sábado, 7 de enero de 2017

Inflación de Ego


"La falta de sinceridad corroe los cimientos de los equipos", leo junto a la chimenea hasta hace un rato salpicada de adornos navideños. Se trata de la séptima lectura del libro Remando Juntos, de Germán de Nicolás, uno de esos tres libros de obligada lectura en todas mis formaciones, seminarios, talleres y empresas interesadas realmente en aprender el bello arte de cooperar.

Siete lecturas desde el año 2007, fecha de la que datan los primeros subrayados de color azul a los que han seguido los verdes, rojos... y -ahora- en grueso naranja. El libro tiene casi tanto texto manuscrito a pie de página y en los márgenes como imprimido originalmente. Eso me recuerda a Rafa, un empresario que decía disfrutar tanto de mis comentarios como del texto de los libros de management que le prestaba...

"La falta de sinceridad corroe los cimientos de los equipos", releo junto a la chimenea de la que he retirado todos los adornos hasta el año que viene -suponiendo que esté viva y que sea la anfitriona del festejo familiar-. Pero aún queda un día antes de escuchar el simbólico disparo de salida hacia el maratón laboral del 2017 que se presenta cuajado de desafíos calientes y fríos como la escarcha de mi paseo matinal.




Los lugareños apilan leña en el bosque y pasan a recogerla con un remolque unos días después. La más apreciada es la de encina. Es una tradición que se repite desde tiempo inmemorial a la que llaman "la suerte" porque en verdad sortean las zonas del monte de cada término municipal y es el azar el que otorga a cada vecino más o menos leña para calentar el crudo invierno en la campiña.

En la naturaleza aún funciona cierta selección natural y no sirven las bobadas: el frío golpea con violencia, el viento corta los labios y en pocas horas de caminata te agotas y conviertes en un alfeñique con el que pueden acabar dos lobos hambrientos e incluso un jabalí rabioso, herido o con crías. En este contexto el ser humano pierde la falsa grandeza que propician los aviones, coches, ascensores, calefacciones, dispositivos móviles, ordenadores ultraligeros y resto de artilugios que provocan una inflación del ego y nos alejan de la naturaleza, de nosotros mismos y de la verdad. 




Hemos desconectado de la naturaleza y nos hemos fragmentado como humanos bajo la tiranía de la cabeza. Enajenados, confundidos y sofisticadamente anestesiados nos alejamos de aquello de lo que formamos parte: las montañas, los árboles, los ríos...

Trabajar en equipo es aprender a cooperar, subrayo en naranja-rojo fuego de mi mente para transferir con precisión a los directivos de BBTS e Ibercaja (curso Construir Equipos para Transformar Organizaciones). Reagrupo mi energía: cuerpo, mente y espíritu en conexión con la tierra... Suspiro, escribo, y me dirijo animosamente al maratón del 2017 y sus proyectos.



El clima laboral impacta un 30%
en los resultados empresariales.

Además...

Los equipos se equivocan menos en la toma de decisiones
que los líderes en solitario.