a una parte antigua de mi biografía caracterizada por las prácticas marciales y el budismo. Fases.

Equilibro entre opuestos en la vida cotidiana o ausencia de verdades absolutas: el samurai que corta la cabeza del indigno con la frialdad de su acero es al mismo tiempo quien llora ante la belleza de la flor del cerezo...



Hace un par de semanas, en la última formación impartida a directivos, profundizamos en la necesidad de abordar cambios para transitar de la "zona de confort" a la "zona de oportunidad" donde el mundo y sus posibilidades se agigantan. Una vez explicadas algunas fórmulas y conceptos abordamos un animado debate en el que llegamos a detectar una treintena de clases de cambio: irreversible, reversible, físico, mental, emocional, personal, profesional, unilateral, bidireccional, mayoritario, minoritario, popular, impopular, voluntario, impuesto, legal, ilegal... etc.etc. Entre todos hay uno que -a mi entender- empuja el globo terráqueo del lado de la evolución y es el cambio intencional que se aborda desde el puro anhelo de plenitud.

El cambio intencional presenta algunas ventajas: nosotros elegimos cuándo, cómo, dónde y con quién lo abordamos de manera que nos aseguramos unas circunstancias favorables que incrementan las probabilidades de éxito. Con estos ingredientes me pongo a construir el proyecto como juego de equilibrios entre las demandas externas (el mundo y sus necesidades) y las resonancias internas (mi propia vocación) ambos en perpetuo cambio.

Interesados en profundizar en estos temas anoten en agenda: Curso presencial en San Sebastián. Octubre, Noviembre y Diciembre 2015. Contacto: azucenavega_coach@yahoo.es