domingo, 10 de enero de 2016

La vida ¡un sistema difuso y enredado!


Aunque el concepto "sistema difuso y enredado" forma parte del acervo intelectual de los profesionales de la consultoría, pocos son los que han vivido de primera mano una experiencia directa caóticamente creativa en la exploración de proyectos emergentes donde los intereses fronterizos de los stakeholders pugnan entre el sometimiento y la imposición de las fuerzas del cambio y la permanencia. 

He participado en una experiencia que me ha permitido sentir el sistema difuso y enredado y -con la frescura de lo vivido- reflexiono con ustedes sobre las dinámicas que se despliegan en la complejidad de los proyectos vinculados a intereses ciudadanos (cuarto sector).

Para intervenir en sistemas difusos y enredados hace falta maestría y coraje para facilitar el proceso en tiempo real cuando los agentes se mueven en las cuatro direcciones: arriba, abajo y a los costados por lo que su gestión solo está al alcance de un experto. Además el profesional ha de saber fluir (en sí mismo) y propiciar la fluidez sin caer en la tentación de influir en el sistema-cliente o proyecto que se está gestando... De hecho, la intervención minimalista es una de las recomendaciones del ideólogo y promotor del Berlin Change Days Holger Nauheimer. Finalmente hay que mostrar un exquisito respeto por los participantes (y los grupos de interés que representan) lo que obliga a un avance cauteloso (y lento) que precisa un tiempo extra para la reflexión, el debate y el consenso.


  


El monográfico de la jornada se ha desarrollado en la tercera planta del edificio de Tabakalera (donde tiene su sede el Donostia Impact Hub) y ha girado entono al proyecto de crear una asociación de salud y medicina integrativa. La experiencia me ha permitido sentir el enredo y la confusión que se evidencian cuando los stakeholders de cualquier sistema muestran sin pudor la diversidad de enfoques, intereses, prioridades y valores que parecen distanciarnos. Parecen... hasta que una buena pregunta del facilitador encauza el proceso hacia un puñado de respuestas que abren la mente, el corazón y las manos (acciones) de los participantes transformando la diversidad en fortaleza y complementariedad.






Las vistas del río Urumea y de la catedral del Buen Pastor desde el Impact Hub Donostia son espectaculares. En el caso compartido el hoster ha sido Aitor y el facilitador Nice Lazpita. Finalmente, las metodologías utilizadas han sido: la Teoría U, de Otto Scharmer y Peter Senge (MIT), y las constelaciones sistémicas (Bert Hellinger).

La experiencia está abierta a la ciudadanía y cuantos más contrastes haya más nos pareceremos a la vida ¡un proceso difuso y enredado! Información en el Impact Hub Donostia.