martes, 27 de septiembre de 2016

Transformar el Mundo: Aulas y Empresas



Encarno ese tipo de profesional que dotado de un martillo descubre clavos en todas partes. Leo las declaraciones de Cesar Bona en El País -con motivo de la presentación de su último libro: Las escuelas que cambian el mundo- y encuentro resonancias con mi trabajo. Presta a rematar cualquier clavo conceptual que aporte un gramo de esperanza al planeta me sumerjo en la profundidad del artículo y encuentro tesoros.

Para empezar Cesar Bona ha basado las conclusiones de su segundo libro en la investigación de siete colegios públicos cuya pedagogía se aleja de los modelos tradicionales. Entre ellos se encuentra el centro Amara Berri de San Sebastián al que han acudido algunos de mis clientes y amigos donostiarras.




Para continuar Cesar Bona es oriundo de Aizon (Zaragoza) y estudió Filología Inglesa y Magisterio de modo que cuando se le termine la excedencia que le ha permitido investigar volverá a las aulas.

¿Cuáles son los tesoros que han alegrado mi martes otoñal en la bahía? que no hemos de perder la curiosidad infantil. ¿Y qué más? que los maestros -como la mayoría de los profesionales de todos los sectores y especialidades- tienen una asignatura pendiente: aprender a trabajar ¡en equipo! ¿Y los niños? los niños han de ser escuchados. ¡Grande este aragonés!




Las claves para trabajar con los niños son valiosas pistas para trabajar con los adultos: genuina curiosidad + trabajo en equipo + escuchar + escuchar + escuchar. Bona quiere transformar el mundo a través de las aulas. Mi sueño es contribuir a transformar el mundo a través de las empresas. El profesor ha escrito dos libros. Por mi parte -aplicando persistencia de hormiga- he construido un curso que ha alcanzado su décima edición e imparto en dos ciudadades españolas bajo el claim: Construir Equipos para Transformar Organizaciones.