domingo, 26 de febrero de 2017

Mujeres que corren con lobos



Cada vez que una mujer alcanza la cima de su oficio coloca una piedra en el sendero del triunfo profesional, aún difícil para media humanidad. Coloca una piedra con un triple efecto dominó: se convierte en un modelo referencial para las generaciones presentes y futuras; testifica que ¡es posible!, y equilibra la balanza del talento del lado de quien lo posee con independencia de que sea hombre o mujer.

Algunas mujeres se convierten en iconos, como Erica Jong (en 1973) cuando publicó Miedo a Volar del que se han vendido 23 millones de ejemplares en 40 idiomas. La escritora influenció mi juventud, también mi madurez -cuando leí su exitoso Miedo a los Cincuenta-, e intuyo que inspirará mi vejez con el libro que saldrá a la venta en marzo de 2017: Miedo a morir (editorial Alfaguara). 

Otras muchas mujeres han sembrado el camino de piedras blancas -o huellas en el sendero- y algunas las tenemos tan cerca ¡que emociona!

Marian Sierra -propietaria de la empresa TAG Troqueles- e Isabel Busto -directora general del Grupo I68- recibirán el próximo día 9 de marzo en el aquarium de San Sebastián los premios ASPEGI correspondientes a la mejor empresaria (*) y mejor directiva respectivamente. Tengo el honor de haber trabajado con ambas y de reconocer en estas profesionales algunos rasgos inspiradores que aplico a mi propia carrera en los momentos de flojera. 




La trayectoria de Marian e Isabel pudiera titularse como el libro de Clarissa Pinkola Estés, Mujeres que corren con lobos, ya que su biografía ha estado jalonada de dificultades que les han obligado a fortalecer la musculatura de combate por la supervivencia y el bienestar propio y de los suyos (hijos) lo que con frecuencia se convierte en un potente motivador para levantar el día a día de la fábrica (Marian) y el despacho (Isabel).

Uno de los equilibrios que más admiro en ambas es el que mantienen entre feminidad-vulnerabilidad-fortaleza al sostener el timón de la nave empresarial con criterio, estrategia, coraje y lucidez.

En la entrega del premio estará otra mujer-referente, Arantxa Tapia, consejera de Desarrollo Económico y Competitividad del Gobierno Vasco, así como el diputado General de Guipúzcoa, Markel Olano, y el alcalde de San Sebastián, Enejo Goia, y estarán sobre todo ellas -las protagonistas- rodeadas de un puñado de amigos. ¡Ojalá nos veamos el día 9 de marzo de 2017 en el aquarium de San Sebastián para celebrar y compartir! 



(*) Junto con Marian Sierra e Isabel Busto también será galardonada la empresaria Contxu Uzkudun, de Minimil.


lunes, 20 de febrero de 2017

El lider impacta en la motivación del equipo



La empresa es uno de los nueve puntos de acupuntura que propone la Teoría U para sanar la tierra, abordar el punto de ciego del siglo XXI y liderar desde el futuro que emerge.

El punto ciego del liderazgo es la consciencia y el punto ciego de las empresas es liberar el potencial de los equipos  en cuyo entrenamiento estoy volcada desde hace quince años y constituye una sana obsesión. ¿Obsesión? ¿Sana Obsesión? Si, porque me permite constatar que la construcción de equipos transforma las organizaciones productivas.

La empresa como un punto de acupuntura que propicia liderar el futuro que emerge + la creación de equipos como palanca del cambio intencional, son los ejes sobre los que pivotan mi tiempo y energía ya que entroncan con mi vocación de "agente del cambio".

En este marco referencial entreno a lideres y equipos en las propias empresas, sobre las propias tareas que les atañen, acompañando procesos reflexivos que propician certeros diagnósticos de situación y toma de decisiones con un liderazgo compartido y transformacional que desarrolla a los profesionales y agiganta los resultados que se alcanzan "más rápido y mejor" en palabras de Joan Navarra -general manager en AISI- quien participa activamente en el curso que imparto en Bilbao-.  


  



"Los profesionales dan más y más rápido"  -afirma Joan- y añade: "... he comprendido que los líderes nos convertimos en factores de motivación extrínseca para nuestros compañeros y estoy decidido a influir positivamente en el ánimo de los trabajadores porque yo me iré, pero ellos quedarán y la actividad de la fábrica seguirá adelante...".

Aunque solo conozco a Joan desde el pasado mes de noviembre -cuando comenzó el curso en Bilbao- compruebo su rápido aprendizaje e integración conceptual de lo que abordamos. Por ejemplo: que si bien la aptitud (conocimiento) suma, la actitud (motivación) multiplica,  o también que la motivación puede ser intrínseca (depende 100% de uno mismo) o extrínseca (depende de factores diversos, entre los que se encuentra nuestro jefe directo).  Dado que ocupa un rango alto en la pirámide organizacional está decidido a ser un factor motivacional extrínseco positivo para sus compañeros.  

Cuando los alumnos y yo nos despedidos alguien recuerda que en liderazgo es realmente práctico aplicar un concepto que vimos hace un par de meses: primero hay que fluir (estar bien con uno mismo) para poder confluir (con los demás) e influir en la empresa. Fluir + Confluir + Influir. Hermoso mi oficio y ¡grandes mis compañeros de viaje!

  

martes, 14 de febrero de 2017

¿Qué es la felicidad?


Hoy tengo que "mediar" en tres conflictos que implican a un total de ocho personas de una prestigiosa entidad vasca. Ya sobre el papel el encargo resulta "espinoso".





He preparado el contexto, las normas, los tiempos y el lugar de los encuentros pero... no sé como proteger el alma para que no quede maltrecha al final de la jornada, porque me veré obligada a presenciar algunas miserias del ser humano y cierto dolor innecesario.

Antes de acercarme a la empresa abordo mi sesión de gimnasia meditativa y leo que la felicidad consiste en la capacidad de afrontar dificultades y sobreponerse a ellas. Finalmente me centro en los abdominales.


sábado, 11 de febrero de 2017

Liberar "sufrimiento innecesario"



Fin de semana trabajando con profesionales en la Construcción de Equipos para la Transformación de las Organizaciones ¡mi pasión!



Teoría aplicada a "casos profesionales" que mueven / conmueven a las personas en las organizaciones productivas. Y el latido de mi vocación que se dispara porque una y otra vez emerge mucho "sufrimiento innecesario" atrapado en las empresas.

Aunque cansada (casi agotada), regreso a San Sebastián muy contenta y agradecida del lujo de tener un trabajo en el que dar y recibir, enseñar y aprender bailan, fluyen y se convierte en uno.


martes, 7 de febrero de 2017

El río que nos lleva



En el centenario de su nacimiento releo a José Luis Sampedro, admirable humanista cuyas "marcas en el camino" orientan la dignidad en el vivir y trabajar.

Busco una imagen y solo encuentro fotografías de los ultimísimos años del que fuera académico de la Lengua, escritor y catedrático de economía, además de heterodoxo nadador a contracorriente del pensamiento dominante y voz alzada contra las injusticias.

Ninguna fotografía de Sampedro con cincuenta, sesenta o setenta años -ya miembro de la Real Academia-... como si la imagen de la triste figura del hidalgo Sampedro no hubiese existido hasta el último suspiro que recoge el libro póstumo titulado La vida perenne.




Leo a Sampedro en el avión mientras me dirigo a una multinacional; me asomo a sus páginas cuando me encamino en tren a una empresa familiar; y absorbo su filosofía existencial en cafetines en los que reposo en medio del combate. Finalmente tomo como propia su definición de economía "... La economía es una ciencia social destinada a resolver la pobreza...". 



La vida entendida como un río
y la escritura como una forma de vivir.


Levanto al vista del libro y suspiro profundamente ¡gracias José Luís! te siento cerca. Antes de entrar en la fábrica de Tolosaldea -donde hoy trabajo- aun me alcanza el tiempo para leer: "... los ideales de nuestro tiempo han quedado reducidos practicamente al éxito económico...". Paso el control de seguridad, me cuelgo el identificador de "visitante" y me calzo los zapatos de punta dura. ¡Allá voy Sampedro! ¿O será San Pedro?



jueves, 2 de febrero de 2017

Ridícula Rigidez



Persisto en el empeño de utilizar transporte público siempre que me resulta posible. Ayer -que trabajaba en Irún, Guipúzcoa- viajé en metro y tomé una fotografía a Plácido Allende, ingeniero de minas y gestor empresarial.


La estatua tenía mucho polvo y -mientras esperaba que saliera mi convoy- me dio por pensar en la similitud con algunos profesionales: hieráticos y con aspecto polvoriento aunque lleven traje plusmarca... ¡Es un decir! no pude evitar una pícara sonrisa cuando una paloma le rindió honores... ¡crazy!


miércoles, 1 de febrero de 2017

Del lado de la esperanza



Todas las mañanas decido "caerme" de la cama
del lado de la esperanza,


aun cuando con frecuencia me doy un coscorrón
en mi trabajo de apoyo al cambio organizacional. 



Pero... ¡Persisto!