jueves, 26 de enero de 2017

La escritura como pretexto


Microrrelato. Vivo unos meses intensos, cargados de proyectos exigentes que me obligan a viajar, a dedicarles muchas horas (casi todas) y que presentan una curva de aprendizaje alta para mí.

Estoy agradecida, pero siento vértigo. De vez en cuando una actividad me llena plenamente ¡porque sí! hoy, sin ir más lejos, en el taller de escritura que facilito en San Sebastián.




Muy agradecida a la magia de sus creaciones y a la vulnerabilidad que se muestra en forma de relatos escritos sin censura y contrarreloj en nuestro espacio de 17.00 a 19.00. ¡Son fantásticos!

2 comentarios:

Antonio González dijo...

Gracias Azucena, por tu sutil aliento en estos momentos bajos del comienzo.

Azucena Vega Amuchástegui dijo...


Todas las dificultades están siempre dentro, Antonio, dentro de nosotros. Pero "la fuente" de la creatividad es paciente... Un abrazo y hasta el miércoles. Gracias por asomarte al blog.