domingo, 10 de julio de 2016

Crear Futuro


En su ensayo más largo y menos literario (El león y el unicornio) el escritor George Orwell dijo de Inglaterra: "Es un buen país, aunque con las gentes erradas en el control". 

Algo similar ocurre en las organizaciones productivas: casi siempre son buenas empresas, aunque con las gentes erradas en el control y ¡ese es el problema! Claro que si solo se trata de los directivos tenemos alguna esperanza (ya que pueden ser reemplazados) pero si además el error involucra a la propiedad ¡estamos perdidos!

Partamos de la hipótesis de que el trabajo conduce a la evolución de las personas y las organizaciones. Imaginemos que es posible conciliar la rentabilidad económica con la satisfacción de los empleados y la contribución a la sociedad. A este tipo de empresas Frederic Laloux denomina organizaciones Teal-Evolutivo en su libro Reinventar las Organizaciones, un rollo -según mi socio- una joya para mí.



Autogestión, Propósito y Plenitud
¡Características de las empresas Teal-Evolutivo!
  

El que fuera miembro asociado de la prestigiosa consultora McKinsey & Co ha recopilado el devenir de doce empresas exitosas en las que es posible: la rentabilidad-sostenibilidad del negocio + la felicidad de los trabajadores + la contribución a la sociedad. Se trata de organizaciones pioneras de los más diversos sectores (desde la alimentación a la sanidad) que a mediados de 2016 representan tan solo el 5% de las compañías occidentales. Pero ¡es posible! y quien hizo un cesto... ¡hizo un ciento! si se quiere y cumplen dos requisitos:

Para que una empresa opere bajo el modelo Teal-Evolutivo el Ceo (o máximo líder de la organización) ha de integrar y hacer propio el "contrato psicológico" con la autogestión, la plenitud y el propósito, líneas de trabajo que hacen posible el funcionamiento de las empresas Teal. El segundo requisito es que la propiedad capte la idea, tenga el coraje de dejar hacer, suelte el hiper-control, confíe, vuelva a dejar hacer y se maraville de los resultados.

Aunque la literatura del management no daría un penique por los cambios top-botton (de arriba-abajo), la cascada refrescante comienza por la cúpula resultando imprescindible que ceda parte del control que suele transformarse en cuello de botella: para cuando autorizan que lances la caña ¡los peces ya no están disponibles!

De momento Fredric Laloux ha documentado doce casos y el porcentaje de empresas occidentales que funciona bajo el paradigma Teal-Evolutivo es del 5%. Simbólico -lo reconozco- pero real. Con la esperanza de crear futuro ¡sigamos pedaleando!




La mejor forma de predecir el futuro es...
¡crearlo!  Peter Drucker.