miércoles, 23 de enero de 2019

Retrato de una sociedad acelerada



El principal riesgo laboral es no tener trabajo porque a la fragilidad económica se suma el riesgo de exclusión social sensación tan dolorosa como un cólico. El segundo riesgo laboral que afrontamos en el siglo XXI es el miedo a la pérdida del empleo -especialmente superados los cincuenta años cuando la probabilidad de ser contratado desaparece de la estadística-. Ambas reflexiones empujan a los trabajadores a prolongar las jornadas laborales en un frenético y acelerado esfuerzo por colmar las expectativas de jefes sometidos a la presión de la propiedad obsesionada por el incremento del Ebitda. 

Las semanas de sesenta horas laborales son habituales en muchos sectores industriales y la sensación cotidiana en el trabajo se asemeja a subir el Himalaya sin sherpas ni oxígeno. La situación se torna insostenible en la llamada “sociedad del cansancio” sobre la que ha escrito reiteradamente el filósofo y ensayista surcoreano Byung-Chul.




Resulta urgente repensar nuestra existencia dando paso a nuevas maneras de vivir y trabajar, acaso retornando al espíritu de la aldea: ese lugar en el que las personas se conocen y respetan, se apoyan y sostienen y (en definitiva) son capaces de soñar un futuro mejor y para todos.

domingo, 20 de enero de 2019

Liderazgo: Romper las "ideas limitantes"



La niña sin miedo será la mujer sin miedo a perseguir sus metas hasta alcanzarlas. Sabido es que nadie pone alfombra roja al logro de los demás y con facilidad podemos imaginar que la niña encontrará obstáculos en el camino que -si no acaban con ella- la harán más fuerte (Sun Tzu en El arte de la guerra).

Entre los obstáculos internos topará con ciertas "creencias limitantes" transferidas por su entorno social (familia, nivel económico, círculo educativo, amistades, ideologías...). Las "creencias limitantes" son genuinas anclas neuronales que pesan como bolas de preso atadas al frágil tobillo de la niña-mujer-anciana. Sólo podrá liberarse si no tiene miedo a fracasar ni a triunfar y sabe tratar a los dos impostores por igual.


Ver las imágenes de origen


El concepto "creencias limitantes" ha sido ampliamente desarrollado por la programación neurolingüística (PNL) con autores como Richard Bandler y John Grinder (California). El concepto "entorno social" ha sido desarrollado por Kurt Lewin en la Universidad de Berlin y transferido a todos los departamentos de psicología social y del trabajo del planeta.

El peso que adquieren el entorno y sus creencias se cuela en nuestro inconsciente y su estribillo suena así: no eres creativa... el dinero no crece en los árboles... nunca llegarás a nada... eres fea... no serás feliz si no te casas... no tienes suficiente talento y -sobre todo-: ¿quién te has creído que eres para...?

La saltadora de obstáculos (reales e imaginarios) que es la niña-mujer-anciana que no tiene miedo alcanzará finalmente algunas metas mostrando al mundo que ¡es posible! y con un poco de suerte se convertirá en un modelo referencial cuya influencia generará un impacto positivo en otras niñas-mujeres-ancianas que responderán al "efecto llamada" impulsando un círculo virtuoso que irá cambiando el entorno y sus creencias.

De eso va el "liderazgo en femenino", eje central del curso de verano que me ha encargado la Universidad del País Vasco y que impartiré en 2019:  romper algunos techos de cristal internos que portamos de manera inconsciente, provocar que emerjan a la consciencia, transformarlos en propulsores y ¡avanzar, avanzar, avanzar! Post relacionado: En el liderazgo no cabe el miedo.


domingo, 13 de enero de 2019

Entre la prudencia y el coraje ¡la prevención!



Llevo buena parte del domingo tecleando mi intervención como anfitriona en la VIII Edición de los Premios Aragón con la Prevención el próximo miércoles 30 de enero de 2019 en Zaragoza. 

Aunque las instituciones representadas identifican la prevención de riesgos laborales con el cumplimiento de la normativa vigente, también se abren a otras propuestas. Por ejemplo, en la pasada edición el psiquiatra Javier García Campayo disertó sobre el estrés y la ansiedad como crecientes riesgos laborales en la sociedad contemporánea.

Aunque mi ponencia tendrá una duración de veinticinco minutos, lo vivo como una eternidad sobre un espacio que desconozco siendo observada por autoridades , empresarios, directivos y periodistas.

Así que escribo, ensayo, repaso, corto, pego, coloreo y concluyo que la prevención es un cruce de caminos entre la prudencia y el coraje.


Ver las imágenes de origen


La prevención asume que habrá un mañana y trata de construir las condiciones que lo hagan llevadero. La prevención integra la prudencia como guía en la toma de decisiones y -si no cae en la complacencia de los tiempos de bonanza- nos acompaña en los riesgos que asumimos si queremos evolucionar como profesionales o como empresa.

En el cruce de caminos entre la prudencia y el coraje emerge la prevención que si está muy atenta escuchará las señales bajas que nos alertan de peligros potenciales antes de que suenen las doce campanadas, se desintegre la calabaza-carruaje, perdamos el zapato de cristal y nos transformemos en una Cenicienta descalza. Continuará.


miércoles, 9 de enero de 2019

En el liderazgo no cabe el miedo



La Universidad del País Vasco me ha encargado un curso de verano. Aunque pudiera parecer algo banal, se trata del cumplimiento de un sueño antiguo: dar clases en la universidad donde me licencié en el año 1984. Estoy contenta y agradecida. 

Por razones que desconozco han pensado que puedo transmitir conocimiento y experiencia relevante en el ciclo Mujer y Liderazgo y -aunque huyo de todo tipo de etiquetas- ¡acepto la propuesta!

La parte burocrática de una institución docente es siempre farragosa, así que pido ayuda a mis amigas Esther y Miren que lo harán de maravilla. Pero el titulo, contenido y objetivos de mi intervención me pertenecen y -como los plazos acucian- me pongo con ello siendo ustedes los primeros en conocer las ideas germinales que iré puliendo (y documentando) durante los próximos meses.


Ver las imágenes de origen


La niña sin miedo es el título de la escultura de Kristen Visbal, situada frente a la fachada de la Bolsa de Nueva York como contraparte a la escultura de un toro percibido como la representación simbólica del dinero. Lo que importa es el título de la escultura y la actitud de la criatura frente al mihura, la nieve o el acoso fotográfico de los turistas. En el liderazgo no cabe el miedo, acaso la responsabilidad y la calibración del riesgo necesario para alcanzar la meta que te propones.

La escultura fue encargada por uno de los fondos de inversión más potentes del mundo, State Street Global Advisors, con la pretensión de que llamase la atención sobre la escasez de mujeres en la cúpula de las finanzas. De hecho, el prestigioso IESE Business School promueve un programa centrado exclusivamente en la formación de mujeres que aspiren a integrarse en los Consejos de Administración de las empresas -en 2019 un minúsculo porcentaje-.

La niña sin miedo será la mujer sin miedo. El coraje alimenta el tesón para persistir en el empeño de conseguir una licenciatura, un salario acorde con las aportaciones de valor que se realizan a la empresa, la presencia en un consejo, la dirección de un máster, o la exitosa gestión de un negocio de costura. La ausencia de miedo es el primer eslabón del liderazgo. Hay más, por eso este post continuará. 



(*)  El curso se desarrollará en el Palacio de Miramar (San Sebastián) durante el verano. La presentación de los cursos y  apertura de matrícula será en abril de 2019.

lunes, 7 de enero de 2019

Las "islas de información" dañan la empresa



Me contratan para transformar las organizaciones. Entro en las estructuras como una abeja polinizadora. Encuentro "islas de informacion", personas que tienen mucho conocimiento y experiencia del producto, del mercado, de clientes y proveedores pero que no lo transfieren a otros profesionales y departamentos.

Supongo que la información otorga poder, pero se torna una práctica perniciosa para la totalidad de la colmena.

Las islas colapsan el flujo de información necesario para consolidar y expandir el negocio. Lo sabía Sun Tzu quinientos años antes de Cristo. ¿Por qué seguimos tropezando en la misma piedra?

jueves, 3 de enero de 2019

La perspectiva mágica de la realidad



Ver las imágenes de origen

Acabo de ver "El regreso de Mary Poppins" y aunque me encantaría decir lo contrario ¡me ha decepcionado! Quizá porque mis expectativas eran altas. Tal vez porque la crítica cinematografica de María Tausiet -en la sección cultural de El País- ponía el film literalmente por la nubes de las que desciende el personaje literario creado por la escritora P.L. Travers, cuya primera versión data del año 1964 cuando fue llevada al cine por Walt Disney.

El largometraje es hermoso, tiene ritmo -aunque se ralentiza en la parte musical- y alcanza cierto climax estético en el baile nocturno de los faroleros.

Mary Poppins parece un poco rígida y levemente narcisista aunque llena de magia para volar, hacer hablar a los objetos o transformar una bañera en un océano habitado por barcos, piratas, peces y patos.

Algunas cuestiones merecen ser destacadas: la protagonista es una mujer con superpoderes y la tía de los niños (personaje secundario) también es una mujer independiente y fuerte que promueve manifestaciones en defensa de los desfavorecidos. También se incita a la lectura -aunque la tapa del libro sea fea- y finalmente -para no extenderme- los banqueros se dedican (literalmente) a robar las propiedades de los ciudadanos con maniobras ilegales. 

El film termina con final feliz y nos deja el chispeante y juguetón recuerdo de una Meryl Streep que encarna a la tía de Mary Poppins -una excéntrica maga que salta, baila, canta y ve el mundo al revés-. Una invitación al espectador adulto para que ver la realidad desde otra perspectiva, en este caso ¡mágica! Finalmente un último detalle: salí del cine con algunas palomitas de maíz dentro de mi bolso. Prometo que no eran mías.


lunes, 31 de diciembre de 2018

La belleza abraza la ética y la verdad



Navidad. Momento de exóticos viajes que olvidan la raíz, esa conexión a la tierra de nuestros antepasados a la que debemos lo que somos y lo que soñamos y -por lo tanto- lo que podemos llegar a construir. Raíces. Alas. Composiciones que conectan con el ser universal que algunos llaman alma. Alma.

Soy adicta a La Contra de La Vanguardia porque desde hace más de una década entrevista a sabios de todos los lugares del planeta. 

Jaume Plensa es el último genio que se asoma a La Contra. El escultor afirma que cuando eres tú mismo, tienes más para ofrecer a los demás.




¡Seamos únicos, diferentes! ¡Tengamos el coraje de expresar nuestra peculiar visión del mundo! ¡Mostremos nuestra radical honestidad!

Aunque a veces mostrarse auténtico tiene un precio desorbitado, me pregunto cómo vivir con uno mismo sesenta o más años de otra forma. El escultor-filósofo aboga por la belleza para trascender los dilemas existenciales. Cabe preguntarse ¿qué es la belleza? Entonces contesta:"... la belleza abraza la ética y la verdad, por eso todo el mundo la reconoce y nadie la puede puede explicar...".