viernes, 11 de septiembre de 2015

Emprender y Liderar



Preparo con primor -casi con devoción- dos encargos que se desarrollarán durante las próximas semanas. El primero en la Universidad de Deusto (campus de San Sebastián) -gracias a Gemma Zelaia- y el segundo en el Palacio de Aiete -patrocinado por Donostia Kultura-.

Me siento muy agradecida a ambas instituciones porque siempre es un honor poder compartir algunas ideas con los ciudadanos y calibrar hasta qué punto la experiencia propia resulta de interés (o utilidad) a otras personas. De hecho, permanecer en contacto con múltiples realidades es una alerta que nunca deja de sonar en mi cerebro porque es un riesgo que acecha a cualquier profesional que pisa poco el barro y mucho las alfombras.

El caso es que leo, reflexiono, tomo notas, hago dibujos, diseño borradores y construyo ejes centrales para ambas intervenciones buscando transmitir una "pepita de oro" tan viva que al presentarla en sociedad todos oigamos su latido.




Como casi siempre la idea fundamental para ambos eventos me ha llegado esta mañana paseando por la playa cuando el sol apenas asomaba por el horizonte. Se trataba de un momento "flow", según el profesor de la Universidad de Chicago  Mihály Csíkszentmihályi.

El eje central sobre el que vertebraré mis ponencias es ¡el movimiento! y sus variados haces de luz que -como en la imagen- viajan en paralelo y se juntan en el infinito. 


 La vida como movimiento perpétuo



Primer Movimiento en re mayor de Bach: para liderar la propia vida hemos de enraizarnos en la línea temporal mientras gozamos del privilegio de estar vivos. Es decir: honrar el pasado, afianzar el presente, e imaginar-diseñar el "futuro deseado" (John Kao) frente al llamado "futuro por defecto" -que ocurrirá si no realizamos un movimiento consciente en otra dirección-.

Segundo Movimiento en re mayor -sonata para dos pianos de Mozart-: para ser el protagonista principal de nuestra vida hemos de ir más allá de la inercia, las creencias limitantes, el miedo y la comodidad, abandonando la llamada "zona de confort" para entrar en la "zona de oportunidad" dándonos "espacio" para explorar y prototipar los primeros esbozos de nuestro futuro deseado.

Tercer Movimiento en re mayor de Shostakóvich: ¡es emocionante atreverse a crear el propio proyecto profesional! y descubrir a cada paso animalillos, paisajes y pepitas de oro. Emprender. Liderar. Tal vez sean acciones que confluyen en el infinito: liderar la propia vida y emprender la exclusiva senda que nos aguarda (conectada a nuestra vocación) contribuyendo -de ese modo- a crear un mundo mejor.



Cada proyecto profesional es un prototipo de libertad 
porque emprender y liderar materializa sueños en realidades.



Primer evento: Universidad de Deusto (campus de San Sebastián) el jueves 1 de octubre de 2015, de 10.00 a 15.00 horas. Entrada libre, previa inscripción. Segundo evento: Palacio de Aiete (Donostia Kultura). Curso de octubre a diciembre 2015. Toda la información pinchando aquí.