jueves, 11 de junio de 2015

Coaching de Equipos ¡El Viaje!


Cada año abordo un viaje hacia un único destino: mejorar las empresas. No. No es del todo cierto. Comienzo de nuevo. Cada año abordo un viaje hacia un único destino: minimizar el sufrimiento innecesario de las personas atrapadas en las organizaciones productivas ¡arriba! ¡abajo! y a los lados.

Minimizar el sufrimiento del presente y construir un futuro en el que no se produzca la desmotivación, injusticia, crueldad, lucha de egos, comunicación tóxica y resultados mediocres en todos los sentidos.


Minimizar el sufrimiento del presente
Construir un futuro donde el sufrimiento no se produzca




El viaje tiene seis etapas en las que dosifico conceptos teóricos cuya finalidad última es el aprendizaje como seres humanos abocados a convivir, trabajar y gozar, como ejes sobre los que pivota nuestra existencia de "animales sociales".

Las leyes de una sana convivencia no se transmiten en las universidades ni escuelas de negocios y su desconocimiento causa dolor y estragos laborales.


Somos catedráticos mentales y
¡analfabetos relacionales!


Cada año abordo un viaje de profundización en el arte de construir y liderar equipos, una tarea compleja que exige de los participantes altas dosis de paciencia, tesón, buena voluntad, ética, valores, y cierta resilencia así como más voluntad y más tesón. ¿De qué hablo?  de construir y liderar equipos de trabajo ¡algo que se aprende!

Ahora bien, uno solo aprende ¡si quiere! es decir: si el conocimiento resuena con cierta verdad intena que nos motiva a mejorar.

Aunque yo aporto todo lo que se (y lo que soy) se trata de poca cosa sin la activa receptividad de los demás porque la semilla del "nosotros" ha de estar presente desde la etapa cero del viaje, de la aventura de aprender cómo se construye una convivencia desde el respeto alineado con la satisfacción y el logro de objetivos.




Primera etapa: diferencia entre grupo y equipo + factores que aseguran la viabilidad de un equipo + mediadores emergentes + factores de complementariedad + equipos de mejora versus equipos de innovación + la reflexividad... cuestiones sobre las que algunos sabios han investigado durante los últimos cincuenta años y están documentadas en material disperso que sintetizo para los profesionales. De este aprendizaje se derivan ¡grandes resultados! según mi experiencia de la última década. 

La segunda escala profundiza en las investigaciones de la Universidad de Cambridge sobre los roles en el trabajo y explica cómo utilizar esta metodología al servicio de la satisfacción de las personas y la mejora de los resultados. La tercera etapa consiste en remar juntos hacia un objetivo compartido mediante el uso del feedback como aportación de valor desde la honestidad que solo es posible en organizaciones maduras. La aventura continúa e incrementa la curva de aprendizaje con las reuniones delegadas -o eficaces- como escenificación del funcionamiento de una empresa  




La quinta etapa consiste en descubrir el bello sendero que transita del ego-system (centrado en el yo) al eco-system (el bien común) ¡la plenitud! cuya inspiración teórica nace en el Massachusetts Institute of Technology

Y al final del viaje la gran mirada al todo: a la "teoría de los sistemas" porque las empresas están regidas por fuerzas que vehiculan el pasado en el presente y reverberan con el equilibrio-desequilibrio entre el dar y el recibir... impactando en los hechos ¡aquí y ahora! se trate de crear un prototipo, acortar los tiempos de producción, conseguir un cliente sueco, o crear una planta en India!

El viaje siempre me sorprende con novedades, atajos, desvíos y aportaciones de las personas porque convivir es tan complejo como simple si nos respetamos y somos el cambio que queremos ver en el mundo.

Con anterioridad he realizado siete formaciones similares en Vigo, San Sebastián (2), Madrid y Zaragoza (2): Comienzo la VII (*) edición del curso: Equipos, cómo se construyen y lideran en octubre de 2015, en San Sebastián. Plazas limitadas al aforo de mi despacho (catorce personas). Matrícula abierta: azucenavega_coach@yahoo.es
     

2 comentarios:

alfredosalgado5500 dijo...

La consolidación de equipos de trabajo efectivos lleva bastante esfuerzo y como usted lo dice se necesita de mucho tesón, voluntad y pasión para hacerlo. Las empresas también deben estimular el Desarrollo Personal en cada uno de sus empleados, porque cuando la gente se siente satisfecha en diferentes aspectos de sus vidas, normalmente brindan mejores resultados.

Azucena Vega Amuchástegui dijo...

Estimado Alfredo, no se hace una idea de lo balsámico que resulta su comentario para mi. Muchas gracias por asomarse al blog y contribuir a enriquecerlo. Gracias.