lunes, 18 de noviembre de 2019

Reflexiones a orillas del Támesis



Donde no hay belleza no hay conciencia, susurró Sir John Whitmore en el número 93 de Ifield (Kesington, London) a un grupo de aventajados alumnos entre los que me encontraba (2002). 

Tomando por cierto que "donde no hay belleza no hay conciencia", en Kew Gardens vive toda la conciencia del planeta. 

Tal es la dimensión de la belleza de sus bosques, lagos, cisnes, cuervos, urracas, ardillas, robles, encinas, camelias, pinos, acebos y las infinitas especies que la naturaleza ofrece con generosidad y esplendor en las cuatro estaciones del año. Ahora -y en a fotografía- la contemplación del otoño tonifica el cuerpo y serena el alma.




Pero cuando salgo del Kew retomo mis quehaceres (acaso mis obsesiones) y coloco sobre mi nariz el monóculo sobre el que analizo lo que acontece: las organizaciones productivas y la convulsa gestión de las personas que tratan de salvar una vida amenazada por la conectividad que derriba fronteras, horarios, intimidades y agendas. 




En la city todo va rápido, es intenso y el multitasking es la única oportunidad para mantenerse a flote en compañías cotizadas que se conectan seis (o dieciséis) veces al día por blue jeans con los más recónditos lugares del planeta (y franjas horarias contrapuestas): Australia y México o Munich y Palo Alto...




Esta mañana me he despertado con una imagen y un pensamiento que no se han ido de mi mente hasta bien entrada la tarde. La imagen del Támesis visto desde Kew Bridge -en la fotografía- y el pensamiento de que las corporaciones presionan, los directivos ceden, todos somos personas en un solo mundo y cuando el sufrimiento alcanza a algunos ¡todos perdemos! Después he hecho la maleta y me he dirigido a Gatwick Airport.


miércoles, 13 de noviembre de 2019

Trabajadores del futuro: Know-Mads



Trabajo con personas en búsqueda activa de empleo. Ponemos mimo en cuidar la enorme oportunidad que representa el momento existencial de quien se encuentra en tránsito entre un trabajo y otro y -con frecuencia- entre una manera de plantearse la vida y otra.

Encajado con una mínima cobertura económica, lucidez y buen talante, el marco de referencia es parecido tanto si se trata de un cambio adaptativo (despido) como si se trata de un cambio intencional (renuncia voluntaria a una posición laboral consolidada). 

Cuando las personas llegan al despacho comenzamos por aplicar una mirada amable e integradora a la totalidad de su vida: salud, pareja, familia, hobbies, amigos...  En un primer momento el gran angular permite tomar perspectiva para aplicar más tarde una lupa de precisión en la búsqueda de una actividad remunerada a la que el profesional otorgue sentido.




Quizá por primera vez en su vida el profesional en desempleo descubre lo poco que sabe de sus hijos y lo abandonados que ha tenido a sus familiares y amigos. También es habitual que ponga consciencia en su cuerpo no solo como caja de resonancia de proyectos y objetivos empresariales, de fechas límite, toneladas y auditorías, sino como un frágil y efímero contenedor de la vida.

Esos y algunos otros descubrimientos conectados a tareas y lecturas que propongo van trazando un sendero cuajado de preguntas que llevan tiempo esperando una respuesta: ¿en qué soy bueno? ¿qué me gusta hacer? ¿qué necesita el mundo? ¿qué dones pueden transformarse en actividad remunerada?... 




Cuando el profesional lleva unas semanas en desempleo ha trazado una vida nueva que a veces tiene el aspecto de un arcoíris al que no quiere renunciar cuando vuelva a trabajar. Tiene claro que desea un empleo pero también una vida y para desconcierto de su entorno rechaza algunos empleos que atentan frontalmente con su anhelo de plenitud. 

Aunque no tengo la solución, me agrada el enfoque "know-mad" que yo misma practico desde el año 2002. Se trata de una mentalidad flexible, fluida y adaptable a diversas empresas a las que aportas valor proyecto a proyecto. El know-mad incluye a profesionales independientes, empresarios e intra-emprendedores y el dato cuantifica en un 45% de la fuerza laboral el número de personas que seremos nómadas del conocimiento en 2020. ¿Una alternativa a estudiar?



Contenidos relacionados:
Video de Nigel Marsh, consultor de management y emprendedor. Habla del equilibrio vida-trabajo. Duración 10 minutos.
Expansión, artículo del 8 de noviembre de 2019 titulado: Rechazar ofertas, el nuevo poder de los candidatos.
Libro Know-Mads, los trabajadores del futuro, de Raquel Roca. Editorial Lid.


domingo, 10 de noviembre de 2019

Comportamiento Laboral y Antropología



El padre de la psicología social y del trabajo, Kurt Lewin, dejó escrito que el comportamiento (también en el marco laboral) es la resultante del carácter por el entorno social, lo que integra el estatus económico de nuestra familia, el país de origen, las influencias intelectuales o ideológicas y también todos aquellos rasgos sociológicos (e incluso antropológicos) de nuestra generación.

En las últimas semanas trabajo en dos encargos similares de empresas diferentes. Una del sector de la automoción y otra del acero. Y -aunque entre ambas fábricas hay una distancia de cuatrocientos kilómetros- la situación es tan parecida que me parece frívolo atribuirlo al azar.

La dirección de ambas compañías desea preparar el relevo generacional de dos unidades de negocio de alta rentabilidad para lo que han seleccionado profesionales jóvenes (de treinta años) cuya prioridad es aprender el oficio de sus referentes (profesionales de cincuenta años) para poder descargarles de trabajo cuanto antes y sustituirles en el largo plazo.




Curiosamente los dos profesionales júnior (que no se conocen entre sí, ni saben de la existencia del otro) están haciendo mucho ruido con persistentes quejas a la dirección sobre sus referentes en cuanto al carácter, los valores, las formas, los tiempos,  los criterios, las prioridades... etc. Las disonancias han alcanzado semejante proporción que los directivos me ha contratado para solventar el dilema.

Seré radicalmente sintética y honesta. Lo que estoy encontrando es: por un lado, unos profesionales que atesoran mucho conocimiento, experiencia, resultados y mostrada lealtad a la compañía. Por otro, poco conocimiento y experiencia, mucha prisa y osadía e inexistente resiliencia. In short: me he acordado de Kurt Lewin y me ha parecido curiosa la viñeta de Flavita Banana en El País.



sábado, 2 de noviembre de 2019

Éxito Empresarial & Selección de Personas



Tiendo a pensar que (en las empresas) los problemas -y las soluciones- "entran" por la puerta de contratación. Sin embargo observo cierta inercia (casi desdén) al abordar procesos de selección de  candidatos, algo que me sorprende ya que propicia una cascada de efectos colaterales negativos para todas las partes implicadas.


La persona adecuada, en el momento adecuado
y en el lugar adecuado. Meredith Belbin, Oxford University.



Entre los efectos indeseados que provoca la elección de un profesional que no cuaja en una posición se encuentran: El desgaste interno de los equipos debido a la rotación + la reiterada inversión económica en busca de candidatos + fatiga en la búsqueda permanente de posiciones + infructuosos esfuerzos de transferencia de conocimiento que se pierde si finalmente el candidato no se queda en la compañía + frustración, ineficacia e ineficiencia.


Merece la pena reflexionar sobre el perfil que la empresa realmente necesita en un momento determinado de su historia y coyuntura. También sugiero mirar con respeto, curiosidad e interés los currículums de los candidatos y añadir unos gramos de empatía en las entrevistas de trabajo.

lunes, 28 de octubre de 2019

2020 ¡este año, sí! Aterriza tus Sueños




Estos gansos recorren cada otoño miles de kilómetros. Avanzan en forma de V y como la posición en punta es agotadora, se turnan. De vez en cuando toman un pequeño descanso y aterrizan -momento en el que fue tomada la fotografía por John Roark en el río Snake (Idaho, Estados Unidos)-.




Los gansos se someten a enorme desgaste contra el viento, el frío, la nieve y los aviones con los que colisionan y mueren. Pero esos riesgos no les disuaden de su hazaña y avanzan hacia un destino que visualizan y persiguen cada año.

La metáfora con los humanos me sacude desde que me enamoré de la imagen y algunas preguntas acompañan mi reflexión: Los humanos ¿tenemos sueños o hemos perdido la capacidad de soñar? Los profesionales ¿sabemos hacia dónde nos dirigimos? ¿calculamos los riesgos? ¿estamos dispuestos a morir en el empeño? ¿relevamos a otro cuando está agotado asumiendo la posición punta? ¿tomamos de vez en cuando un descanso reparador?




Después de muchos años de acompañar a personas en el diseño y logro de sus objetivos alcanzo una conclusión provisional: lo más relevante es atreverse a soñar, saber exactamente lo que queremos y ponernos en marcha hacia ese destino. Aunque el enunciado es lógico y simple, no resulta tan sencillo visualizar la meta que aportará algunos gramos de felicidad (o sentido) a nuestra vida.

Obsesionada con este tema realizo un workshop al año. En esta ocasión será en San Sebastián el viernes 24 de enero de 2020. Edición única y limitada. Lo he titulado: 2020 ¡este año, sí! aterriza tus sueños. Se trata de un taller de autor que aportará método y en el que de manera juguetona abordaremos numerosas dinámicas que permitirán: descubrir nuestros sueños, transformarlos en objetivos y -finalmente- diseñar un plan de acción para alcanzarlos.

El coste del workshop es de 250 euros que incluyen la asistencia al taller, el almuerzo y un libro de referencia que seguirá acompañando a los participantes mucho tiempo después de la jornada. Matrícula abierta:   azucenavega_coach@yahoo.es


sábado, 19 de octubre de 2019

Recelar de las respuestas fáciles



Me resulta osado cambiar una coma al brillante speech de la escritora Siri Hustvedt en el discurso de entrega de los Premios "Princesa de Asturias" de las Letras 2019, razón por la que limito este post a la reproducción de dos párrafos con los que me identifico plenamente.

"... Ni la ciencia es elevada, intelectual y masculina, ni las artes y las humanidades son inferiores, emocionales y femeninas. Debemos aprender que la autoridad y la sabiduría vienen en muchos formatos, sexos, colores, formas y tamaños. Debemos aprender unos de otros y recapacitar...".




"... Los libros se encarnan. Las palabras se entretejen con nuestro cerebro y nuestras vísceras, nuestros gestos y nuestros sentimientos. Nos cambian. Los libros y las ideas pueden ser peligrosos, pueden enfermarnos o enloquecernos, y pueden proporcionar formas de salvación, una vía de escape del dolor. Pero debemos recelar de las emociones ramplonas, las respuestas fáciles y las fórmulas hechas que vienen en paquetes brillantes con la etiqueta de verdad...".


Discurso completo de Siri Hustvedt en la entrega de los Premios "Princesa de Asturias" de las Letras 2019.

jueves, 17 de octubre de 2019

Vivir tu vocación ¡puro gozo!



Ayer comencé el entrenamiento de un equipo nuevo en una entidad con la que colaboro desde hace cinco años.  El espacio es el mismo, las contraventanas siguen necesitando una mano de pintura, la sonrisa de Imaginarium volvió a acompañarme... pero algo fue diferente y cuando salí (al filo de las nueve de la noche) sentí tal gozo que casi necesité pellizcarme. 


Las emociones provocadas por el entrenamiento al nuevo equipo me llevaron a casa en volandas por senderos que recorrí lentamente ya que necesitaba procesar la magia de las personas cuando -estando juntas- son capaces de sostener el espacio, practicar una mirada blanda y una escucha respetuosa, compartir experiencias con sentido, desempolvar la curiosidad infantil, practicar un humor risueño, y preguntar más allá del marco referencial y del contexto. Dos palabras resumen el compendio de emociones que sentí: Gozo y agradecimiento.



Haz un trabajo que ames.
En su defecto, ama el trabajo que haces .
Y -en cualquier caso- permanece en sintonía con el universo.
Otto Scharmer. Teoría U. MIT.


Bajo la inspiración de esta pequeña "experiencia cumbre" intuyo que la próxima década será  apasionante por varias razones: la primera que deseo dejar un legado profesional, compendio y destilado de cuarenta años de vida laboral, en los que he tenido el enorme privilegio de aprender de algunos de los mejores referentes mundiales de variadas disciplinas. También he contado con clientes-empresa cuya confianza me han permitido llevar al terreno de juego (la fábrica o el despacho) conocimientos y experiencias con líderes y equipos de todos los sectores. Un lujo del que soy consciente y agradezco.





En segundo lugar, el desafío de la próxima década será apasionante porque conlleva un "más difícil todavía". Al ya exigente asunto de sobrevivir como emprendedora bonsái añado tres variables que sitúo al comienzo de mis prioridades: que el encargo me enamore, que haya ética, y que tengamos muchas posibilidades de pasarlo bien (aun cuando trabajemos duro y encaremos dificultades).


sábado, 12 de octubre de 2019

La hazaña de Kipchoge y su Equipo



El atleta keniano Kipchoge ha conseguido realizar un maratón de 42,195 kilómetros en menos de dos horas (1 hora, 59 minutos y 40 segundos), una hazaña jamás conseguida por los humanos. 

Se trata de una metáfora perfecta del trabajo en equipo ya que no ha alcanzado el éxito solo sino  acompañado de 41 liebres, atletas de élite que han puesto la totalidad de su talento, fortaleza, habilidades y complicidad al servicio de un objetivo: batir el récord mundial de maratón bajo la bandera de Kipchoge y el patrocinio de la marca Ineos que apostó por un sueño hoy hecho realidad. 




Analicemos la metáfora que permiten una extrapolación a los equipos industriales: en primer lugar, Kipchoge se ha subido a hombros de gigantes aceptando con humildad y realismo que la hazaña era imposible en solitario: se ha rodeado de los mejores atletas y ha sabido ganarse su admiración y respeto, dos características del liderazgo genuino.

En segundo lugar, semejante despliegue de esfuerzo sostenido, equipación técnica, dietistas, meteorólogos, chóferes, científicos, masajistas y un largo etc. no hubiese sido posible sin el apoyo del millonario británico Jim Ratcliffe a quien el propio Kipchoge convenció para que financiase el experimento en un enérgico ejercicio de "creer" (que era posible) para "crear" (un nuevo récord de la humanidad).




En tercer lugar, los atletas son conscientes de la interdependencia, se coordinan entre sí y cooperan al límite de su capacidad para obtener resultados exponenciales. La interdependencia, coordinación y cooperación son tres claves de los equipos funcionales.

Quizá sea casualidad, pero el atleta keniano es un hombre al que algunos familiares y amigos consideran un asceta ya que encarna un estilo de vida frugal con apenas distracciones o placeres ajenos a su oficio.

Para terminar, lo que da sentido -origen y logro- a la aventura de Kipchoge es la fuerza de un objetivo compartido que se atiene al acrónimo GROW (Sir John Whitmore) donde las opciones y el plan de acción han sido cuidadosa, estratégica y amorosamente planificados en cada detalle (climatología del país y la ciudad, altitud, época del año etc.).



GROW: Goal + Reality + Options + What, Where, When... etc.
Artículo en El País antes de la hazaña
Contexto en Marca entorno a la hazaña
Artículo un día después de la hazaña.

lunes, 7 de octubre de 2019

La vida: una montaña rusa emocional



Escribo con la urgencia del naufrago desde un aeropuerto español mientras espero la orden de embarque de mi vuelo. Tengo poco tiempo y muchas ganas de compartir cuatro pinceladas del mensaje de Tal Ben Shahar (Israel, 1970), doctor en Psicología y Filosofía por la Universidad de Harvard cuyo artículo acabo de leer en El País.




Con la fuerza de quien lanza un dardo certero en el núcleo central de una diana, el experto profesor afirma que "la felicidad no es un código binario compuesto por ceros y unos, sino un continuo subir y bajar semejante a una montaña rusa".

Tal Ben-Shahar aporta un dato escalofriante: el 94% de los universitarios estadounidenses padecen estrés motivado (en parte) por la creencia de que la felicidad ha de ser un estado permanente en la vida, algo que es pura ilusión.

Finalmente, resulta curioso descubrir que la felicidad depende un 50% de nuestra genética, un 40% de las elecciones personales y un 10% del entorno.

Más información pinchando aquí.

viernes, 4 de octubre de 2019

Gestión del tiempo... ¿o de las prioridades?



¿Qué clase de locura nos hace soñar con minutos de noventa segundos? ¿Qué razones hay para pensar que somos mejores profesionales / padres / compañeros / personas cuanto más corramos de un lado a otro como pollo sin cabeza? ¿De qué color es la perversa adrenalina que nos empuja fuera del límite de la cordura? En una palabra, ¿por qué queremos estirar el tiempo como un chicle o una goma elástica más allá del límite para el que fuimos creados?




Me contratan para que algunos directivos mejoren la gestión del tiempo. Asumo el desafío que (en mi opinión) no consiste en gestionar tiempo, sino en listar tareas y priorizarlas de acuerdo a unos parámetros que no siempre han clarificado los directivos del primer nivel y -por lo tanto- tampoco pueden precisar el resto de los profesionales en plantilla.

El trabajo comienza ahí: qué, por qué, para qué... Después ordenar/priorizar. Más tarde aplicar autodisciplina, orillar los "ladrones de tiempo", ser muy eficiente con el correo electrónico, usar brevemente el teléfono, mantener el foco en lo importante y la lucidez en atender aquellas urgencias que realmente lo merezcan (de nuevo se hace imprescindible la clarificación del criterio).




No quiero contribuir a que las personas sigan estirando la goma elástica de sus vidas, ni a que corran más en la rueda del hámster. Todo lo contrario: me gusta pensar que acompaño procesos que mejoran la calidad de vida de los profesionales lo que con frecuencia lleva a aligerar la mochila prescindiendo de algunos pedruscos que no aportan. En definitiva: por más impertinentes que nos pongamos, un minuto tiene sesenta segundos. Ni uno más.


martes, 1 de octubre de 2019

Empresa ¿Cómo predecir el futuro?



He desayunado con el Ceo de una empresa cotizada. He hecho mío un párrafo de John Lewis Gaddis, Pulitzer y profesor de Historia Militar en la Universidad de Yale...



Los pensadores autocríticos son mejores a la hora de descifrar las contradictorias dinámicas que rigen las situaciones en permanente evolución: se muestran más precavidos en lo relativo a su pericia productiva; recuerdan sus errores con más exactitud y son menos propensos a racionalizarlos; tienen más probabilidades de matizar sus convicciones en un período razonable de tiempo y, finalmente -y como consecuencia de todo lo anterior- están mejor situados para prever de forma realista los acontecimientos futuros.




John Lewis Gaddis es autor de "Grandes Estrategias", volumen que saldrá a la venta en el mercado español el día 3 de octubre de 2019 editado por Taurus.


Artículo relacionado en The New York Times.

sábado, 28 de septiembre de 2019

Vitaminas para el alma



Cuando mis circuitos neuronales están saturados de contenido profesional y adulto, trato de equilibrarme y -allá donde esté- busco la ocasión de cambiar el registro alimentando el saquito emocional y creativo de la niña que fui, que soy y seré. 

La semana pasada -después de participar en un intenso comité de dirección- decidí olvidar el mundanal ruido empresarial durante un par de horas.

Dado que estaba en Tolosa (Guipúzcoa), la opción más divertida era el Topic donde Mariona -la mascota del Centro Internacional del Títere- me dio la bienvenida en euskera, castellano e inglés. 


 


Mariona me dio permiso para tocar las marionetas y jugar con ellas. También me dejó hacer fotografías incluso de algunos personajes de la exposición temporal de títeres italianos que abrirá al público el día 4 de octubre de 2019.




Durante el tiempo que permanecí en las instalaciones del Topic recuperé las ganas de jugar y el asombro ante ciertos trucos arquitectónicos con espejos. Descubrí marionetas de los cinco continentes, algunas más grandes que yo, otras del tamaño de mi dedo meñique, algunas de madera, otras de metal, bambú, tela, o escayola... Aprendí que se manejan con varillas, cuerdas, manos e incluso que hay marionetas de sombra ¡fascinantes!

Salí con una sensación ligera y agradable alejada de las preocupaciones recurrentes del mundo empresarial. Y -una vez en la calle- me sentí cerca del mundo de belleza y poesía del Principito. 



El Topic es el gran desconocido de los guipuzcoanos mientras delegaciones de Japón, Indonesia, Mali, México o India viajan expresamente a Tolosa para disfrutar de la magia del prestigioso Centro Internacional del Títere. La próxima edición de su afamado festival tendrá lugar del 24 de noviembre al 2 de diciembre del 2019. Toda la información pinchando aquí. 



sábado, 21 de septiembre de 2019

Hablar de dinero es ser profesional. Punto.




Una financiera a la que entreno y yo estuvimos el viernes preparando una entrevista de trabajo, última de una ronda antes de incorporarse a un poderoso Fondo de Inversión. Ambas conocemos nuestras fortalezas, debilidades, estilos y recurrentes patrones de auto-limitación, auto-sabotaje.

Dado que tengo veinte años más que ella y me otorga su confianza, las sesiones de trabajo suelen fluir con una moderada polaridad tensional.

El viernes, sin embargo, encallamos cuando le pregunté qué "condiciones" iba a poner sobre la mesa antes de otorgar su beneplácito a la nueva (y atrayente) posición. Volvió a recordarme el poderío de la compañía, la oportunidad de aprender y desarrollarse, y el traslado a una gran capital europea... Conociendo su resistencia a hablar de dinero insistí en mi pregunta: ¿Qué condiciones pondrás sobre la mesa?




Media hora después aún resoplaba mientras tomaba nota de su propio argumentario: O.K. mi trayectoria tiene un valor de mercado y mi experiencia y mi actitud de darlo todo, y mis conocimientos y me sentiré frustrada si no hay un equilibrio entre dar y recibir... O.K. pondré sobre la mesa que si todo va bien (y cumplo sus expectativas) en un par de años espero me ubiquen en una una horquilla salarial entre tantos y tantos mil euros anuales.

Nuestra sesión se extendió media hora más de lo previsto hasta que ambas sentimos que la digestión argumental avanzaba a la par de su convencimiento y coraje para ponerse en valor, algo en lo que son flojos la mayoría de los grandes profesionales y -especialmente- las mujeres. La catedrática de sociología organizacional de la Universidad de Alcalá de Henares, Alicia E. Kaufmann, ha investigado el comportamiento de las mujeres en contextos productivos y ha alcanzado la conclusión de que -en general- tendemos al auto boicot, el anonimato y a regalar (o devaluar) el precio de nuestro talento.


sábado, 14 de septiembre de 2019

¿Cuál es tu "permeabilidad" al cambio?



Participo en la quinta edición de la Teoría U donde Otto Scharmer y su equipo comparten todo el conocimiento y la experiencia de esta metodología de transformación.

Estuve en la primera (2015) y siento curiosidad por ver como se despliega-actualiza la experiencia adquirida por el equipo del MIT tras numerosas aplicaciones realizadas en diversos rincones (y organismos) del planeta. También me hace ilusión retomar la sabiduría de Arawana Hayashi con quien me formé (2017) en el "vaciado de la mente" que propicia la conexión con el llamado "social body", el cuerpo social que se crea en cada ocasión en la que los humanos compartimos un tiempo y un espacio -también en la empresa-.


Transforming the business, society and self.


El proceso ha comenzado en el eficicio de Tabakalera (San Sebastián) donde nos hemos reunido una veintena de profesionales de todos los sectores (gastronomía, salud, turismo, educación, emprendimiento, empresa...) interesados en impulsar la transformación en aquellas áreas de actividad en las que nos movemos. La aventura se prolongará hasta enero de 2020.

Los participantes provenimos de nacionalidades y entornos sociales diversos, culturas variopintas y formaciones diferentes. Ahora bien, ya en el primer encuentro hemos alcanzado algunos puntos en común sobre los que avanzar. El primero, la necesidad de transformar las organizaciones de manera que los humanos seamos más felices, sanos, reflexivos y estemos alineados con un propósito existencial. El segundo, la dificultad de sortear las "fuerzas de la resistencia" instaladas en las estructuras (gubernamentales, productivas, culturas, sanitarias...). ¿Cómo calibrar la "permeabilidad" al cambio de una organización? ¿Cómo vencer la resistencia?


From Ego to Ecosystem


Aun cuando ya estoy formada en esta metodología -que propone transitar del egosystem al ecosystem- y he leído en varias ocasiones Leading from the emerging future, es refrescante conectar con otras personas que comparten el extraño gen de la transformación social (change makers).

Próximo capítulo el jueves 19 a las 16.00 horas: clase en directo con Otto Scharmer, divulgador de la Teoría U, coautor del libro homónimo y aglutinador de un fantástico equipo de activistas entre los que se encuentran Peter Senge, Katrin Käufer y Kelvin Bird. Continuará.


Más información en esta página.
Libro de referencia.
Vídeo que se resume la Teoría U. Duración: 14 minutos.

sábado, 7 de septiembre de 2019

Cómo ser un líder



¿Cómo ser un líder visionario y creativo que triunfa en plenitud? En poco más de dos minutos Anna Wintour -quizá la mujer más influyente del mundo de la moda y directora general de la revista Vogue- sintetiza seis claves que resumo para los lectores del blog (cuya opinión me encantará conocer).




Cuando eres un líder hay momentos en los que tienes que atreverte a romper las reglas, aunque eso implique controversia y desgaste.

Si miras a la derecha o a la izquierda perderás claridad. Está bien informarte y escuchar distintos pareceres, pero después has de seguir tu camino.




Lo que te empuja son: tu corazón (pasión por lo que haces), tu inteligencia (enfocada y lúcida) y tu instinto, algo que no puedes perder por muy influyente que seas...

Vive, trabaja y recuerda que estás "liderando" y no "siguiendo" a nada ni a nadie... Sin un buen equipo no eres nada, nada... Finalmente, atrévete a liderar con tu visión y tu creatividad ¡sin disculparte!

Master Class de Anna Wintour en este vídeo de dos minutos y diez segundos de duración.


viernes, 6 de septiembre de 2019

La clave de los equipos funcionales



Acabo de enviar a la directora de Recursos Humanos de un importante grupo vasco el abstract de una jornada de formación experiencial que realizaré la semana próxima para el comité de dirección. Además de detallar cuestiones prosaicas como el horario, lugar, participantes y recomendaciones, he adelantado el enfoque de las dinámicas que viviremos en sala. Copio y pego parte del documento enviado:

"... Todas las referencias teóricas y las dinámicas en aula pivotarán sobre el fortalecimiento del equipo como una poderosa palanca de trabajo, logro y satisfacción. Para ello hay que transitar del equipo actual al equipo deseado en conexión a lo que vaya emergiendo en la sala. Se trata de un cambio intencional que exige de cada participante una responsabilidad compartida tanto en la tarea como en el cuidado mutuo.

Somos diferentes y ¡esta bien! + Compartimos similitudes ¡y está bien! + Construyamos algo fértil y poderoso sobre la interfaz (diferencias / similitudes) lo que nos permitirá:

Conocernos mejor a nosotros mismos. Conocer mejor a los demás. Apreciar la diferencia. Practicar una respetuosa admiración. Finalmente cabe esperar que se propicien la coordinación, colaboración y complementariedad, prerrequisitos de los equipos funcionales...".



 APPART FROM OTHERS… to…  A PART OF OTHERS
NOT MINE, NOT YOURS… OURS!


martes, 3 de septiembre de 2019

Liderar ¡el nuevo activismo!



Dos ideas como dos disparos. La primera: en la empresa, olvídese de de dar cuerda a los juguetes rotos y propicie la construcción de una potente masa crítica que impulse la organización en la dirección del futuro. Siga la agenda del cambio, no pierda energía en quienes se centran en poner palos en las ruedas de la evolución. 

El articulista Leandro Herrero propone técnicas del activismo para promover cambios intencionales en las empresa. Comparto totalmente este enfoque porque el tiempo y los recursos son limitados. El coraje llama al coraje, en todas partes, también en la industria, el comercio, las tecnológicas...




Segunda bala: en lugar de trabajar en estructuras que generen ideas, prefiero generar ideas que propicien nuevas estructuras. ¿Qué ideas? aquellas que corren por mi adn intelectual y experiencial sabiendo que aunque a veces me equivoque creo en ellas, las practico,  propago y -si puedo- consigo que se pongan en pie en las organizaciones que me contratan. 

Cuando acompaño a comités de dirección mi oficio consiste en polinizar ideas capaces de crear nuevas estructuras que sueño más ágiles, porosas, inspiradoras, humanas, transparentes, alegres y -seguramente- también más productivas. El coraje llama al coraje, en todas partes... ¿Te animas?

Video relacionado (Tony Segarra). Catorce minutos de duración. 

viernes, 30 de agosto de 2019

The art of hosting y el rol del consultor



The art of hosting (el arte de acoger, dar cobijo, acaso de cuidar) es una de tantas expresiones de vanguardia que -estando preñadas de sentido- acaban por marchitarse como un útero estéril debido al uso frívolo del concepto. 

El pasado 27 de agosto la activista Mary Alice Arthur volvió a profundizar en Bonn en The art of hosting y -en esta ocasión- puso el acento en cuidar, en primer lugar, de uno mismo. Interesante.

Quienes nos dedicamos a la consultoría hemos de crear las condiciones en las que los cambios ocurran en las organizaciones que nos contratan. Por eso cuando recibo un encargo empresarial pongo empeño en cuidar tanto las cuestiones "logísticas" como las "anímicas" de manera que se propicien un tiempo y un espacio donde emerja el máximo potencial de la compañía (sistema), los participantes (actores del cambio) y -si es posible- de los stakeholders (clientes, proveedores, ciudadanos del entorno...).

Me suele costar una batalla de incomprensión con los directores de recursos humanos hacerles entender que el cómo (el lugar, entorno, horario, tipo de sillas y distribución en la sala, disponer de agua, fruta o café) impacta de manera relevante en el qué (el proceso de transformación y mejora que se pretende). Con frecuencia pierdo la batalla y ya no lo tomo como algo terrible o personal si bien lo sigo peleando.




En cada encargo empresarial, The art of hosting me coloca en posición de anfitriona de un encuentro cuyo objetivo está minuciosamente detallado en un documento y cuyo resultado, sin embargo, pende (y depende) de mil factores entre los que el conocimiento y la experiencia del consultor solo es uno más. Cuando enfoco un encuentro de trabajo en una empresa me pregunto de antemano: ¿Se sentirán cómodos los participantes? ¿Acudirán voluntariamente? ¿Les computarán como horas trabajadas? El tema ¿responderá a lo que les inquieta /preocupa? ¿Estarán todos los que son? ¿Serán todos los que estarán? ¿Quién elegirá a los participantes? ¿Con qué criterios?

Siempre que atisbo la mínima posibilidad trato de clarificar estas cuestiones de antemano porque contribuyen de manera relevante al despliegue de la actividad y revelan con descaro y precisión el margen de maniobra que -de verdad- se otorga la organización para implementar determinados cambios.

Finalmente considero que The art of hosting implica cierta capacidad de acoger, de dar la bienvenida, de cuidar, de alegrarse genuinamente del encuentro con los demás. Por lo que a los consultores se refiere, The art of hosting nos coloca en el rol de actores al servicio del sistema custodiando que las condiciones (de todo tipo) favorezcan el despliegue del potencial. Nada más. Nada menos.

Interesados en el devenir de la story activist Mary Alice Arthur pueden asomarte a este vídeo de 17 minutos de duración ¡que recomiendo!


miércoles, 28 de agosto de 2019

Visibilidad del Ceo / Fortaleza de la Marca



El greenwashing ya no funciona. Hace una década los publicistas optaron por presentar las marcas con un perfil respetuoso con el medio ambiente. La tendencia -cuya finalidad última era vender- fue bautizada como greenwashing y (en general) los consumidores respondieron positivamente a lo que era pura estrategia comercial. En 2019 ya no funciona. ¿Por qué? Los ciudadanos tienen acceso ilimitado a la información sin que fronteras, censuras ni rango intelectual segmenten la toma de decisiones: cualquier noticia negativa salpica una marca y su huella digital  resulta difícil de camuflar. Se impone la transparencia: hay que ser respetuoso con el medio ambiente de verdad en un ejercicio de honestidad y coherencia.

Todo es marca: lo que se dice, lo que se omite y lo que tratamos de ocultar, y aunque no se haga de manera consciente siempre se comunica.




Se impone la transparencia del palacio de cristal: sin muros ni sordinas que amortiguen lo que hay ¡lo que es! una tendencia que alcanza a los máximos responsables de las compañías.

He trabajado con nueve Ceos de los cuales tan solo uno se muestra en redes sociales como un influencer posicionando su compañía con criterio, elegancia, persistencia, apertura mental, creatividad y estrategia. Cuando trabajé con él (2015) su impronta en redes sociales ya era relevante y recibía críticas de su propio comité de dirección que veía con malos ojos que el máximo directivo de la firma colgase a diario un post por más adecuado y relevante que fuese el contenido al mismo tiempo que obviaban la recomendación del plan estratégico de divulgar noticias positivas en soportes digitales. El Ceo se sentía incomprendido y frustrado pero siguió posicionando la empresa -con gran éxito mediático- en diversos foros internacionales. Era (y sigue siendo) un visionario y -por lo que se refiere a mi trayectoria con Ceos- una brillante excepción.

Con los ocho Ceos restantes me he empleado a fondo en procesos de "evangelización" para que integren la actividad internauta como parte de las tareas vinculadas a la generación de negocio. Excepto con una directora general del sector informático reconozco un éxito tibio con apenas la apertura de algunos perfiles profesionales en LinkedIn, poco más.

Me reconforta, sin embargo, que tanto las publicaciones especializadas como la prensa internacional insisten en la conveniencia de que los directivos de primer nivel estén en la escena como parte de una eficiente gestión empresarial que incluye otras acciones como el fortalecimiento del orgullo de pertenencia, la ausencia de desigualdades salariales y precariedad o las encuestas de clima. Todos los referentes pivotan sobre el eje de la transparencia, así que en septiembre volveré a la carga con mis Ceos en un intento de erosionar su miedo, ese disfraz que a veces utiliza pudor.


viernes, 23 de agosto de 2019

Doble mirada: el gran cuadro y los detalles



Entre quienes me conocen tengo fama de dura.  Este verano sin embargo afino mi "sensibilidad emocional" a base de una dieta de bienestar personal, descanso, mimos, caprichos, cultivo de algunos hobbies largamente abandonados y cercanía de mi hija. Consciente de las necesidades vitamínicas de mi alma, no siempre puedo atenderlas (o eso creo) si bien este otoño intentaré mantener al menos una "reserva" cuando me incorpore a la actividad laboral.

Leo Think like an artist -escrito por Will Gompertz (ex-directivo de la Tate) y editado por Penguin- un minucioso análisis de los procesos creativos de los grandes genios del arte (sobre todo pintores) en los que el autor está especializado. Aunque a ratos el libro se hace un poco cuesta arriba persisto porque la edición inglesa me ayuda al flujo mental en el idioma en el que vive y trabaja mi hija y en el que me desenvuelvo cuando le visito (Londres). La lectura de Think like an artist se vuelve una actividad práctica por el mero hecho de fortalecer mi inglés al mismo tiempo que encuentro de utilidad algunas reflexiones que Gompertz (editor de arte de la BBC) aplica a la pintura y yo extrapolo a la empresa.




"Para ser creativo conviene volcar foco y pasión en tu actividad, así como manejar con soltura luces y sombras" que en el ámbito empresarial podemos traducir como éxitos y fracasos, amenazas y oportunidades...

"Además una obra maestra se concibe primero en la cabeza del artista y después se plasma en el lienzo". Una vez más adquiere sentido esa pequeña frase que tanto me gusta: creer para crear (nuevas realidades). Dice el experto que el artista ha de mantener una doble mirada: por un lado ha de tener la perspectiva de la totalidad del cuadro (big picture) y por otro ha de concentrarse en mil detalles. Bajo el enfoque sistémico de las empresas ha de prevalecer la visión de la totalidad al mismo tiempo que se cuidan los infinitos detalles que emergen de la complejidad: personas, procesos, clientes, proveedores, materias primas, inmuebles, inversiones... Quizá el pequeño libro de Gompertz merezca que un poco de cariño ya que anima a cultivar la "sensibilidad emocional" que precisan los detalles ¡también en la empresa!



lunes, 19 de agosto de 2019

Patinete en la oficina ¿eficiencia o cosmética?



Relato de verano. Londres. Una clienta comenzará a trabajar en septiembre en una compañía con sede central en Palo Alto, Estados Unidos. La barrera de entrada es tan alta que ha pasado catorce entrevistas con varios departamentos, equipos y responsables con los que trabajará en las diversas sedes de la empresa en las principales capitales europeas. Durante las semanas que ha durado el proceso de selección hemos mantenido muchas conversaciones telefónicas y estos días en persona en la capital británica. Por lo que comparte, la empresa tiene el avanzado modelo de gestión propio de las BigTech. Hemos hablado mucho de los pros y contras de estas compañías antes de aceptar la  propuesta que le han hecho. 





La cuidadosa selección parece responder al conocido principio de management según el cual "el la empresa, los problemas y las soluciones entran por la puerta de contratación". 

La empresa californiana integra en su plantilla a profesionales que practiquen el multitasking, trabajen duro en entornos diversos, complejos y cambiantes, sean autónomas en la toma de decisiones y se coordinen a la perfección con la totalidad de la pirámide productiva. Si hubiera que hacer un titular podríamos decir que contratan personas altamente capacitadas y creativas. 

La búsqueda de resultados extraordinarios moviliza la totalidad de la estructura lo que incluye el diseño de los espacios: amplios, abiertos, versátiles, coloristas...  Pongamos un ejemplo: cada planta del edificio central de la compañía en Londres posee un parking de patinetes como el que transporto yo misma en la fotografía. El fin que se anhela es claro: que los profesionales vayan contentos a trabajar, que estrujen sus neuronas en la búsqueda de las mejores soluciones a problemas emergentes, que se relacionen y comuniquen entre sí... Mi clienta está fascinada con el parking de patinetes y otras chucherías cuya eficiencia está siendo cuestionada por la Universidad de Harvard. Dos investigadores acaban de publicar un informe titulado "El impacto del espacio de trabajo abierto sobre la colaboración humana" del que se hace eco el artículo publicado por El País Retina. 

Sin duda los espacios polifónicos propician estados de flujo y la ausencia de muros fomenta la conectividad, la polinización de ideas, el fortalecimiento del cerebro social y la inteligencia colectiva pero... a costa de la también necesaria concentración. Quizá lo que funciona en Apple no lo hace en Ferrovial o lo que es inherente a las BigTech no se puede extrapolar a las empresas constructoras...

Personalmente me quedo con la sabiduría de Angélica Sátiro cuyo vídeo recomiendo: la magia de la creatividad comienza en el espacio interior (que hay que entrenar) fortaleciendo la confianza en nuestras capacidades, alentando el coraje de ser y pensar diferente y actuando en el mundo (espacio exterior) en busca de un bien transpersonal que tal vez no viaje en patinete.


miércoles, 14 de agosto de 2019

Deporte: el nuevo Elevator Pitch



Relato de verano. Mi primer jefe recomendaba salir del despacho para capturar primicias. Él mismo pasaba buena parte de sus jornadas en las barras de algunos locales de lujo de mi Bilbao natal. Bebía, claro que bebía, y se relacionaba con políticos, empresarios y futbolistas de moda. De vez en cuando levantaba una noticia que al día siguiente hacía un titular a cinco columnas en El Correo, periódico de referencia en Vizcaya, así que su "método" funcionaba, le funcionaba. 

Yo era una mujer tímida que apenas superaba los veinte años y no bebía, así que mi falta de descaro y estómago me mantenían en la madriguera de la redacción de la que solo salía para cubrir ruedas de prensa, atentados y eventos cuya convocatoria había sido cuidadosamente planificada por el gabinete de comunicación del partido político, empresa o sindicato correspondiente. Mi método pocas veces generaba una noticia a cinco columnas, aunque llenaba algunos espacios informativos.




En 2019 reconozco que las verdaderas noticias -como los verdaderos negocios- no se gestan en los despachos ni son cuidadosamente planificados, sino fruto de algunas casualidades no del todo azarosas... Me ha costado décadas de ceguera e ingenuidad reconocer que mi primer jefe tenía razón y que el mundo no funciona bajo el foco de luces y taquígrafos.

Como entrenadora senior de líderes soy testigo de que la carrera de un profesional no depende tanto de su capacidad y entrega a la empresa cuanto de la jerarquía de las principales personas con las que se relacione ya que el organigrama conlleva poder e influencia. Poder de tomar decisiones e influencia para que otros las apoyen.

Para hacer carrera hay que ser un profesional y parecerlo ante quienes pueden decidir promociones, degradaciones y despidos. Ser + Parecer + Relacionarse con las personas adecuadas, en el lugar adecuado y en el momento adecuado: Branding o proyección de la "marca personal". Este tema salió como favorito en el claustro de alumnos del curso de verano que he impartido hace unos días en la Universidad del País Vasco a profesionales senior de todos los sectores.

La máquina de café y el espacio de fumadores son los lugares donde los profesionales hacen contactos entre sí. Se trata de un estrato básico que no juega en la primera división. Quienes realmente deseen hacer carrera tendrán que incorporar a sus rutinas el running o el pádel (mandos intermedios) o el golf (alta dirección).

La lista de trending topic afirma que participar en carreras de empresa puede impulsar promociones y que armado con un palo de golf se pueden cerrar los contratos de la historia. De hecho, el 51,5% de los directivos de las empresas del Ibex 35 juegan al golf. Curfioso ¿no les parece?




sábado, 10 de agosto de 2019

El horizonte 2032



Relato de verano. Como el yudoca rompe un ladrillo de un golpe certero, Tony Robbins ha desintegrado mi auto imagen, lo que incrementa el desconcierto estival.




El canon señala las diez mil horas de ejercicio profesional como el umbral para ser considerado un experto en cualquier materia: ingeniería, abogacía, ortodoncia... también en coaching o entrenamiento a líderes y equipos empresariales. Alcanzadas las doce mil horas dejé de acumular fichas de sesiones en el despacho de San Sebastián: la montaña de papel alcanzaba el metro y medio, semejante  cantidad superaba las exigencias de todas las certificaciones internacionales y cumplimentar una ficha técnica tras cada sesión ya no aportaba al proceso, al cliente ni a mí. Finito. Stop. Dejé de hacerlo. 

Por aquel entonces (2016) Sir John Whitmore me confirmó que en Europa existían pocos coaches certificados que hubiesen trabajado tantas horas entrenando a profesionales y equipos. Me sentí orgullosa y continué con mi oficio. 

Dejé de contar horas y de acumular papel pero seguí trabajando con intensidad. En 2019 desconozco el número de horas llevaré en esta profesión pero hasta hoy me sentía una experta en la materia.  Hasta hoy, jornada en la que Tony Robbins ha destrozado mi auto imagen ya que afirma que para ser considerado un experto hay que practicar al menos treinta años tu oficio. ¡Treinta años!

Comencé en el 2002, sumo treinta años y me pregunto si la vida me alcanzará hasta el 2032. Después me voy a la playa: al menos el horizonte sigue al fondo del Cantábrico y consuela porque en verano pierdo algunas coordenadas que me orientan: sin horario ni clientes, sin obligaciones ni rutinas, sin cansancio... Lanzo mi pupila a la línea del horizonte y me pregunto si los barcos caerán del otro lado... Recojo mis bártulos y vuelvo a casa desorientada: hasta el año 2032 no seré considerada una experta por Tony Robbins. Huggg.