miércoles, 1 de marzo de 2017

Los algoritmos no tienen ética


En 2017 se triplicarán las inversiones en "inteligencia artificial" en Silicon Valley lo que dará lugar al "next big thing" -fenómeno que impacta en la sociedad de manera relevante-, informa la consultora Forrester. Acumular y procesar datos es el objetivo de las máquinas. Cabe preguntarse ¿quién interpretará esos datos y bajo que parámetros?

Las máquinas de hoy entienden como un niño de cinco años, traducen como uno de trece, multiplican mejor que nadie, pero tienen la inteligencia emocional de un chihuahua, afirma Greg Corrado, experto de Google. ¿Cuáles es la gran ventaja de las máquinas? La velocidad. ¿Y la gran desventaja? La ausencia de un código moral porque "los algoritmos no tienen ética".

La transformación empresarial no es ajena a la evolución tecnológica sino que la incluye e integra al punto de que numerosas profesiones de hoy no existirán mañana. El dato: según la Universidad de Oxford, el 57% de los empleos actuales de la OCDE desaparecerán en los próximos años al mismo tiempo que surgirán profesiones hoy inexistentes (*)




Las transformaciones empresariales -y profesionales- serán un continuo en el que el cambio y la disrupción serán habituales. El cambio -lo único permanente, según Heráclito- podrá ser adaptativo a la inteligencia artificial, o intencional en la dirección evolutiva que precisa una tierra erosionada por guerras, hambrunas y desigualdades que tensan el planeta como una goma elástica a punto de estallar.

La transformación empresarial que urge en nuestras organizaciones productivas exige movilizar lo mejor del ser humano a través de cambios intencionales que propicien un futuro sostenible e integrador. ¿Cómo se hace?

Son muchas las metodologías que detallan cómo realizar esta transformación bajo el enfoque sistémico (global). Entre otras merece atención la Teoría U -desarrollada en el MIT, USA- cuya esencia consiste en transitar del ego-system al eco-system o lo que es lo mismo en mutar del yo (individuo) al nosotros (equipo) y del nosotros al todo (la empresas, e incluso los stakeholders). Finalmente dos son las claves que propone la Teoría U: "dejar marchar" el sufrimiento innecesario en las organizaciones, y "dejar llegar" los cambios que hagan posible un futuro esperanzador.




Mientras caminamos del ego-system al eco-system resulta práctico recordar que el punto ciego del liderazgo es ¡la consciencia! Y que el punto ciego de las organizaciones son los equipos y su gigantesco poder transformador.

En la creencia de que los equipos son la mejor palanca para propiciar transformaciones positivas en las organizaciones he diseñado una metodología propia, práctica y participativa para empresarios y directivos que comparto en dos únicos programas formativos anuales en Zaragoza y en Bilbao. Matrícula abierta. Plazas muy limitadas.



(*)   El futuro de las profesiones, libro de Daniel Susskind.
(**) La revolución de la inteligencia artificial, reportaje de Joseba Elorza.


1 comentario:

Sara Vijandi dijo...

Estimada Azucena,

Una vez más nos brindas un post más que inspirador. Los cambios tecnológicos y la innovación, palancas que provocan cambios disruptivos en la sociedad y en consecuencia en las empresas, nos obligan a gestionar nuevos y desconocidos entornos profesionales, donde cada vez más el talento de los equipos y su liderazgo son determinantes para el éxito empresarial. Por esta razón, nos alegra contar contigo en el "Programa Enfocado Construir Equipos para Transformar Organizaciones" de la Escuela de Negocios BBTS.

Atentamente,

Sara Vijandi
Responsable de comunicación de Grupo Implika-BBTS