miércoles, 27 de mayo de 2020

¿Cómo será el trabajo post covid19?



La vida está hecha de tiempo ¡es todo lo que tenemos! El cambio es lo único permanente (Heráclito). No sobrevivirán los más rápidos, listos o fuertes sino los que mejor sepan adaptarse (Darwin).

Tomemos estás ideas como punto de partida y miremos la imagen que ilustra el post. Tiempo ¿qué tiempo? de 12.00 a 13.05 del miércoles día 20 de mayo del 2020. Cinco personas en pantalla, doscientos participantes (Youtube + Zoom), más de una treintena de preguntas en el chat (los promotores lo consideran un éxito)...

Organizado por Impact Hub Spain el formato ha sido webinar ¡puro cambio en acción! al que cada cual le tenemos más o menos fobia, más o menos cariño, más o menos fotogenia y una conclusión provisional: el soporte webinar ha venido para quedarse como saben los ponentes Joan Torrent y Juan Antoni Gimeno -vinculados a la universidad- y Adriana Ciriza -representante del mundo de la innovación social-. Tiempo / Cambio / Adaptación.




El webinar que he tenido el honor de moderar respondía al código ODS8 que bien pudiera ser la contraseña de entrada al futuro o -como es el caso- el Objetivo de Desarrollo Sostenible número 8 que vertebra la inquietud de analizar la realidad económico-laboral-empresarial desde el ángulo de la sostenibilidad. 

Quienes no hayan podido asistir al encuentro (y les atraiga el tema) tiene la posibilidad de asomarse a la grabación (60 minutos) que se encuentra en YouTube pinchando aquí.

El encuentro pretendía dar respuesta a algunas preguntas que en mayor o menor medida todos nos hacemos: ¿Cómo será el trabajo post Covid19? ¿Qué tipo de crecimiento se plantearan las empresas? ¿Qué cabe esperar -exactamente- del next normal? ¿Qué se mantendrá / cambiará / se polarizará? En las empresas... ¿se impondrá la lógica del profit o la del propósito? ¿Las ayudas gubernamentales a la industria darán lugar a una reciprocidad de los negocios hacia la sociedad? ¿Cómo hacer compatible la solidaridad con la realidad presupuestaria y las recomendaciones de Bruselas...? Si fuera conveniente un nuevo contrato social ¿cómo sería? Si el Producto Interior Bruto PIB está cuestionado... ¿cuál ha de ser el indicador por el que se oriente la economía?  (*)

Les confesaré que pese a la buena gestión del tiempo, la voluntad de los ponentes y su conocimiento experto, lejos de resolver estos dilemas hemos creado algunos más y quizá está bien porque como ha dicho Alberto Alonso (Ceo at Impact Hub Spain y hoster del evento) estamos en rodaje... aprendiendo la "nueva realidad".


(*) Otros indicadores (aportados por uno de los participantes): Gross National Happiness (GNH)Genuine Progress Indicator (GPI)Human Development Index (HDI)The Happy Planet Index (HPI)The Boston Indicator ProjectThe Glasgow Indicators Project


Noticia relacionada con el PIB.
Repensar el "crecimiento continuo".

domingo, 24 de mayo de 2020

¿Qué cambia y qué permanece tras la covi19?



La historia es una sucesión de apocalipsis tras los que desaparece un modo de vida, afirma la Premio Nobel de Economía y profesora del MIT Esther Duflo. 

La pandemia -entendida como el apocalipsis del 2020- proyecta su larga sombra en años venideros y por lo que al mundo de la empresa y el emprendimiento se refiere cabe preguntarse ¿qué sobrevivirá y qué cambiará? Personalmente también me inquieta saber hasta qué punto habrá una "nueva normalidad" que recuerde (en alguna medida) el mundo que hemos conocido hasta ahora.




China reconoce afrontar desafíos sin precedentes. La Unión Europea afirma transitar por territorios inexplorados. Los expertos confiesan que hemos de prepararnos para lo inesperado mientras los investigadores más honestos reconocen no saber hacía dónde evolucionará el planeta... En este marco referencial la Fundación Ibercaja (programa Emplea-T y Emprende) me ha invitado a un webinar en el que trataré de aportar las "lecciones aprendidas" en los comités de dirección y clientes-empresa con los que he estado en el fragor de la batalla desde la segunda semana de marzo hasta hoy. Sin duda se trata de una pequeña muestra aleatoria y subjetiva que pongo al servicio de los emprendedores ávidos de luz al otro lado del túnel. 

Aunque los promotores desean que me explaye durante sesenta minutos, solo tomaré la mitad del tiempo ya que lo interesante son las preguntas que los participantes podrán formular a través del chat y que trataré de responder en mi modestia de guisante. 




Por si usted no puede asistir al encuentro del próximo 3 de junio sintetizo algunas de las ideas-fuerza del webinar. Primero: recordar la fuerza del concepto glocal (global + local). Aunque nuestra pyme esté ubicada en un pabellón industrial en Figueruelas (Zaragoza) hemos de manejar información relevante y global de nuestro sector así como analizar algunas tendencias y estudios de mercado. Segundo: durante la covid19 los negocios han transitado por cinco fases: resolver , resistir, vuelta a la fábrica, reimaginar y reformular. Las fases cuatro y cinco (reimaginar y reformular) son apasionantes porque buscan abrir ventanas de oportunidad y si no encuentran ¡habrá que pintarlas! 

Dado que los promotores del evento tienen especial interés en promover el emprendimiento en su área de influencia citaré a algunos de los ideólogos contemporáneos que inspiran mi propio trabajo de consultoría: Christian Felber, Frederic Laloux y Otto Scharmer (MIT). 

Finalmente no dejaré de repetir una certeza que orienta mi proyecto emprendedor: haz un trabajo que ames o -en su ausencia- ama el trabajo que haces y -en cualquier caso- permanece en contacto con el universo.


Información completa e inscripciones pinchando aquí.

miércoles, 20 de mayo de 2020

Sin humildad no hay aprendizaje



Los profesionales junior harán bien en ocuparse de aprender comportamientos y habilidades que les permitan ser felices en sus propios términos y alcanzar objetivos profesionales. El aprendizaje precisa de un componente esencial ¡la humildad!


Los profesionales senior harán bien en desaprender comportamientos y certezas que -habiendo sido útiles en algún momento de su trayectoria laboral- quizá ya no sean eficaces. Desaprender precisa escuchar e incorporar nuevas maneras de hacer las cosas más allá del propio estilo de liderazgo. Desaprender exige un componente esencial... ¡humildad!


Artículo relacionado:
La victoria de los directivos humildes

sábado, 16 de mayo de 2020

Éxito: poder vivir de tu pasión



Algunas personas dejan huellas, marcas en el camino, que permiten orientarse en la neblina existencial. Cuesta encontrar referentes cuya aportación inspire el avance y alumbre la negrura de las transiciones, pero cuando descubres uno es un día feliz en el que sacas el cofre de los tesoros, el cuaderno de la magia y el lápiz desgastado para anotar un par de frases que -siendo brújula- te permiten alcanzar el norte a tu modo y manera...




Hoy he sacado el cofre de los tesoros, el cuaderno de la magia y -sobre todo- el lápiz desgastado para capturar cuatro ideas que forman parte de los apuntes biográficos que recoge la prensa tras la muerte del pintor Juan Genovés. 

El abrazo, símbolo de la Transición
"Mi equipo eran los perdedores". Juan Genovés


La primera, que a los 89 años estaba activo, algo que deseo para mí: no jubilarme y -en mi modestia de guisante- no dejar de aportar a la sociedad. La segunda, que a pesar de su grandeza artística rehuía el reconocimiento y vivía sin poses de ningún tipo. La tercera, que se dedicaba casi en exclusiva a su oficio (la pintura) siendo su máxima felicidad subir los 18 escalones que llevaban a su estudio. La cuarta -última y más inspiradora para mí- su definición de éxito: poder vivir de tu pasión.


Artículos relacionados:
Muere Juan Genovés
Sobre Juan Genovés
Gente que he conocido...
Documental sobre Juan Genovés
El abrazo, símbolo de la Transición

domingo, 10 de mayo de 2020

Todos juntos... o no sale nadie



Ante la brutalidad de informaciones que nos asaltan, los profesionales mostramos desigual receptividad a las noticias que escuchamos. Es algo que me sorprende. Por ejemplo, observo que en general somos tremendamente porosos ante las cifras del paro, cierre de negocios y bajada del producto interior bruto, datos que los ciudadanos absorbemos como esponjas cuando en realidad nuestro margen de maniobra tiende a cero. Por contra, hacemos oídos sordos a los datos que (siendo también relevantes) podemos mejorar. ¿Por qué reaccionamos de este modo?

No tengo una respuesta, sólo una hipótesis obtenida de la observación y el análisis. Hipótesis que someto a su escrutinio.




A diario publico en Linkedin, red profesional donde me asomo para pulsar el latido de los negocios y el vaivén de mi sector. La mayoría de mis posts cosechan una media de 2.000 visualizaciones, 25 likes y 10 comentarios. La mayoría. Ahora bien, tengo una clamorosa excepción en un post que sólo tiene 200 visualizaciones, 3 likes y 0 comentarios. ¿A qué se refiere? Alude a uno de esos temas cuyo margen de maniobra está en cada uno de nosotros y que sin embargo obviamos escuchar. 

Gallup analizó el compromiso de los trabajadores con sus empresas y exploró 140 países. España quedó en el puesto 134 con un exiguo 6% de profesionales comprometidos con su compañía. El informe vinculaba compromiso con productividad y no hace falta ser un experto para darse cuenta del impacto que este dato tiene en los resultados empresariales ni en la economía de nuestro maltrecho país.




Hoy leo en The New Work Times un artículo del economista Mohamed A. El-Erian en el que apela al incremento de la productividad como elemento esencial en la recuperación post coronavirus. De no producirse -afirma el experto- el crecimiento de la economía global será débil y poco inclusivo lo que a su vez repercutirá en la desigualdad, la inestabilidad política y el alboroto de los mercados financieros. Como ciudadanos de un solo mundo... ¿a qué esperamos para ponernos en marcha desde nuestro pequeño o gran cuadrilátero aportando lo mejor de nosotros mismos, también en productividad?



jueves, 7 de mayo de 2020

Liderar en tiempos de adversidad



Tengo el honor de participar en algunos comités de dirección. Además entreno a profesionales que aspiran a integrar los máximos órganos de gobierno de las empresas. Gracias a esta posición testigo he descubierto que la alta dirección es un juego apasionante y arriesgado si se olvida lo obvio: que otros abrieron senda antes de que llegásemos nosotros (y les debemos gratitud), que algunos penden en su desarrollo de nuestra cordada (y hemos de animarles) y que la totalidad de la plantilla nos mira desde abajo porque anhela orientación.




La vida pende de infinitas cordadas a las que pertenecemos. El enfoque sistémico de la existencia recuerda que somos parte de un linaje (una saga) de la que somos pura actualización y potencial: constelaciones familiares con sus secretos, lacras y bondades que se integran en lo que la psicología del trabajo denomina "entorno social".

La vida pende de infinitas cordadas a las que pertenecemos. El enfoque sistémico de las empresas entiende que formamos parte de un todo integrador que nos precedió y continuará cuando hayamos dejado la compañía. En el intermedio solo cabe ser consciente de que pendes de otros y de que muchos dependen de ti: hay que pegarse como una lapa a la roca de la responsabilidad porque la caída libre (muerte empresarial) aguarda en cualquier recodo del camino. El concepto clave es el trabajo en equipo (del que soy una entusiasta promotora) lo que se traduce en colaborar.




Ser equipo es mantener la mirada en la cima (el objetivo), las manos aferradas a la roca (la tarea), la atención plena en el aquí y el ahora, la cuerda firme para sostener a otros y flexible para modificar la trayectoria. Ser equipo es sentir la adrenalina que precede al peligro y evitar que se produzca y tener el valor de pedir ayuda cuando lo necesitas (humildad) y darla a quien la precisa (generosidad).



Otros post relacionados:
Liderar en remoto I
Liderar en remoto II
Liderar en remoto III
Hay salida: la inteligencia colectiva
¿Cómo reinventar las organizaciones?
La reconstrucción hay que prepararla ¡ahora!

martes, 28 de abril de 2020

¿Cómo reinventar las Organizaciones?


Cada seis semanas viajo a Londres y eso mantiene mi pulso cosmopolita. Es cierto que aprovecho para trabajar, pero sobre todo para convivir con mi familia, saludar a Turner en the National Gallery, acariciar los árboles de Kew Gardens y pasar una mañana de librerías en el Soho.


Ya no lo hago y -aunque no sé cuando será posible viajar en avión sin restricciones- me niego a escribir en pasado. Volveré: mi hija vive en Londres, el acer japonés que plantamos sigue en su jardín y las pequeñas tiendas de barrio satisfacen las necesidades básicas que durante semanas esperan en la lista de shopping in London. 




En octubre Performance Consultants organiza en Londres  un workshop con Hetty Einzig, durante años partner de John Whitmore -uno de los fundadores del coaching empresarial- con quien me formé en el año 2002. Aún no tengo resuelto cómo me desplazaré por la city (el metro se me antoja una caja de patógenos) pero me gustaría asistir para reinventar mi profesión. De alguna manera es el desafío al que grandes y pequeños negocios se enfrentan en estos momentos: ¿cómo reinventar las organizaciones?

No bastará con el titánico esfuerzo de realizar lo que venía funcionando y no alcanzará con el enfoque superficial al que estábamos acostumbrados, tendremos que unir los puntos, es decir: ¡conectar las causas con los efectos! y clarificar qué es medio y qué es fin. En una palabra: nos veremos abocados a buscar honestamente la raíz de las dificultades para solventarlas. 

Thinking Big. Dreaming Big. Los desafíos hay que analizarlos algunos niveles por debajo de su apariencia: dos o tres escalones por debajo el lugar donde emergen los síntomas. 

Para conectar los puntos apelo a la responsabilidad y la consciencia, principios rectores del coaching transpersonal en el que me he forjado como profesional senior durante los últimos dieciocho años y ahora quiero reinventar. Ir al fondo de las cuestiones permitirá conectar con la esencia: mimar la calidad de lo que hacemos, poner a las personas (de verdad) en el centro de la ecuación, y vivir con menos porque se vive mejor.


La raíz de los dilemas suele estar 
dos niveles por debajo de los síntomas



Estos días de confinamiento sirven para reconectar con el propósito, esa orientación que da sentido a nuestras actividades. El confinamiento también permite estudiar informes macroeconómicos  y practicar la paciencia ya que tenemos por delante un largo recorrido cuyas primeras tres etapas apenas transitamos: golpe inicial, supervivencia  y retorno a la actividad. Lo que nos espera en el horizonte es integrar las "lecciones aprendidas" y aceptar un nuevo marco de referencia que ofrecerá oportunidades y exigirá renuncias. El tiempo es ahora y el desafío nos alcanza. 



La calma y la calidad, en el centro de la estrategia, artículo publicado en Expansión en el que se sugiero la filosofía slow down para impulsar negocios rentables. Si no analizamos las causas que nos han traído al desastre, lo repetiremos, afirma el neurólogo y psiquiatra Boris Cyrulnik. El confinamiento muestra que somos capaces de vivir con menos, Christian Felber, ideólogo de la Economía del Bien Común.