sábado, 23 de enero de 2016

Para servir al mundo (vocación) ¡Centramiento!


Todo freelance aspira a contar con algunos proyectos que den estabilidad a la vorágine de cambios a la que se ve sometida su agenda. Parece que ha llegado el momento en el que ésta magia me alcanza y algunas empresas-cliente me proponen consolidar nuestro maridaje profesional. 

Me alegra y lo agradezco, porque el desafío de un autónomo oscila entre aceptar la mayoría de las propuestas que le hacen y mantener el equilibrio que asegure la atención artesanal (calidad), lo que resulta complejo porque la demanda es volátil: se agolpa un febrero y desaparece un marzo...

La velocidad a la que gira la peonza la imprimen el mercado y los clientes, algo que no regulas ni puedes planificar: a veces muchos encargos, a veces ninguno...




Me planteo mi trabajo de peonza como el desafío de mantener el eje vertical de mi cordura, el centro del trompo que permanece inalterado mientras gira a la velocidad que imprime el mercado.

Eje. Centro. Consciencia y Atención Plena mientras rebotas por tierra, mar y aire. En persona, por teléfono, Skype, Email o videoconferencia... 




Éste es el circulómetro previsto para febrero de 2016 a ocho días vista del inicio del mes. Me da un poco de vértigo visualizar los días marcados en el calendario en los que estaré fuera de casa y estoy segura que aún añadiré alguno más. 

Los círculos en rojo y azul me llevarán por la cornisa Cantábrica y fuera de ella: Coruña, Bilbao Zaragoza y Vitoria. Como una peonza giraré entorno a las empresas-cliente en calidad de thinker partner (acompañante que ayuda a pensar), de docente, de mentora en liderazgo, de entrenadora de equipos y de change maker (propiciadora del cambio organizacional). Roles, encargos, conocimientos, experiencias, idas y venidas en las que lo único importante para servir al mundo es ¡¡mantener el eje vertical!! = la conexión a lo transcendente y el centramiento en el aquí y el ahora: Presencing, según el MIT y la Teoría U en la que profundizaré el próximo fin de semana en Madrid con Arawana Hayashi.



El servicio al mundo (vocación)
se hace desde el centramiento.
El resto... ¡son pretextos!