martes, 15 de noviembre de 2022

Ciencias y letras, la intersección eficaz

 

Al menos un tercio de los profesionales con los que trabajo han cursado estudios de ingeniería. Siendo cierta su enorme versatilidad para prestar servicios en la práctica totalidad de los sectores, no lo es menos su ... ¿dificultad? ¿rechazo? hacia habilidades claves como la comunicación y la empatía. Algunos ingenieros viven la ausencia de competencias relacionales como parte de una identidad que no desean someter a revisión y esa creencia (limitante) entorpece el despliegue de su potencial cuando alcanzan cargos de responsabilidad y han de gestionar equipos de trabajo.



La intersección de "ciencias y letras"
encarna el valle fértil del futuro. Kiko Llaneras.


Hace unos días Kiko Llaneras enunciaba en un artículo algunos postulados de su libro Piensa claro según los cuales la dicotomía ciencias-letras es falsa ya que necesitamos de la intersección de ambos hemisferios cerebrales y sus correspondientes competencias. Podemos otorgar legitimidad a las palabras de Llaneras no solo por ser el autor del citado ensayo, sino porque trabaja como periodista de "datos" en El País y -lo que quizá sea más significativo- por ser doctor en ingeniería industrial.

El texto de Llaneras no tiene desperdicio y merece una lectura reflexiva, si lo traigo al blog es por tres razones: la primera (ya citada) porque muchos de mis clientes son ingenieros; la segunda, por el inminente comienzo de una nueva edición de mi curso Construir Equipos para Transformar Organizaciones donde trabajaremos habilidades esenciales para los gestores (comunicación, empatía y cooperación, entre otras). La tercera por lo que llamo la "fertilidad de la Y".

La fertilidad de la Y es la superación de las dicotomías: blanco o negro, hombre o mujer, de ciencias o letras... La fertilidad de la Y hace posible superar la estandarización de talentos y las generalizaciones sin base científica contrastada. Finalmente la fertilidad de la Y -llamada por Llaneras intersección- hace posible conciliar las habilidades técnicas (conocidas como hard) con las habilidades sociales (conocidas como soft).

El día 24 de noviembre comenzará en Zaragoza la vigésima edición del curso que mejor representa mi legado profesional "Construir Equipos para Transformar Organizaciones" donde me hago eco de la definición que dejaron documentada los profesores Meredith Belbin, Kurt Lewin y Michael West: "... Un equipo es un sistema socio-técnico formado por dos o más personas, idealmente entre cinco y siete, que tienen un objetivo en común, trabajan en persona o virtualmente, han sido formadas como equipo, tienen una estructura diferenciada de roles y actividades, son interdependientes y complementarios y se enriquecen mutuamente estando anidados en la empresa. 

La propuesta del experto en datos de El País coincide con la de autores clásicos como Belbin, Lewin y West cimentada en el estudio de cientos de equipos de trabajo muchos de los cuales estaban configurados por ingenieros. En el turbulento mundo del management algunas verdades resisten el envite del tiempo y orientan hacia un futuro esperanzador.


Artículo relacionado, de Kiko Llaneras en El País pinchando aquí.

jueves, 10 de noviembre de 2022

Atalanta, el espíritu indómito de las mujeres


En un reciente viaje de trabajo a Madrid me dejé asesorar por uno de los guías del Museo Del Prado. El experto me preguntó por mis pintores favoritos y juntos construimos un itinerario por los lienzos ubicados en distintas plantas y salas de la pinacoteca. Cuando ya me despedía me sugirió que viera un cuadro de grandes dimensiones (206 X 279 cms) ubicado en la sala 028 cuyo autor (un tanto desconocido, según dijo) era Guido Reni. Le hice caso y efectivamente se trataba de un oleo de gran calidad recientemente restaurado. Tras disfrutar del lienzo durante un buen rato me llamó la atención el título: Hipómenes y Atalanta, y lo apunté en el folleto de mano que me había entregado el guía. Después me olvide del asunto. 




Días más tarde, aún en Madrid, visité la Casa del Libro en busca de títulos que me llamasen la atención: novedades o clásicos, de empresa, filosofía o psicología aplicada (mis temas favoritos). Tras un par de horas de gozo intelectual compré un libro de Jean Shinoda Bolen, analista junguiana que me gusta y de la que he leído varios volúmenes. Aunque el título del libro es Artemisa (diosa de la caza), el volumen incide en el mito griego de Atalanta, una mujer -abandonada y expuesta a la muerte por haber nacido niña- que ejemplifica el espíritu valiente e indómito de las jóvenes que luchan por alcanzar destino. 

Cuando compré el libro no lo conecté con el cuadro pero una parte de mi inconsciente lo hizo y fue al terminar el volumen cuando busqué entre mis papeles el folleto del Museo Del Prado. Me sorprendió la coincidencia. ¿Por qué? Al cuadro y al libro hay que añadirles un tercer ingrediente: por primera vez en mi trayectoria profesional he recibido el encargo de facilitar un Círculo de Mujeres emprendedoras, empresarias y autónomas donde compartimos conocimiento y experiencia. Al igual que Atalanta algunas de las profesionales han tenido que movilizar toda su fuerza, talento, resistencia, valentía, instinto y lucidez para sobrevivir en entornos altamente competitivos y complejos. Y al igual que Atalanta saben lo que es luchar por lo que aman sea un proyecto empresarial, la escritura de un libro, la puesta en marcha de una casa rural o un proyecto de inteligencia artificial...

El mito de Atalanta inspira, alienta y da fuerza al Círculo de Mujeres que comenzó el pasado mes de octubre y responde a la necesidad de aliento para sostener y desarrollar proyectos con alma, frágiles o consolidados, y en cualquier caso plenos de ilusión para afrontar las dificultades de entornos urbanos o rurales donde la soledad muerde los talones y aúlla en mitad de la noche como los lobos a Atalanta. 

Los Círculos de Mujeres son una comunidad de apoyo y una tribu que sostiene e inspira. Curioso que aparezcan en mi vida al mismo tiempo un libro, un cuadro y un proyecto que pivotan sobre el mito griego de Atalanta, enamorada de la libertad y dueña de su destino.


Guido Reni, 1619. Oleo sobre lienzo de 206 X 279 cms en el Museo Del Prado (Madrid). Post relacionado pinchando aquí.

domingo, 6 de noviembre de 2022

Construir Equipos y Transformar Organizaciones. Curso breve muy práctico.


Cada jornada me levanto y conecto con mi deseo de contribuir y dejar un legado que sirva a los demás. Desde hace más de una década dejar un legado orienta mis actividades profesionales y es con esta intención que persisto en cada proyecto, encargo o formación que me encomiendan.




Poco después de cumplir cincuenta años decidí que centraría mi actividad en dejar un legado, algunos lo llamarán propósito o vocación, otros  citarán el ikigai y los más trascendentes hablarán de realizar un trabajo con alma. El caso es que cada día comienzo la jornada con el deseo de contribuir. 

Por lo que se refiere a mi profesión, atesoro mucho conocimiento y experiencia sobre el funcionamiento de los equipos, no solo porque me he formado a conciencia internacionalmente, sino porque desde hace dos décadas trabajo en el interior de las organizaciones productivas transformando grupos en equipos. A base de prueba error, observación, humildad, integración  de saberes y experiencia he convertido el trabajo con equipos en mi especialidad.




La gestión de las personas en entornos productivos es compleja y aunque casi nadie lo dice en público, muchos lo reconocen en privado. Conseguir que un grupo sea un equipo es un desafío fenomenal que se  logra si conoces las claves internas del funcionamiento de las personas cuando trabajan colectivamente.

Si por razones de supervivencia empresarial, transformación cultural o imperiosa necesidad de incrementar la productividad necesitas saber cómo gestionar equipos, parte de mi legado es para ti.

El día 24 de noviembre del 2022 comienza en el entorno natural del campus de Ibercaja en Zaragoza una formación potente en la que volcaré la totalidad de mis conocimientos del mundo de los equipos con un estilo docente ameno, participativo, practico y contrastado en más de 200 empresas. Se trata de tres encuentros que en menos de un mes te permitirán conocer todas las claves para transformar un grupo en un equipo: ¿cómo motivar? ¿qué es el liderazgo situacional? ¿por qué los equipos se equivocan menos que los líderes en solitario en la toma de decisiones? ¿cómo propiciar la complementariedad? ¿qué principios sistémicos "rigen" el comportamiento de las personas cuando trabajan en equipo?... 




Aun quedan algunas plazas en esta edición del curso Construir Equipos para Transformar Organizaciones que ya han realizado más de un centenar de directivos, empresarios y profesionales de diversos sectores: automoción, acero, papel, tecnología, trenes, restauración, infraestructuras... Información y matrículas pinchando en este link: Campus Ibercaja en Zaragoza Ojalá nos veamos allí.

jueves, 3 de noviembre de 2022

Círculo de Mujeres Emprendedoras



El Círculo de Mujeres que aparece en la segunda fotografía es un encargo en el que estoy inmersa ahora. Lo vivo como un proyecto con alma y reconoceré que se encuentra entre mis favoritos. Le dedico todo el tiempo, la energía e ilusión de que dispongo pero he de encajarlo de la mejor manera posible entre otros que me obligan a viajar lejos de casa. 

Todos los encargos son interesantes porque difieren en sector, enfoque, actividad, dimensión, alcance etc. pero el Círculo de Mujeres destaca entre los demás porque explora esa fase gaseosa (sueños) que avanza hacia la transformación líquida (objetivos) que acaban por convertirse en sólidos (realidades). Este proyecto con mujeres emprendedoras, empresarias o autónomas me gusta mucho porque es como soplar brasas y tutelar ilusiones hasta que son una realidad tridimensional.




El Círculo de Mujeres que tengo el honor de facilitar dos veces al mes es una gozada. Cada profesional tiene su propio proyecto, algunas en fase embrionaria, otras ya consolidado, unas mujeres apenas alcanzan los treinta años, otras doblan su edad y todas se apoyan al máximo de sus conocimientos y experiencia.




Una de las "limitaciones" que emergen una y otra vez es la de disponer de tiempo para descansar,  reflexionar, planificar, leer o innovar y con frecuencia pienso que necesitaríamos días de treinta y seis horas para gestionar la lista de tareas pendientes... 

Sea como fuere, el Círculo de Mujeres se consolida y avanza imbatible al desánimo, la falta de financiación, el desconocimiento tecnológico o el puro cansancio. Sin lugar a dudas juntas vamos más lejos en la certeza de que otra realidad es posible. ¡Creer para crear!




Libro de Shinoda Belen relacionado con el tema pinchando aquí.
Post relacionado con el tema pinchando aquí.

domingo, 23 de octubre de 2022

¿Cómo prevenir las culturas tóxicas?


En mi trabajo se manejan con frecuencia términos como "organizaciones enfermas", directivos psicópatas y "culturas tóxicas". Parece exagerado pero no lo es y cada vez hay más libros e investigaciones que abordan estos dolorosos (e inquietantes) temas.

La MIT Sloan Management Review publica un metaanálisis de cientos de estudios que profundizan en las culturas organizacionales. El senior lecturer del MIT, Donald Sull, sintetiza los hallazgos en un artículo extenso e interesante.

¿Cuáles son los "drivers" que propician o evitan las culturas tóxicas en las empresas? Sin caer en la simplificación, Donald Sull afirma que hay tres elementos esenciales que permiten predecir la salud o toxicidad de una cultura organizacional: la calidad del liderazgo, las normas sociales y el diseño del trabajo (roles, funciones y responsabilidades).

El experto también alude a otros elementos preventivos como dar y recibir feedback con frecuencia, predicar con el ejemplo y evitar la promoción de profesionales individualistas e insolidarios.

Difícil hablar más alto y claro que el profesor Donald Sull. Les dejo la totalidad del artículo (que incluye fichas técnicas de aplicación práctica en la empresa) pinchando aquí.


lunes, 10 de octubre de 2022

Lo British coloniza Madrid


A finales de este mes pasaré una semana impartiendo formación en Madrid, una ciudad que me produce al mismo tiempo fascinación y vértigo.

Fascinación por la cantidad de tiendas, galerías de arte, museos, parques, cines, restaurantes, librerías, espectáculos... una sobredosis de casi todo para quienes estamos acostumbrados a vivir en ciudades del norte. Conocido es el dicho: "... de Madrid... ¡al cielo!...". 

Vértigo por su intensidad, velocidad y ruido. Acostumbrada a vivir en ciudades de trescientos mil habitantes (Bilbao y San Sebastián) los más de tres millones de ciudadanos empadronados en la capital sobrecoge.




Así que preparo con primor no solo los contenidos que impartiré en la formación a una veintena de profesionales de la sanidad pública, sino los detalles de mi estancia en Madrid. 

Dado que las jornadas se desarrollarán en una céntrica y luminosa sala situada en calle más emblemática de la capital española (la Gran Vía) y que ocuparán la práctica totalidad de mis días, busco un alojamiento cercano y encuentro el Innside Madrid. Ahí comienza la constatación de que el 65% de los establecimientos que ocupan la Gran Vía tienen nombres ingleses como asegura un reciente estudio del que se hace eco el rotativo El País.




La lingüista e investigadora de la Uned, Elena Álvarez Mellado, afirma que "... se considera el inglés como una lengua de prestigio y que una bakery es más molona y permite precios más altos que una panadería...". En fin, que a partir de ahora habrá que decir:  "... From Madrid... to the heaven...! Ya les contaré.

jueves, 6 de octubre de 2022

Las personas, ese KPI esencial


Circula con éxito en Linkedin la segunda imagen que comparto. Diríase que se está haciendo viral entre algunos profesionales vinculados al mundo del management. El texto muestra cierto ingenio y no poco desafío porque en sí mismo propone un cambio de paradigma en la cultura organizacional dominante fagocitada por la tiranía de los KPIs económico-financieros.

Dado que participo en algunos comités de dirección, que soy una profesional senior y que llevo tres décadas de observación, análisis y aprendizaje en las organizaciones, no denostaré la importancia de medir los diferentes Key Performance Indicators que se monitorizan en cada compañía. Sabido es que lo que no se mide ¡no existe! según el clásico adagio empresarial, así que la métrica ha de estar en la ecuación. 




Como casi siempre la cuestión no es KPIs sí o no... sino qué KPIs, por qué y para qué lo que clarifica a qué da importancia cada empresa, en qué basa la toma de decisiones, o qué orienta la estrategia...

Tener claros los márgenes, el porcentaje de deuda, los riesgos por incumplimiento de contrato (y sus penalizaciones económicas) etc. es necesario -acaso imprescindible- pero no suficiente para liderar con éxito una compañía en el 2022 y sucesivos. 

Si tomamos los KPIs numéricos como el fin de una compañía, podemos considerar a las personas como "medios" esenciales para conseguirlos y las personas son de carne y hueso: sienten, padecen, precisan motivación, aliento, información, cuidado, integración... 




Tanto la propiedad como los principales directivos de las compañías suelen relegar los asuntos de las personas a la zona llamada soft de la gestión como si se tratase de un adorno innecesario y modernista respecto al enfoque tradicional donde sólo el número importa. Alguien tiene que decirlo alto y claro: en el 2022 y sucesivos no se alcanzará la deseada rentabilidad o ebitda si -de verdad- no motivamos, cuidamos, informamos, integramos e inspiramos a las personas.

Si analizamos la slide que se está haciendo viral en Linkedin podemos reflexionar sobre algunos matices, por ejemplo: como directivos está en nuestra mano informar e incluir, pero interesar e inspirar a los profesionales depende de complejas consideraciones. ¿No les parece? ¿Cuál es su opinión?