sábado, 4 de julio de 2015

Comunicar bien cambia la empresa y el mundo


A los cinco años el 98% de las personas son genios. A los diez años tan solo el 15% lo son. Y aunque no se facilitan datos sobre la edad adulta, podemos intuir que el porcentaje desciende aún más entre los profesionales. Cabe preguntarse ¿cuáles son las causas de esta hemorragia de creatividad? ¿Qué ocurre exactamente? ¿Dónde se diluye el talento? ¿Qué prácticas, creencias y comportamientos matan la genialidad de los humanos?

?

Tratando de descubrir las claves de esta catástrofe, mil ochocientas personas se han reunido en Bilbao (País Vasco) durante cuatro jornadas consecutivas en las que ciudadanos de cuarenta y tres países han profundizado en el estado de la cuestión y han atisbado sendas que hagan posible un futuro mejor. 

Tomando como apalancamiento tres grandes ejes: el deporte, la educación y la empresa, ICOT 2015 ha propuesto reflexiones, ponencias, workshops y mesas redondas en una perfecta organización -pese a la complejidad del evento- que incluía la recepción de casi dos mil personas, traducciones simultáneas, azafatas bilingües, catering, diversos espacios y actividades, firma de libros y expositores.

ICOT  significa International Conference on Thinking y está considerado el congreso más importante del mundo en la especialidad "pensamiento". La anterior se desarrolló en Miami y en la décimo séptima edición se ha desplegado en el Palacio Euskalduna de la capital vizcaína, una de cuyas salas observamos en la primera fotografía:



  



El ratio de "monstruos" del saber por metro cuadrado era altísimo en el Euskalduna. Monstruos de las galletas y los bollitos que servían en el coffe break de la mañana y desaparecián como por arte de magia ya que muchos de los asistentes llegaban al congreso directamente desde el aeropuerto de Loiu arrastrando su equipaje de mano sin haber tenido tiempo para desayunar.

Monstruos de primer nivel de cuya existencia sólo sabíamos por las librerías, los vídeos Ted o las crónicas vip de los programas culturales de la dos de TVE fuera del prime time. 

He podido comprobar que Edward de Bono es real de la misma manera que: José Antonio Marina, Koldo Saratxaga, Francesco Tonucci, Jeff Clanon, Robert Swartz, Richard Gerver o Brendan Spillane, mi gran descubrimiento en este congreso entre casi un centenar de ponentes muchos de los cuales ocupan los veinte primeros puestos del mundo como speakers, congresistas, escritores o expertos empresariales.

Imposible resumir todas las ponencias. Ni siquiera el extracto de las investigaciones de vanguardia, la síntesis de los experimentos exitosos, o las "notas de campo" de los consultores que compartieron algunas claves que pueden mejorar el mundo y urge implementar porque: "... al mismo tiempo que asistimos al calentamiento global de la tierra, presenciamos el enfriamiento global de los humanos... " (Spillane). 

Complejo resumir en un post las veinticinco páginas de mis apuntes donde aparece la afirmación del asesor de la Unesco, Richard Gerver, según la cual "... La velocidad de los cambios es mayor que la capacidad de asimilación humana..." lo que está provocando desórdenes mentales al punto de que las universidades de Oxford y Cambridge han cuatriplicado los psicólogos que atienden al alumnado. 

Gerver también desarrolló una interesante propuesta de liderazgo empresarial basado en la transferencia del control, en tanto que el referente del MIT, Jeff Clanon, destacó la importancia del poder de la actitud (stance) como esencia del autocontrol emocional y la adaptación positiva al entorno y sus circunstancias.





La primera imágen del power point de Brendan Spillane contenía una frase de Socrates con la que sintonicé totalmente y me enamoró antes incluso de que el entrenador empresarial australiano pronunciara una sola palabra. 


La vida está llena de preguntas.
Los idiotas están llenos de respuestas.


Su ponencia se titulaba "Liderando un equipo de líderes", el core de mi trabajo de entrenamiento en las empresas donde acompaño a profesionales cuyos equipos pugnan por desarrollar su potencial. Me tranquilizó escuchar que Spillane está tres años en las organizaciones en las que interviene estabilizando los cambios que se ponen en marcha, una propuesta que suelo hacer a mis empresas-cliente y que resulta conveniente para asegurar la "sostenibilidad" de un nuevo estilo de liderazgo, un cambio de propiedad, la creación de unidades de negocio o la construcción de equipos eficaces.


Foto tomada por el coach australiano Spillane. ¡Gracias Brendan!


También propuso los equipos como palanca del cambio organizacional porque "... es necesaria la suma de talentos..." y porque trabajar en equipo ¡es más divertido! Finalmente centró la totalidad del taller que impartió el viernes en la comunicación como la esencia del liderazgo porque -dijo textualmente- "... las personas quieren tener conversaciones en las que se sientan escuchadas, respetadas y apreciadas... ".

Si desea saber más sobre comunicación e incremento de influencia enfocada a resultados... por favor, pinche aquí.