sábado, 19 de septiembre de 2020

Perdido en el Paraíso

 

Perdido en el paraíso es un buen título. Se trata del octavo libro de Umberto Pasti, escritor y jardinero afincado desde finales de los ochenta en Marruecos. ¿Qué ha hecho Pasti allí durante más de treinta años? Escribir y cultivar un edén en el que conviven árboles, flores, ánforas, estanques, insectos y trepadoras que configuran un pasaje tan bello como el mismísimo paraíso.




Fotografías de Rohuna, 
el universo creado por Umberto Pasti
en el Marruecos agreste.




Este fin de semana Pasti participa en el Hay Festival Segovia, encuentro literario en el que será entrevistado por la fotógrafa Ngoe Minh Ngo con quien ha publicado un lujoso libro sobre Rohuna, el edén cultivado por el jardinero al norte de Marruecos.


miércoles, 16 de septiembre de 2020

La trampa de la "meritocracia"

 

Nos hicieron creer que si lo intentábamos con ahínco conseguiríamos la luna o al menos mejorar nuestra posición social, salario y el colegio de nuestros hijos. Se le llama la "cultura de la meritocracia" y -según Michael J. Sandel (en la fotografía)- ¡es una trampa!

Yo misma fui educada por mi padre en una férrea meritocracia y de alguna manera mi vida es mejor que la suya. En este sentido, el esfuerzo ha tenido su recompensa: no me quejo. Por otro lado, mi trabajo consiste en acompañar procesos encaminados al logro de objetivos y entre los ingredientes del viaje siempre está la propuesta de hacer todo lo que esté en tu mano para conseguirlo. Sin embargo, veo excepciones... tantas... que acaso -como sugiere el filósofo- la "meritocracia" sea una trampa porque intervienen muchos otros factores entre los que se encuentra la justicia. 




La meritocracia divide el mundo en perdedores y ganadores. Los perdedores tienden a culpabilizarse pensando que no hacen lo suficiente (lo cual no siempre es cierto)... Por el contrario, los ganadores acostumbran a otorgarse todo el mérito del triunfo con una obscena falta de humildad.

Además de filósofo, Michael J. Sandel es profesor en la Universidad de Harvard donde divulga su pensamiento clásico y contemporáneo sin orillar temas de actualidad como la distancia social que -a su juicio- ya se practicaba antes de la pandemia. Para Sandel la meritocracia y sus dos bandos (vencedores y perdedores) venían separando a los humanos en guetos de ricos y pobres con enorme distanciamiento social en el uso del transporte público, la escuela o las instituciones culturales... Su pensamiento se concreta en una decena de libros de los que al menos cinco están traducidos al castellano. De posible interés.

 

Más información pinchando aquí.

lunes, 14 de septiembre de 2020

Pasear: contemplación y bienestar

 

No es que viva en una ciudad con mar... es que el mar y yo vivimos juntos, especialmente entre mayo y octubre que me baño cada día en el Cantábrico. Para los ciudadanos del interior el mar puede ser una constante cuyas características permanecen en el tiempo. Sin embargo para los marinos, pescadores, buceadores y bañistas el mar es diferente cada jornada.

¿Variables? La primera -y quizá más relevante- la marea, la temperatura del agua, la opacidad/ claridad que favorece o dificulta la visibilidad de peces, pulpos o erizos, la resaca que amenaza con sus fauces y el oleaje siempre más fuerte que tu. 

No es que viva en una ciudad con mar... es que el mar y yo somos uno durante muchas jornadas al cabo del año, por eso ahora estoy inquieta... Leo prensa internacional y descubro que hoy Israel ha confinado a su población... temo que España acabe decretando algo parecido lo que me impediría nadar en el Cantábrico... También echaría en falta  mi paseo cotidiano por los parques del barrio algo que me aporta bienestar y que ha propiciado que pese dos kilos menos. Hoy leo a Andoni Luis Aduriz en El País y descubro porqué...

 



Afirma el cocinero vasco que el 40% de los españoles tiene sobrepeso y un 20% padece obesidad (datos de la Universidad de Navarra) y sugiere que para alcanzar la mejor versión de nosotros mismos bastaría con consumir 250 kilocalorías menos al día (dos refrescos) o... caminar una hora... algo delicioso y saludable ¡que recomiendo!
 

Artículos relacionados: 

Matemáticas del bienestar.  

Paseemos como nómadas en la ciudad.

viernes, 11 de septiembre de 2020

¡Reinventa tu vida!

 

El cambio es lo único permanente, dejo escrito Heráclito, si bien los humanos amamos la continuidad. Entre esas dos pulsiones transcurre nuestra vida y -de vez en cuando- recibimos el empujón extra del destino hacia una nueva realidad.

Vivimos un tiempo extraño que zarandea algunos hábitos y costumbres, podemos sentirlo como algo amenazante o como una oportunidad de renovación interna y externa. Con este objetivo imparto un taller en San Sebastián (abierto a la ciudadanía) que se desarrollará los miércoles por la tarde entre octubre y diciembre del 2020 en el Palacio de Aiete (Donostia Kultura), un bello entorno que inspira y alienta la complicidad, la esperanza, la creatividad y la imaginación de un futuro mejor e integrador.



Lugar donde se imparte el taller


El Palacio de Aiete acoge la formación



Entrada al aula del taller

La matrícula se abre el próximo lunes día 14 de septiembre a las 16.00 horas. Las plazas son limitadas y en ediciones anteriores se han cubierto con rapidez. La matrícula se puede realizar en persona en el propio centro cultural y también on line en Donostia Kultura. Los pasos que hay que seguir son los siguientes: en primer lugar hay que localizar la programación de Donostia Kultura en Aiete. Después hay que seleccionar los Cursos de Autor y elegir el titulado: Coaching, reinventa tu vida. Finalmente hay que tramitar la matriculación.



Actividades disruptivas en aula


Complicidad y Diversión



Compartiendo el saber


El curso tiene un enfoque participativo, ameno y radicalmente práctico. Utilizaremos bibliografía referencial, habrá debate, introspección, humor y cada persona se llevará un mapa con los objetivos que desee alcanzar en el 2021. ¡Ojalá nos veamos en el Palacio de Aiete!

 

miércoles, 9 de septiembre de 2020

Donde vive la Felicidad

 

A diario camino por los montes del País Vasco. Es mi meditación en movimiento. Freno la mente y agilizo los pasos. Contemplación y -a veces- el regalo de una ardilla o una mariposa que se posa en la mochila. Otras veces una borda (choza de pastores) como la que mi amigo Ricard J. Sánchez ha fotografiado y reproduzco.

En estos paseos alcanzo la esencia de asuntos mundanos (con frecuencia laborales) que he dejado al pie de la montaña. Hoy he capturado una idea -acaso una conclusión- que deseo compartir: la felicidad no va de tener más, viajar o producir más... ¡todo lo contrario! La felicidad va de alcanzar la máxima plenitud con lo mínimo. No solo es deseable sino posible, y cuando te encuentras con el fascinante y brutal silencio de la naturaleza no hace falta nada. Nada. Nada. 





En mi trabajo con clientes surge el tema de la productividad entendida como hacer más, en menos tiempo. Más. Más. Más. Siempre he sabido que el dilema no es de metodología (me he formado en casi todos los sistemas de mejora de la productividad) sino priorizar, es decir: descubrir qué es lo importante en tu vida. Después hay que defenderlo frente a las mil distracciones que tiran de nosotros en todas las direcciones. A veces esa defensa exige que digamos "no" a algunas propuestas y eso cuesta... Ayuda formular la negativa con con amabilidad y respeto.

Finalmente si un directivo padece sobrecarga de tareas, el desafío no consiste en mejorar su productividad sino en delegar en un proceso que pasa por enseñar-confiar-tutelar-alentar-redirigir-volver a confiar-volverá enseñar y ... soltar-delegar en los miembros de su equipo. De este modo descubriremos la paradoja de que el desafío profesional consiste en hacer menos tareas: solo aquellas que sean relevantes. ¿Y el resto? ¡Delegar! Como dejó escrito Peter F. Drucker "... no hay nada más inútil que hacer de manera muy eficiente algo que no había que hacer".


Para saber más: Principios de Ray Dalio.
Para saber más: Eficacia Ejecutiva de Peter F. Drucker.
Para saber más: El Método Bullet Journal de Ryder Carroll.

domingo, 30 de agosto de 2020

Saber estar Solo... ¿síntoma de madurez?

 

Trabajé veinte años como periodista; dos décadas dejan poso y un puñado de manías: por ejemplo, me pongo de mal humor si no leo varios periódicos. Leo a vuelapluma y, después, y profundizo en unos pocos artículos que mi radar considera de interés.

Pero desde el año 2002 trabajo como entrenadora de líderes y equipos y soy consultora en algunos proyectos. Esta ampliación de la mirada añade matices a la lectura de periódicos ya que sigo anotando los temas que despiertan mi curiosidad y -ahora- registro también las noticias interesantes para mis clientes: subvenciones a la exportación, tendencias en smart cities, normativa en teletrabajo o instituciones expertas en el mercado chino. Así que leo los periódicos con hambre y lleno dos estómagos: el propio y el ajeno. 

Observo con inquietud que cada vez anoto menos temas para profundizar en una segunda lectura. Quizá se deba a la calidad de la prensa, mi propia evolución (cada vez me sorprenden menos los temas) o... al asqueo de cuánto acontece.

Tomemos una muestra: tras la partida de periódicos leídos hoy tan solo he encontrado cuatro noticias de interés para clientes y una que ha despertado mi curiosidad.




La filósofa francesa Claire Marin (en la fotografía, tomada por Manuel Braun) captura algunas perlas que reproduzco (ya que no es posible compartirlo con ustedes en digital): pese a la pandemia, no hemos interiorizado que somos vulnerables y cita al médico Georges Canguilhem: "... estar vivo conlleva el riesgo de ser mortal...".

Claire Marin es una experta en el impacto que tienen las disrupciones en nuestra manera de entender la vida y ha escrito un libro -titulado Rupturas (Alienta editorial)- que se publicará el 1 de septiembre próximo. 

La autora del reportaje (El País), Silvia Ayuso, indaga sobre las secuelas del confinamiento en los humanos y la respuesta de la filosofa es que "ser adulto consiste en ser capaz de estar solo". ¿Qué les parece? 


El martes 1 de septiembre se publica Rupturas, último libro de la pensadora Claire Marin.

viernes, 28 de agosto de 2020

The Bullet Journal

 

Este verano he convivido cuatro semanas con mi hija en la casa de San Sebastián. Ella se independizó hace siete años y vive en Londres. Nuestros encuentros son creativos, plenos de actividad y de conversaciones. A veces saltan chispas por cuestiones existenciales que entendemos de manera radicalmente distinta. Poco después de mi cumpleaños tuvimos una batalla dialéctica de mediana intensidad sobre lo que podía entenderse como ser más productivo pero que en realidad cuestionaba la manera de vivir con mayor satisfacción haciendo lo que hay que hacer, de la mejor manera posible, con el mínimo esfuerzo, para lo que resulta imprescindible (ese fue mi argumento inicial) estar radicalmente presente en el aquí y el ahora ¡una tarea cada vez! Ella no estaba de acuerdo y defendió que se puede ser muy eficaz en multitasking: cogiendo y dejando pantallas mentales (y de ordenador) abiertas simultáneamente y dando unas pinceladas en cada punto mientras avanza, se estanca o desintegra... No alcanzamos una conclusión aunque ambas quedamos impregnadas del argumentario de la otra y esto está bien... 




Después ella volvió a Inglaterra y yo permanecí en San Sebastián y me sumergí en la investigación de algunas referencias que permitieran clarificar mi pensamiento. Así topé con Ryder Carroll (en la fotografía) -autor del método Bullet Journal que da título a este post-. Se trata de un sistema analógico para la era digital que reduce el flujo de distracciones (información innecesaria que nos alcanza por múltiples canales) y nos permite ser más productivos. Todo a partir de una libreta y un bolígrafo que hay que usar con profusión. 

The Bullet Journal invoca la práctica de la presencia plena y recuerda (un poco) la escritura automática de Julia Cameron (El Camino del Artista) práctica matinal que vacía la mente, serena las emociones y clarifica el pensamiento -además de potenciar la creatividad-.

Mis investigaciones también me llevaron a conectar con el concepto ma-ai, término japonés que proviene de las artes marciales y que se traduce como "intervalo" o tiempo de tránsito entre actividades que permite tomarse un respiro entre responder a un email, acceder a una página de ofertas o ver un tutorial.

Mi hija y yo volveremos a encontrarnos en Navidad y ya he decidido regalarle el libro de Ryder Carroll buscando una manera de trabajar conectada al arte de vivir intencionalmente. Ya veremos qué tal...
 


Si apetece conocer más del Bullet Journal puede escuchar la entrevista de cuatro minutos de duración en este vídeo.