lunes, 27 de julio de 2020

La sociedad del cansancio, una trampa letal




A finales de julio 2020 encuentro a los profesionales especialmente iracundos; incluso aquellos que mejor gestionan las emociones comienzan a dar coletazos de ballena a diestro y siniestro: una contestación desairada en un comité de dirección, una crítica mordaz a un compañero al que se aprecia, una pulla despiadada y por al espalda al Ceo de la compañía... ¿Qué pasa?




Los más conscientes verbalizan alto y claro: "... necesito parar, descansar, desconectar... ¡necesito vacaciones!".

El 2020 mantiene algunas características de años precedentes y otras nuevas que se añaden y sobrecargan el panorama existencial de los trabajadores. Entre los factores permanentes se encuentra el hecho cierto de que hemos transitado la mitad del año y necesitamos un parón para recuperar vitalidad. Entre las situaciones nuevas se encuentra el estrés físico, mental y emocional derivado de una situación anómala e impredecible como la covid19 que ha provocado la merma de algunas plantillas, el miedo a ser el próximo despedido, y la imperiosa necesidad de tener que seguir sacando trabajo que asegure la supervivencia de la empresa. Además el teletrabajo ha puesto su granito de arena en interminables horas laborales al no existir la mínima barrera espacio-temporal entre el inicio y el cierre de jornadas que se han ido prolongando hasta las 23.00 horas... (después de acostar a los niños...).

Más allá de situaciones estructurales (mitad del año) y coyunturales (la covid19 y sus derivados) vivimos en la sociedad del cansancio -como alerta el filósofo y ensayista Byung-Chul Han en un libro homónimo-. 


El dato: más del 60% de los empleados españoles admiten padecer ansiedad derivada de su trabajo. Los síntomas pasan por trastornos del sueño, problemas digestivos e irascibilidad (coletazos de ballena...).

¿La solución? Revisar nuestra manera de vivir y trabajar en sintonía con nuestras prioridades existenciales + aprovechar el "momento confinamiento" como punto de referencia para modular la hiperactividad lúdica, de consumo y social + realizar un ayuno de dopamina (estimulación cerebral) + bajar el tiempo dedicado al universo tecnológico, incluso desconectar completamente dos días a la semana de artilugios como el móvil o el ordenador + cuidar la alimentación + mimar el sueño + practicar deporte +... (ponga aquí lo que usted realmente necesita para resetear su cuerpo, su mente y su alma).


miércoles, 22 de julio de 2020

Las preguntas son el lenguaje de la estrategia

                                        

Algunos temas mariposean a mi alrededor como una persistente llamada a profundizar en ellos hasta alcanzar algún tipo de conocimiento. Durante semanas coinciden en el tiempo encargos que pivotan sobre un mismo tema lo que me anima a releer manuales, buscar información relevante on/off line, e investigar qué propone la vanguardia del management vinculada a unos pocos autores y universidades que me inspiran. Este aleatorio método -pegado a la evolución de los encargos que recibo- me confronta ahora con la estrategia, esa palabra grandilocuente que dota a las organizaciones de una brújula cuyo norte es el futuro siempre incierto y con frecuencia desconocido. Quizá esta sea la primera trampa a sortear cuando nos disponemos a trazar una estrategia empresarial: hemos de avanzar sobre la incertidumbre asumiendo un riesgo calculado en el que también se esconde una cuota de oportunidad.

                  


El segundo escollo con el que tropieza la estrategia es la capacidad de sus principales directivos para alzar la mirada de la operativa del presente (servidumbres del día a día) para soñar, diseñar y desplegar una cascada de acciones que permitan alcanzar el futuro deseado. De igual manera que una empresa solo destina recursos a la innovación cuando tiene asegurada la supervivencia (tesorería y pedidos en cartera), los profesionales no liberaran tiempo y energía para el mañana si el presente no está consolidado. 

La conclusión es clara: si queremos tener una estrategia, hay que asegurar que los directivos puedan dedicar tiempo a pensar, debatir y tomar decisiones juntos, es decir para practicar la reflexividad -característica de las organizaciones que aprenden-. 

La estrategia incluye la visión, misión y los valores de la compañía que no son un papel enmarcado en la sala de juntas, ni una slide en la página web corporativa, sino un soplo de aire fresco que ha de orientar a los profesionales que transitan las fábricas y los despachos. Aire fresco cargado de esperanza que avanza hacia el mañana.




Por último dos ideas: la estrategia precisa de una mirada amplia e integradora que se sobreponga a la cultura de silos-departamentos estancos en una práctica de lo que los anglosajones llaman el big picture (el gran cuadro), una visión "macro" de la empresa como un todo (enfoque sistémico de las organizaciones).

Finalmente considero relevante incluir en el debate de estrategia las fértiles preguntas que abren mundos a la transformación, la reflexividad y el descubrimiento de amenazas y oportunidades. Las preguntas tienen además la capacidad de erosionar la endogamia en la que se mueven por inercia las organizaciones. Quizá las preguntas sean... ¡el lenguaje de la estrategia! ¿Qué les parece?



Harvard Business Review. Artículo. Tiempo de lectura: 6 minutos.

jueves, 16 de julio de 2020

La bolsa o la vida: dicotomía empresarial



Conocí una multinacional tecnológica con un modelo de negocio basado en el talento y las personas hasta hace muy poco tiempo ¿Qué ha pasado?




En cuatro meses la compañía saldrá a bolsa (considerada la primera liga empresarial) así que cada semana se producen vertiginosos cambios en la dirección opuesta: aunque la compañía tiene buenos números, se están produciendo recortes sociales y despidos con la intención de mejorar el ebitda. En la toma de decisiones también se atisba la supremacía absoluta de la cuenta de resultados sobre cualquier otra consideración o principio rector.

Me pregunto hasta qué punto estaba integrado el modelo basado en el cuidado del talento y las personas cuando un diminuto virus (Covid19) y una operación financiera han dado al traste con casi todo.

martes, 14 de julio de 2020

Ética y Negocios ¿Son compatibles?



¿Cómo seguir siendo quien soy y mantener mis valores sin que me tomen el pelo? ¿Cómo evitar convertirme en quien no quiero ser sin que impacte negativamente en el negocio? Ayúdame con esto, Azucena. Este ha sido el inicio de la sesión de entrenamiento con un Director General con el que trabajo desde hace semanas y del que me separan muchos kilómetros y ocho horas de franja horaria. ¡Cielo Santo -he pensado- qué temazo! Mi D.G tiene una mente ingenieril y solemos abordar temas de eficiencia o gestión del tiempo... Hoy, sin embargo, me ha planteado una cuestión ética.




La salvaguarda de los valores y principios personales en entornos complejos, ambiguos, competitivos, cambiantes, impredecibles, internacionales y -en palabras del propio director general- "agresivos" es un tema de enorme calado para cualquier coach por mucha seniority que le acompañe. Así que he respirado profundamente, he reconocido que no tenía una fórmula mágica y nos hemos dispuesto a reflexionar juntos sobre la mejor manera de resolver su dilema.

En primer lugar hemos alcanzado la conclusión de que su desafío es inherente a la práctica totalidad de los sectores productivos y de las compañías lo cual no consuela pero permite relativizar. Dicho lo cual, su sector es uno de los que con mayor frecuencia roza la ilegalidad. Hemos estado de acuerdo en que el establecimiento de un marco contractual claro por ambas partes (empresa y cliente) pudiera ser de enorme practicidad. También nos ha parecido relevante la manera de hacer negocios en el país ya que los proyectos integran un alto componente jurídico con severas penalizaciones por incumplimiento de cláusulas o plazos. Ambos hemos reconocido que la ética está en horas bajas y que los profesionales que muestran principios y valores son a veces orillados en pro de perfiles tiburón que defienden a dentelladas el margen de salida con el que se ganan las ofertas. Durante la sesión mi Director General ha reconocido sentirse sólo y desarmado frente al cliente y sus demandas así que le he pedido que, por favor, reflexionase por escrito sobre las líneas rojas que no está dispuesto a transgredir. Finalmente hemos acordado que no tendremos miedo de su propio compañía -si no obtiene los beneficios deseados- ni del cliente -si muestra su desacuerdo en algunas cuestiones-.

Al término del entrenamiento me ha dicho que se sentía mejor y lo he agradecido genuinamente porque yo no me he quedado del todo satisfecha. Horas después me he acordado del comentario de mi mentor franciscano quien en una ocasión me digo que ética es -sencillamente- cumplir con la ley... ¿De verdad que es solo eso?

viernes, 10 de julio de 2020

Las preguntas configuran nuestro mundo



La Universidad del País Vasco y la Diputación Foral de Guipúzcoa pusieron en marcha en el año 2018 un proyecto experimental denominado Jauzi Handia. Dos profesores universitarios vinculados al programa,  Antonio Casado y Maitane Arnoso, han presentado hoy en el Centro Ignacio María Barriola de San Sebastián algunas de las conclusiones alcanzadas por alumnos implicados en el proyecto antes, durante y después del epicentro de la covid19 lo que ha podido influir en las percepciones, respuestas y aprendizajes de los alumnos.

He asistido a la presentación realizada en el aulario con enorme curiosidad e ilusión ya que el acto forma parte del Global Forum 2020: Moving from Ego to Eco que tendrá continuidad mañana sábado en Tabakalera (San Sebastián). Recojo en este post alguna pincelada que quizá aporte inspiración.


Primera idea: Las preguntas que nos hacemos configuran nuestro mundo. El físico estadounidense John Wheeler afirmaba: "... We shape the world by the questions we ask..." (configuramos el mundo a partir de las preguntas que nos hacemos). Fascinante ¿no les parece?  


Segunda idea: las conclusiones que arroja el proyecto Jauzi Handia son inquietantes: el alumnado confiesa poca esperanza en el futuro; además reconoce escasa cohesión y baja autoeficacia en sus trabajos grupales -sin duda cuestiones relevantes para los profesionales del mañana-. ¿A qué se debe?




La investigación no alcanza a responder a esta pregunta por lo que lanzo una hipótesis: durante las semanas que ha durado el programa los alumnos han incrementado su nivel de consciencia (epicentro de la Teoría U, como tecnología de innovación social). La consciencia lleva a conectar con lo que hay (y no hay) en el mundo, es decir, pone la lupa en el potencial pero también en las dificultades (deterioro de la economía, paro, precariedad...) erosionando la esperanza en el futuro. 

Al igual que una buena pregunta es la mitad de una respuesta y que configuramos el mundo con nuestras preguntas, la consciencia pone luces y sombras en las conclusiones que alcanzamos como estudiantes, emprendedores o agentes del cambio. La consciencia como piedra filosofal del cambio auspiciado desde otra universidad (el MIT, Otto Scharmer) con una extensión pequeña y vigorosa en el País Vasco. Mañana en Tabakalera aportaré mi experiencia vinculada al mundo empresarial en compañía de tres colegas y abriremos el debate a los asistentes. Ojalá nos veamos allí.


Toda la información en este link.

lunes, 6 de julio de 2020

La inteligencia precisa interacción social



El próximo martes (14 de julio) saldrá a la venta el último libro del prestigioso biólogo Edward O. Wilson -conocido como el señor de las hormigas-. El volumen lleva por título: "Génesis. El Origen de las sociedades".

Wilson está considerado una de las 25 personas más influyentes en Estados Unidos y uno de los 100 científicos más relevantes de la historia. Además ha recibido numerosos galardones -entre otros el premio Pulitzer- y fue quién acuñó el concepto "biodiversidad".



Traigo hoy a Wilson al blog por dos razones que -aun siendo aleatorias- adquieren sentido para mí. La primera ocurrió la semana pasada impartiendo formación a universitarios en el BCC sobre mi especialidad, los equipos de trabajo. Pedí a los alumnos que trajeran a clase ejemplos de equipos exitosos que nos permitieran analizar y aprender de ellos. Curiosamente uno de los alumnos aportó el caso de las hormigas que anteponen los intereses de la colmena a los propios, eso me ha hecho acordarme de biólogo enamorado de los pequeños insectos y de su orden social.




La segunda razón surge de las sesiones de trabajo por videoconferencia con algunos directivos confinados durante semanas en sus casas y privados de todo contacto social. Siendo profesionales brillantes acostumbrados a la soledad en sus viajes internacionales y a situaciones adversas, se notaban a sí mismos menos creativos e innovadores y lo vinculaban a la falta de interacción humana y de conversaciones presenciales de calidad. 

Una de las conclusiones que alcanza el reconocido biólogo en su último libro es que las interacciones sociales largas (cuatro-cinco horas) son un componente esencial para la evolución del tamaño del cerebro y para el desarrollo de la inteligencia...  Curioso ¿no les parece?


Artículo de interés pinchando aquí. Tiempo de lectura: 3 minutos.

sábado, 4 de julio de 2020

Transformar los Negocios: Teoría U



La turbulencia de los entornos vuca alcanza su epicentro cuando se combina con la covid19 y eclosiona en un desconcierto sin precedentes. Tan solo quienes vivieron una guerra tenían referencias para el confinamiento, el cierre de las fábricas o la falta de algunos bienes esenciales. Pero sabido es que la historia es una sucesión de apocalipsis tras los cuales algunas cosas permanecen, otras no.

Muchas personas hemos querido ver la contraparte de la pandemia como una oportunidad para reflexionar sobre nuestro estilo de vivir y producir. El coro ha sido acompañado por ciertos filósofos, algunas universidades y un puñado de líderes visionarios y activistas de élite como Christian Felber (Teoría del Bien Común), Frederic Laloux (Reinventar las Organizaciones) y Otto Scharmer (Teoría U).

La Teoría U es un método de diagnóstico (en la bajada de la U) y un plan de acción (en la subida de la U) y alcanza nueve puntos de acupuntura para impactar en el planeta.  Como vemos en la fotografía el objetivo último de la Teoría U es transformar los negocios, la sociedad y a cada uno de nosotros (Business, Society and the Self). Desde que entré en contacto con esta metodología del MIT he seguido sus publicaciones, cursos, vídeos y actividades mientras leo (una y otra vez) el libro homónimo.




La Teoría U es como la estrella polar en mitad de la noche empresarial: aunque inalcanzable... orienta a quienes apostamos por la transformación de los negocios como parte de la solución al dilema planetario. Apalanca sobre tres ejes: la mente, el corazón y las manos y contempla dos momentos reflexivos: ¿qué hay que dejar marchar (morir)? ¿qué quiere nacer? y un eje primordial: el nivel de consciencia desde el que operan los profesionales de una organización, genuino ADN de la transformación de cualquier sistema.

Con la covid19 aun desplegando su impacto en el planeta... ¿qué se está haciendo en las empresas para aprovechar este momento disruptivo? ¿desde qué nivel de consciencia operan sus principales directivos? ¿qué han cambiado respecto a la etapa pre-covid? y -finalmente- quienes no hayan realizado aún ningún cambio ¿por dónde pueden empezar? La respuesta a esas y otras preguntas ocupará las mañanas del viernes 11 (en la Universidad del País Vasco) y sábado 12 (en Tabakalera, San Sebastián) donde tres profesionales senior compartiremos nuestra experiencia entorno a ese tema (Ibon Urretavizcaya, Nice Lazpita y Azucena Vega) bajo la coordinación de Mikel Arrizabalaga. Evento gratuito, previa inscripción.



Teoría U en Tabakalera, San Sebastián: todos los detalles del evento.
Entornos Vuca: volátiles, inciertos, complejos y ambiguos. 

domingo, 28 de junio de 2020

¿Productividad? ¡Confíe en sus trabajadores!



Entreno a una alta directiva. En el organigrama de la compañía solo tiene por encima al Ceo, una mujer a quien no conozco, salvo por las atormentadas referencias de mi clienta. Aunque hace tan solo tres meses que nos conocemos (el tiempo que lleva en la multinacional), la directiva y yo hemos alcanzado ese punto en el que podemos avanzar con rapidez porque hemos cultivado un territorio de confianza.


La velocidad de la confianza



La confianza es un "mediador afectivo" básico para el cultivo de la eficacia en el trabajo. Un mediador afectivo que pulsa en todas las direcciones: pares, jefes y subordinados. La Ceo de la compañía no otorga confianza a mi clienta como tampoco lo hizo en el pasado con las dos profesionales anteriores: diríase que opera desde el paradigma de la desconfianza ocultando información relevante para el desempeño, ralentizando la tarea y propiciando errores (evitables) y esfuerzos (innecesarios).

Puedo imaginar que -como todos- la directora general tendrá una historia en la mochila, algunos traumas del pasado, experiencias amargas y mucha ambición por alcanzar resultados... Puedo imaginar que tiene heridas de guerra que pudieran hacernos comprender su comportamiento disfuncional, pero no puedo aceptar, sin embargo, que desconozca la esencia de un negocio: cultivar relaciones profesionales de calidad que permitan el desarrollo de las personas y la delegación. Un rotundo ganar-ganar en la que la satisfacción y el rendimiento se disparan de manera exponencial.


La confianza -junto con la autonomía
y el conocimiento- derivan en productividad


Sin confianza no se otorga autonomía: los jefes practican la microgestión (control exhaustivo de detalles), ahogan toda área de mejora que pudiera aportar otro profesional y obstruyen la innovación...

La desconfianza profesional en nuestros subordinados tiene consecuencias nefastas para la empresa. La primera, los directivos de mayor rango se convierten en auténticos "cuellos de botella para la compañía" ya que no delegan. La segunda, los subordinados no se desarrollan -y por lo tanto se desmotivan-. La tercera: los procesos se ralentizan, los errores se concatenan y -como consecuencia de todo ello- se intensifica el círculo vicioso de la desconfianza. Por favor, si busca productividad, genere un entorno de confianza. Algún profesional puede no estar a la altura de sus expectativas, pero le sorprenderá la implicación y excelencia con la que trabajan la mayoría.



domingo, 21 de junio de 2020

Feedback y Mejora Continua



"Si la libertad significa algo, será sobre todo el derecho a decirle a la gente aquello que no quiere oír"... La frase aparece junto a la estatua de George Orwell delante de los estudios de la BBC, en Londres.


Parte de mi trabajo en los comités de dirección consiste en aportar feedback lo que significa decirles a los principales directivos de la empresa aquello que no quieren oír pero quizá es necesario cambiar para seguir desarrollando la compañía.



Ciertamente carezco de la totalidad de los datos y mi conocimiento del mundo productivo es limitado. Ahora bien, si nadie pone sobre la mesa lo que no se quiere oír perpetuamos los ángulos ciegos (acaso los errores) y frenamos la evolución de las personas, los equipos y las organizaciones. ¡Bendito feedback! Basado en evidencias y realizado con método, respeto y mesura, es una herramienta de primer orden para la mejora continua de las organizaciones. 




Mis reflexiones cuelgan del hilo de Las tres dimensiones de la libertad, libro diminuto (96 páginas) que la editorial Nuevos Cuadernos Anagrama comercializa al precio de 8,90 euros. Se trata del último volumen escrito por el activista de la izquierda británica y cantautor Billy Bragg (en la fotografía). 

¿Cuáles son las tres dimensiones de la libertad? la franqueza, la igualdad y la responsabilidad, cualidades básicas para la práctica profesional del feedback. La franqueza y la responsabilidad dependen de quien aporta feedback, mientras que la igualdad ha de otorgarla el receptor... En ocasiones puede colocarte tres peldaños por debajo de su estatus en cuyo caso cualquier propuesta de mejora caerá en saco roto (será devaluada-despreciada...).

Las enseñanzas de Germán de Nicolás y Alain Cardon (entre otros mentores) junto con dos décadas de práctica aplicada a las personas en contexto productivo me han permitido construir mi propio estilo de feedback que transfiero en un taller monográfico (presencial) que se realizará el viernes 24 de julio del 2020 en San Sebastián.

La formación se enfoca sobre dos aspectos prácticos. El primero: ¿cómo realizar feedback en las conversaciones   para el desarrollo de los directivos? ¿qué método aplicar para que acojan con receptividad las áreas de mejora? ¿cómo motivar a los profesionales a través del feedback?... El segundo: ¿cómo dar feedback en las reuniones de trabajo de los equipos de manera que se convierta en una herramienta de mejora permanente? ¿cómo aportar valor a la compañía a través del feedback?

Las empresas y los profesionales interesados pueden solicitar información en el email: azucenavega_coach@yahoo.es Plazas limitadas. Estilo Learning by doing. Ameno y participativo.


lunes, 15 de junio de 2020

La industria es parte de la solución



Pocas veces la industria pesada tiene tanto color como la fotografía. Sin embargo, produce bienes y servicios que forman parte del estilo de vida occidental, contribuye al PIB y sostiene la nómina de muchas familias. Entonces... ¿por qué se excluye reiteradamente de los foros sociales de debate sobre el futuro que emerge?

Hay muchos mundos... pero están en este. Por razones que no vienen al caso transito entre la zona alta y baja de las escalas: tamaño de empresa, modalidad societaria (propiedad), sector productivo, y estilo de liderazgo del comité de dirección... Ese conglomerado de experiencia me coloca en la privilegiada posición "testigo" que permite contrastar las teorías académicas de mis maestros, aprender sobre el terreno (donde siempre hay un gramo de verdad) y disfrutar de un amplio abanico de referencias. En una palabra: puedo vivir mi vocación-pasión y pagar facturas. 




En las últimas semanas he participado como ponente, moderadora y observadora en numerosos webinars organizados por el cuarto sector donde han estado representadas las organizaciones no gubernamentales, las universidades y las instituciones públicas. En ningún caso se ha invitado a ponentes del mundo empresarial-productivo...

Si hemos de construir algo juntos, si se pregona a los cuatro vientos el enfoque inclusivo, si se proclama la transición del ego-system al eco-system ¿por qué se excluye al empresariado? Traigo hoy mi reflexión porque me han invitado a participar como ponente en Teoría U Global Forum, organizado por el MIT (Presence Institute) para los días 10 y 11 de julio próximo en tres terminales físicas: Boston, Universidad del País Vasco (UPV) y Tabakalera (San Sebastián). Entiendo que los organizadores traten de colmar las expectativas de sus grupos de interés, y que compartan experiencias realizadas en las universidades y en el propio Impact Hub (Tabakalera), pero sigo preguntándome por qué se excluye la voz de las organizaciones productivas como si nada tuvieran que aportar al futuro que emerge.

He sugerido a los promotores la inclusión de la industria en el evento y contar el devenir de los empresarios durante el confinamiento, sus zozobras cuando los días se convertían en semanas y meses cabalgando sobre la incertidumbre de abrir (o no) las fábricas, de si les alcanzaría (o no) la tesorería, de si tendrían (o no) suministros para producir electrodomésticos, turbinas o ferrocarriles... Me han dicho que lo estudiarán y ... en esas estamos. Ya les contaré.


Post relacionado pinchando aquí.

sábado, 6 de junio de 2020

Naturaleza, Observación y Optimismo



No imagino mayor mérito para un hombre que haber plantado 25.000 árboles en el transcurso de una vida. Es la hazaña de Joaquín Araújo que se considera naturalista siendo científico, activista y escritor.

La Editorial Crítica acaba de publicar Los árboles te enseñarán a ver el bosque, último libro de Araújo que sigue la estela de Darwin o Thoreau, amantes de la naturaleza y escritores.




Araújo desconoce el reciente estudio según el cual gran parte de los ciudadanos padecen secuelas psicológicas por el impacto de la Covid 19, pero el escritor hace tiempo que conoce el remedio para curar el alma de los humanos...

-El estudio se ha publicado esta semana tras haber sido realizado en Reino Unido, España e Italia y sus principales conclusiones son que la población está bajo sock, tiene miedo y desconfía del futuro-.

Al leer el informe me he acordado de Araújo quien en un libro anterior a la covid19 ya dejó escrito : "... Cada árbol en pie es un punto de apoyo para la lisiada humanidad...". En el volumen recién salido de imprenta el escritor afirma: "... El naturalista es un ser afortunado porque a menudo se olvida de su propia identidad. Prestamos atención con tanta intensidad a lo que trisca, vuela, repta, canta que abandonamos al famoso y maldito yo, es decir, necesitamos poca terapia psicológica...".



Video de Joaquin Araújo. Duración 9 minutos.
Artículo  completo sobre el impacto de la Covid19 en la psicología de los humanos. Tiempo de lectura: 2 minutos.

sábado, 30 de mayo de 2020

Aprendizajes luminosos de esta etapa gris



Diez semanas de teletrabajo dan mucho de sí. Ante una circunstancia disruptiva global (la covid19) abandoné el despacho el lunes 16 de marzo lo que me ha hecho transitar zozobras, disfrutar experiencias, mejorar aspectos del servicio que venía prestando e innovar.

Innovar quizá sea lo que más aprecio del confinamiento que aún mantendré cuatro semanas con alguna excepción para dar clases presenciales en el BCC y acudir a un comité de dirección extraordinario respetando los dos metros de distanciamiento interpersonal.



Pasé zozobra temiendo que mi empresa-bonsai se fuera al garete al no poder realizar sesiones presenciales de consultoría en las empresas ni docencia en las aulas. Quizá por primera vez en dos décadas fui consciente de la fragilidad del autónomo (en abril, en Guipúzcoa -como consecuencia de la covid19- se dieron de baja tres de cada cuatro autónomos). Aplicando mis conocimientos de empresa revisé la tesorería, analicé la clientela y puse a punto el equipo. Eso me tranquilizó al mismo tiempo que de manera natural se recuperaba la actividad...

Diez días después del sock volvía a tener jornadas de ocho-diez horas laborales pero ahora a través de  plataformas digitales como Bluejeans, Microsoft Teams, Skype Empresarial o Zoom. Algunas las sugerían los clientes, otras las propiciaba yo y en todos los casos nos íbamos habituando a trabajar con soltura y fluidez líquida a través de la pantalla. Hubo anécdotas entrañables: una de mis clientas de Tolosa (Guipúzcoa) no tenía conexión a internet en el caserío, otra desconocía como funcionaban la cámara y el micrófono... los clientes y yo hemos sorteado todo tipo de dificultades para mantenernos unidos, apoyarnos mutuamente y avanzar... avanzar sobre lo desconocido: ¿cuánto tiempo durará la situación? las sesiones ¿serán igual de eficaces? ¿qué perderemos al no estar físicamente cerca? Muchas incógnitas que hemos ido clarificando con flexibilidad, humor, empatía, ternura... Siento enorme emoción y gratitud hacia las personas con las que tengo el honor de trabajar. ¡Grandes mis clientes!

Trabajar con plataformas sin un soporte papel (analógico), sin poder tocar a las personas, sin la complicidad de un café y sin poder entregar un libro me ha hecho buscar mil maneras de alcanzar al otro ser humano y de aportar "de otra manera". En esa búsqueda incansable de aportar valor a cada sesión y de impulsar el logro de objetivos he terminado por utilizar recursos recopilados durante dos décadas que apenas usaba en formato presencial. Por ejemplo: en la última sesión resultó relevante la propuesta de utilizar algo tan simple y conocido como la matriz swot para analizar (y elegir) una de las dos propuestas laborales que el cliente tenía sobre la mesa.




La matriz swot recoge strenghts (fortalezas), weaknesses (debilidades), opportunities (oportunidades) y threats (amenazas) de una empresa, un proyecto o una opción laboral, como era el caso. En el transcurso de la sesión el cliente fue escribiendo en la pantalla compartida algunas de las reflexiones, hicimos fotografías (pantallazos) y finalmente tomó una decisión sintiéndose tranquilo y seguro. Misión cumplida. Objetivo alcanzado. 

He de reconocer que la tecnología al servicio de los humanos ¡aporta! y me siento agradecida al confinamiento y sus propuestas que ya forman parte de mis herramientas de trabajo. Otro día les cuento otros aprendizajes luminosos de esta etapa gris... 



Artículo relacionado pinchando aquí. Tiempo de lectura 4 minutos.
Webinar sobre el impacto económico de la covid19, organizado por Impact Hub Spain, que tuve el honor de moderar. Video completo pinchando aquí. Duración 60 minutos.
Webinar sobre el impacto de la Covid 19 en el mundo del emprendimiento, organizado por la Fundación Ibercaja, que tengo el honor de ofrecer el miércoles 3 de junio del 2020. Gratuito previa inscripción pinchando aquí.

miércoles, 27 de mayo de 2020

¿Cómo será el trabajo post covid19?



La vida está hecha de tiempo ¡es todo lo que tenemos! El cambio es lo único permanente (Heráclito). No sobrevivirán los más rápidos, listos o fuertes sino los que mejor sepan adaptarse (Darwin).

Tomemos estás ideas como punto de partida y miremos la imagen que ilustra el post. Tiempo ¿qué tiempo? de 12.00 a 13.05 del miércoles día 20 de mayo del 2020. Cinco personas en pantalla, doscientos participantes (Youtube + Zoom), más de una treintena de preguntas en el chat (los promotores lo consideran un éxito)...

Organizado por Impact Hub Spain el formato ha sido webinar ¡puro cambio en acción! al que cada cual le tenemos más o menos fobia, más o menos cariño, más o menos fotogenia y una conclusión provisional: el soporte webinar ha venido para quedarse como saben los ponentes Joan Torrent y Juan Antoni Gimeno -vinculados a la universidad- y Adriana Ciriza -representante del mundo de la innovación social-. Tiempo / Cambio / Adaptación.




El webinar que he tenido el honor de moderar respondía al código ODS8 que bien pudiera ser la contraseña de entrada al futuro o -como es el caso- el Objetivo de Desarrollo Sostenible número 8 que vertebra la inquietud de analizar la realidad económico-laboral-empresarial desde el ángulo de la sostenibilidad. 

Quienes no hayan podido asistir al encuentro (y les atraiga el tema) tiene la posibilidad de asomarse a la grabación (60 minutos) que se encuentra en YouTube pinchando aquí.

El encuentro pretendía dar respuesta a algunas preguntas que en mayor o menor medida todos nos hacemos: ¿Cómo será el trabajo post Covid19? ¿Qué tipo de crecimiento se plantearan las empresas? ¿Qué cabe esperar -exactamente- del next normal? ¿Qué se mantendrá / cambiará / se polarizará? En las empresas... ¿se impondrá la lógica del profit o la del propósito? ¿Las ayudas gubernamentales a la industria darán lugar a una reciprocidad de los negocios hacia la sociedad? ¿Cómo hacer compatible la solidaridad con la realidad presupuestaria y las recomendaciones de Bruselas...? Si fuera conveniente un nuevo contrato social ¿cómo sería? Si el Producto Interior Bruto PIB está cuestionado... ¿cuál ha de ser el indicador por el que se oriente la economía?  (*)

Les confesaré que pese a la buena gestión del tiempo, la voluntad de los ponentes y su conocimiento experto, lejos de resolver estos dilemas hemos creado algunos más y quizá está bien porque como ha dicho Alberto Alonso (Ceo at Impact Hub Spain y hoster del evento) estamos en rodaje... aprendiendo la "nueva realidad".


(*) Otros indicadores (aportados por uno de los participantes): Gross National Happiness (GNH)Genuine Progress Indicator (GPI)Human Development Index (HDI)The Happy Planet Index (HPI)The Boston Indicator ProjectThe Glasgow Indicators Project


Noticia relacionada con el PIB.
Repensar el "crecimiento continuo".

domingo, 24 de mayo de 2020

¿Qué cambia y qué permanece tras la covi19?



La historia es una sucesión de apocalipsis tras los que desaparece un modo de vida, afirma la Premio Nobel de Economía y profesora del MIT Esther Duflo. 

La pandemia -entendida como el apocalipsis del 2020- proyecta su larga sombra en años venideros y por lo que al mundo de la empresa y el emprendimiento se refiere cabe preguntarse ¿qué sobrevivirá y qué cambiará? Personalmente también me inquieta saber hasta qué punto habrá una "nueva normalidad" que recuerde (en alguna medida) el mundo que hemos conocido hasta ahora.




China reconoce afrontar desafíos sin precedentes. La Unión Europea afirma transitar por territorios inexplorados. Los expertos confiesan que hemos de prepararnos para lo inesperado mientras los investigadores más honestos reconocen no saber hacía dónde evolucionará el planeta... En este marco referencial la Fundación Ibercaja (programa Emplea-T y Emprende) me ha invitado a un webinar en el que trataré de aportar las "lecciones aprendidas" en los comités de dirección y clientes-empresa con los que he estado en el fragor de la batalla desde la segunda semana de marzo hasta hoy. Sin duda se trata de una pequeña muestra aleatoria y subjetiva que pongo al servicio de los emprendedores ávidos de luz al otro lado del túnel. 

Aunque los promotores desean que me explaye durante sesenta minutos, solo tomaré la mitad del tiempo ya que lo interesante son las preguntas que los participantes podrán formular a través del chat y que trataré de responder en mi modestia de guisante. 




Por si usted no puede asistir al encuentro del próximo 3 de junio sintetizo algunas de las ideas-fuerza del webinar. Primero: recordar la fuerza del concepto glocal (global + local). Aunque nuestra pyme esté ubicada en un pabellón industrial en Figueruelas (Zaragoza) hemos de manejar información relevante y global de nuestro sector así como analizar algunas tendencias y estudios de mercado. Segundo: durante la covid19 los negocios han transitado por cinco fases: resolver , resistir, vuelta a la fábrica, reimaginar y reformular. Las fases cuatro y cinco (reimaginar y reformular) son apasionantes porque buscan abrir ventanas de oportunidad y si no encuentran ¡habrá que pintarlas! 

Dado que los promotores del evento tienen especial interés en promover el emprendimiento en su área de influencia citaré a algunos de los ideólogos contemporáneos que inspiran mi propio trabajo de consultoría: Christian Felber, Frederic Laloux y Otto Scharmer (MIT). 

Finalmente no dejaré de repetir una certeza que orienta mi proyecto emprendedor: haz un trabajo que ames o -en su ausencia- ama el trabajo que haces y -en cualquier caso- permanece en contacto con el universo.


Información completa e inscripciones pinchando aquí.

miércoles, 20 de mayo de 2020

Sin humildad no hay aprendizaje



Los profesionales junior harán bien en ocuparse de aprender comportamientos y habilidades que les permitan ser felices en sus propios términos y alcanzar objetivos profesionales. El aprendizaje precisa de un componente esencial ¡la humildad!


Los profesionales senior harán bien en desaprender comportamientos y certezas que -habiendo sido útiles en algún momento de su trayectoria laboral- quizá ya no sean eficaces. Desaprender precisa escuchar e incorporar nuevas maneras de hacer las cosas más allá del propio estilo de liderazgo. Desaprender exige un componente esencial... ¡humildad!


Artículo relacionado:
La victoria de los directivos humildes

sábado, 16 de mayo de 2020

Éxito: poder vivir de tu pasión



Algunas personas dejan huellas, marcas en el camino, que permiten orientarse en la neblina existencial. Cuesta encontrar referentes cuya aportación inspire el avance y alumbre la negrura de las transiciones, pero cuando descubres uno es un día feliz en el que sacas el cofre de los tesoros, el cuaderno de la magia y el lápiz desgastado para anotar un par de frases que -siendo brújula- te permiten alcanzar el norte a tu modo y manera...




Hoy he sacado el cofre de los tesoros, el cuaderno de la magia y -sobre todo- el lápiz desgastado para capturar cuatro ideas que forman parte de los apuntes biográficos que recoge la prensa tras la muerte del pintor Juan Genovés. 

El abrazo, símbolo de la Transición
"Mi equipo eran los perdedores". Juan Genovés


La primera, que a los 89 años estaba activo, algo que deseo para mí: no jubilarme y -en mi modestia de guisante- no dejar de aportar a la sociedad. La segunda, que a pesar de su grandeza artística rehuía el reconocimiento y vivía sin poses de ningún tipo. La tercera, que se dedicaba casi en exclusiva a su oficio (la pintura) siendo su máxima felicidad subir los 18 escalones que llevaban a su estudio. La cuarta -última y más inspiradora para mí- su definición de éxito: poder vivir de tu pasión.


Artículos relacionados:
Muere Juan Genovés
Sobre Juan Genovés
Gente que he conocido...
Documental sobre Juan Genovés
El abrazo, símbolo de la Transición

domingo, 10 de mayo de 2020

Todos juntos... o no sale nadie



Ante la brutalidad de informaciones que nos asaltan, los profesionales mostramos desigual receptividad a las noticias que escuchamos. Es algo que me sorprende. Por ejemplo, observo que en general somos tremendamente porosos ante las cifras del paro, cierre de negocios y bajada del producto interior bruto, datos que los ciudadanos absorbemos como esponjas cuando en realidad nuestro margen de maniobra tiende a cero. Por contra, hacemos oídos sordos a los datos que (siendo también relevantes) podemos mejorar. ¿Por qué reaccionamos de este modo?

No tengo una respuesta, sólo una hipótesis obtenida de la observación y el análisis. Hipótesis que someto a su escrutinio.




A diario publico en Linkedin, red profesional donde me asomo para pulsar el latido de los negocios y el vaivén de mi sector. La mayoría de mis posts cosechan una media de 2.000 visualizaciones, 25 likes y 10 comentarios. La mayoría. Ahora bien, tengo una clamorosa excepción en un post que sólo tiene 200 visualizaciones, 3 likes y 0 comentarios. ¿A qué se refiere? Alude a uno de esos temas cuyo margen de maniobra está en cada uno de nosotros y que sin embargo obviamos escuchar. 

Gallup analizó el compromiso de los trabajadores con sus empresas y exploró 140 países. España quedó en el puesto 134 con un exiguo 6% de profesionales comprometidos con su compañía. El informe vinculaba compromiso con productividad y no hace falta ser un experto para darse cuenta del impacto que este dato tiene en los resultados empresariales ni en la economía de nuestro maltrecho país.




Hoy leo en The New Work Times un artículo del economista Mohamed A. El-Erian en el que apela al incremento de la productividad como elemento esencial en la recuperación post coronavirus. De no producirse -afirma el experto- el crecimiento de la economía global será débil y poco inclusivo lo que a su vez repercutirá en la desigualdad, la inestabilidad política y el alboroto de los mercados financieros. Como ciudadanos de un solo mundo... ¿a qué esperamos para ponernos en marcha desde nuestro pequeño o gran cuadrilátero aportando lo mejor de nosotros mismos, también en productividad?



jueves, 7 de mayo de 2020

Liderar en tiempos de adversidad



Tengo el honor de participar en algunos comités de dirección. Además entreno a profesionales que aspiran a integrar los máximos órganos de gobierno de las empresas. Gracias a esta posición testigo he descubierto que la alta dirección es un juego apasionante y arriesgado si se olvida lo obvio: que otros abrieron senda antes de que llegásemos nosotros (y les debemos gratitud), que algunos penden en su desarrollo de nuestra cordada (y hemos de animarles) y que la totalidad de la plantilla nos mira desde abajo porque anhela orientación.




La vida pende de infinitas cordadas a las que pertenecemos. El enfoque sistémico de la existencia recuerda que somos parte de un linaje (una saga) de la que somos pura actualización y potencial: constelaciones familiares con sus secretos, lacras y bondades que se integran en lo que la psicología del trabajo denomina "entorno social".

La vida pende de infinitas cordadas a las que pertenecemos. El enfoque sistémico de las empresas entiende que formamos parte de un todo integrador que nos precedió y continuará cuando hayamos dejado la compañía. En el intermedio solo cabe ser consciente de que pendes de otros y de que muchos dependen de ti: hay que pegarse como una lapa a la roca de la responsabilidad porque la caída libre (muerte empresarial) aguarda en cualquier recodo del camino. El concepto clave es el trabajo en equipo (del que soy una entusiasta promotora) lo que se traduce en colaborar.




Ser equipo es mantener la mirada en la cima (el objetivo), las manos aferradas a la roca (la tarea), la atención plena en el aquí y el ahora, la cuerda firme para sostener a otros y flexible para modificar la trayectoria. Ser equipo es sentir la adrenalina que precede al peligro y evitar que se produzca y tener el valor de pedir ayuda cuando lo necesitas (humildad) y darla a quien la precisa (generosidad).



Otros post relacionados:
Liderar en remoto I
Liderar en remoto II
Liderar en remoto III
Hay salida: la inteligencia colectiva
¿Cómo reinventar las organizaciones?
La reconstrucción hay que prepararla ¡ahora!

martes, 28 de abril de 2020

¿Cómo reinventar las Organizaciones?


Cada seis semanas viajo a Londres y eso mantiene mi pulso cosmopolita. Es cierto que aprovecho para trabajar, pero sobre todo para convivir con mi familia, saludar a Turner en the National Gallery, acariciar los árboles de Kew Gardens y pasar una mañana de librerías en el Soho.


Ya no lo hago y -aunque no sé cuando será posible viajar en avión sin restricciones- me niego a escribir en pasado. Volveré: mi hija vive en Londres, el acer japonés que plantamos sigue en su jardín y las pequeñas tiendas de barrio satisfacen las necesidades básicas que durante semanas esperan en la lista de shopping in London. 




En octubre Performance Consultants organiza en Londres  un workshop con Hetty Einzig, durante años partner de John Whitmore -uno de los fundadores del coaching empresarial- con quien me formé en el año 2002. Aún no tengo resuelto cómo me desplazaré por la city (el metro se me antoja una caja de patógenos) pero me gustaría asistir para reinventar mi profesión. De alguna manera es el desafío al que grandes y pequeños negocios se enfrentan en estos momentos: ¿cómo reinventar las organizaciones?

No bastará con el titánico esfuerzo de realizar lo que venía funcionando y no alcanzará con el enfoque superficial al que estábamos acostumbrados, tendremos que unir los puntos, es decir: ¡conectar las causas con los efectos! y clarificar qué es medio y qué es fin. En una palabra: nos veremos abocados a buscar honestamente la raíz de las dificultades para solventarlas. 

Thinking Big. Dreaming Big. Los desafíos hay que analizarlos algunos niveles por debajo de su apariencia: dos o tres escalones por debajo el lugar donde emergen los síntomas. 

Para conectar los puntos apelo a la responsabilidad y la consciencia, principios rectores del coaching transpersonal en el que me he forjado como profesional senior durante los últimos dieciocho años y ahora quiero reinventar. Ir al fondo de las cuestiones permitirá conectar con la esencia: mimar la calidad de lo que hacemos, poner a las personas (de verdad) en el centro de la ecuación, y vivir con menos porque se vive mejor.


La raíz de los dilemas suele estar 
dos niveles por debajo de los síntomas



Estos días de confinamiento sirven para reconectar con el propósito, esa orientación que da sentido a nuestras actividades. El confinamiento también permite estudiar informes macroeconómicos  y practicar la paciencia ya que tenemos por delante un largo recorrido cuyas primeras tres etapas apenas transitamos: golpe inicial, supervivencia  y retorno a la actividad. Lo que nos espera en el horizonte es integrar las "lecciones aprendidas" y aceptar un nuevo marco de referencia que ofrecerá oportunidades y exigirá renuncias. El tiempo es ahora y el desafío nos alcanza. 



La calma y la calidad, en el centro de la estrategia, artículo publicado en Expansión en el que se sugiero la filosofía slow down para impulsar negocios rentables. Si no analizamos las causas que nos han traído al desastre, lo repetiremos, afirma el neurólogo y psiquiatra Boris Cyrulnik. El confinamiento muestra que somos capaces de vivir con menos, Christian Felber, ideólogo de la Economía del Bien Común.

jueves, 23 de abril de 2020

Liderar en Remoto III




Quienes acompañamos a las organizaciones durante la crisis económico-financiera del 2008 acumulamos resiliencia para la que vivimos en el 2020. Junto al aguante del corredor de fondo, también atesoramos experiencia, una pizca de conocimiento y algo de la sabiduría que emerge del sufrimiento compartido.

Siendo cierto que ambas crisis difieren en su origen, alcance y corrección y que las comparaciones son odiosas, la particular historia de cada profesional registra como un sismógrafo algunos aprendizajes que contemplados con mesura pueden ser de utilidad. Por ejemplo, durante las crisis los expertos son necesarios pero los sabios marcan la diferencia en el devenir de las organizaciones. Consultores sabios y líderes genios. ¿Genios?




Los líderes genios atisban oportunidades donde otros solo ven abismo, catalizadores del cambio obsesionados por transformar la realidad, visionarios con la pupila clavada en el horizonte del mañana mientras encarnan un modelo referencial de coherencia, comunicación, apoyo a sus equipos y coraje para tomar decisiones on time con frecuencia indispensables, no siempre populares. La contraparte de los líderes genios son los líderes gobernantes también eficaces salvo si derrapan del lado del miedo y ceden a la practica del control exagerado y la micro-gestión de personas y proyectos.  Ambos se centran en la tarea pero difieren en el approach: el líder genio clava su pupila en el potencial que anida en el futuro hacia el que se encamina y está dispuesto a reinventar la realidad. El líder gobernante no pierde de vista el pasado (business as usual) y se centra en las limitaciones del presente.

El último Informe Mckinsey dibuja para las organizaciones productivas cinco niveles (etapas) de intervención ante la crisis 2020 que  -de alguna manera- han de ser contempladas simultáneamente: resolver, resistir, volver, reinventarse y reformular la organización y el liderazgo. Trabajo con líderes obsesionados por establecer sistemas de medición de la productividad de los empleados en teletrabajo (resolver-resistir-volver). Trabajo con otros que mientras ajustan la tesorería y cuidan a los clientes incluyen en su agenda la reinvención y reformulación del modelo organizacional y estilo de liderazgo de la compañía. 





No tengo la menor duda de qué empresas saldrán reforzadas de la crisis 2020. Tampoco de la milla extra que ahora mismo están corriendo los líderes mago que -sobreponiéndose al desconcierto y la inercia- avanzan valerosos hacia el porvenir. Quiero estar cerca de ellos porque les veo exhaustos y porque muestran el camino por el que será posible construir la "nueva" normalidad (next normal). Continuará.




Lider Mago, artículo escrito por Inmaculada Urrea. Umberto Maturana, Premio Nacional de Ciencias: "... Según cómo llevemos el presente, irá apareciendo el futuro...". "... Si tengo actitud de aprovecharme de la situación de otro para mi beneficio personal, genero un espacio de desconfianza...". David Quammen, divulgador científico, considera la pandemia una "medida correctora": somos demasiados en el planeta y hemos de revisar nuestra manera de vivir... ". Post relacionado: La reconstrucción hay que prepararla ahora. Foto de Tim Flach. 


viernes, 17 de abril de 2020

Liderar en remoto II



Escribo desde la trinchera, en mi casa, donde sigo dando apoyo a líderes y equipos de todos los sectores con los que vengo trabajando en los últimos veinte años. Es una trinchera cómoda y concurrida que me permite estar en contacto con realidades diversas de las que aprendo y a las que dicen que aporto. Hoy no dispongo de mucho tiempo para escribir, así que iré al grano: ¡Ponga un camaleón en su vida! Veamos por qué.




El camaleón puede vivir en libertad y en cautiverio. Nosotros (ahora mismo confinados) también aunque... ¡no es lo mismo! Cuando el camaleón intuye una amenaza muta el color de su piel para confundirse con el paisaje y esquivar a los depredadores: su adaptabilidad es extraordinaria, digna de admiración. Además lo hace de una manera casi inmediata sin que el complejo y tortuoso proceso mental de los humanos ralentice su mutación ¡es más rápido que nosotros en la toma de decisiones! Sus cambios son adaptativos ya que provienen de las circunstancias exteriores que no controlan... Los humanos debiéramos ser capaces de adaptarnos a entornos hostiles como el que vivimos y también de imaginar escenarios positivos abordando cambios intencionales ¡porque sí! por el puro placer (y propósito) de evolucionar, crecer, explorar, innovar...

Estos dos movimientos son los que se corresponden en la empresa con la fase de supervivencia (en la que nos encontramos en abril 2020) y la que habrá que abordar con posterioridad (reconstrucción / reinvención).

Además este reptil mutante y colorido es capaz de ver lo que ocurre al norte, sur, este y oeste. Su fabuloso globo ocular permite un giro de  360 grados equiparable a la "escucha sistémica" de los humanos. La mirada global del camaleón ha asegurado la supervivencia de la especie que -de otro modo- hubiera desaparecido del planeta... una lección magistral de cálculo de riesgo...


Adaptación al cambio  y Agilidad
Alerta permanente y Mirada Global


¡Ponga un camaleón en su estrategia empresarial! lo que podríamos traducir como sea flexible, adaptativo y -al mismo tiempo- prevea escenarios de oportunidad donde los cambios intencionales le lleven más alto, más lejos en el presente y en el futuro.

¡Ponga un camaleón en su comité de crisis! e integre la capacidad de intuir amenazas improbables (como la que vivimos). Curiosamente solo una organización, Wimbledon, contrató durante años un seguro anti pandemias por el que pagaba dos millones de libras anuales. Fueron tildados de locos pero en el ejercicio 2020 han salvado la cuenta de resultados...

¡Ponga un camaleón entre sus directivos! para tomar decisiones en tiempo real antes de que la velocidad de los cambios, la mutación de los escenarios y las circunstancias ajenas a su control amenacen la viabilidad de su empresa. Continuará.



Recursos que permiten profundizar en algunos aspectos citados. UNO: Orkestra, Informe II La investigadora Edurne Magno incide en dos fases: la primera basada en la capacidad de reaccionar y adaptarse a la crisis. La segunda, la capacidad de renovarse y prevenir crisis futuras lo que implica: reorganizar las actividades y relaciones con los actores anteriores a la crisis + generaciones de nuevas actividades (innovación) + alianzas público-privadas. DOS: Algunas recomendaciones del World Economic Forum... pinchando aquí ¿Cómo sostener / apoyar/ desarrollar/ acompañar a tu equipo trabajando en remoto? TRES: Lideres en tiempos de pandemia y después... un artículo de Andy Stalman.