lunes, 6 de julio de 2020

La inteligencia precisa interacción social



El próximo martes (14 de julio) saldrá a la venta el último libro del prestigioso biólogo Edward O. Wilson -conocido como el señor de las hormigas-. El volumen lleva por título: "Génesis. El Origen de las sociedades".

Wilson está considerado una de las 25 personas más influyentes en Estados Unidos y uno de los 100 científicos más relevantes de la historia. Además ha recibido numerosos galardones -entre otros el premio Pulitzer- y fue quién acuñó el concepto "biodiversidad".



Traigo hoy a Wilson al blog por dos razones que -aun siendo aleatorias- adquieren sentido para mí. La primera ocurrió la semana pasada impartiendo formación a universitarios en el BCC sobre mi especialidad, los equipos de trabajo. Pedí a los alumnos que trajeran a clase ejemplos de equipos exitosos que nos permitieran analizar y aprender de ellos. Curiosamente uno de los alumnos aportó el caso de las hormigas que anteponen los intereses de la colmena a los propios, eso me ha hecho acordarme de biólogo enamorado de los pequeños insectos y de su orden social.




La segunda razón surge de las sesiones de trabajo por videoconferencia con algunos directivos confinados durante semanas en sus casas y privados de todo contacto social. Siendo profesionales brillantes acostumbrados a la soledad en sus viajes internacionales y a situaciones adversas, se notaban a sí mismos menos creativos e innovadores y lo vinculaban a la falta de interacción humana y de conversaciones presenciales de calidad. 

Una de las conclusiones que alcanza el reconocido biólogo en su último libro es que las interacciones sociales largas (cuatro-cinco horas) son un componente esencial para la evolución del tamaño del cerebro y para el desarrollo de la inteligencia...  Curioso ¿no les parece?


Artículo de interés pinchando aquí. Tiempo de lectura: 3 minutos.

sábado, 4 de julio de 2020

Transformar los Negocios: Teoría U



La turbulencia de los entornos vuca alcanza su epicentro cuando se combina con la covid19 y eclosiona en un desconcierto sin precedentes. Tan solo quienes vivieron una guerra tenían referencias para el confinamiento, el cierre de las fábricas o la falta de algunos bienes esenciales. Pero sabido es que la historia es una sucesión de apocalipsis tras los cuales algunas cosas permanecen, otras no.

Muchas personas hemos querido ver la contraparte de la pandemia como una oportunidad para reflexionar sobre nuestro estilo de vivir y producir. El coro ha sido acompañado por ciertos filósofos, algunas universidades y un puñado de líderes visionarios y activistas de élite como Christian Felber (Teoría del Bien Común), Frederic Laloux (Reinventar las Organizaciones) y Otto Scharmer (Teoría U).

La Teoría U es un método de diagnóstico (en la bajada de la U) y un plan de acción (en la subida de la U) y alcanza nueve puntos de acupuntura para impactar en el planeta.  Como vemos en la fotografía el objetivo último de la Teoría U es transformar los negocios, la sociedad y a cada uno de nosotros (Business, Society and the Self). Desde que entré en contacto con esta metodología del MIT he seguido sus publicaciones, cursos, vídeos y actividades mientras leo (una y otra vez) el libro homónimo.




La Teoría U es como la estrella polar en mitad de la noche empresarial: aunque inalcanzable... orienta a quienes apostamos por la transformación de los negocios como parte de la solución al dilema planetario. Apalanca sobre tres ejes: la mente, el corazón y las manos y contempla dos momentos reflexivos: ¿qué hay que dejar marchar (morir)? ¿qué quiere nacer? y un eje primordial: el nivel de consciencia desde el que operan los profesionales de una organización, genuino ADN de la transformación de cualquier sistema.

Con la covid19 aun desplegando su impacto en el planeta... ¿qué se está haciendo en las empresas para aprovechar este momento disruptivo? ¿desde qué nivel de consciencia operan sus principales directivos? ¿qué han cambiado respecto a la etapa pre-covid? y -finalmente- quienes no hayan realizado aún ningún cambio ¿por dónde pueden empezar? La respuesta a esas y otras preguntas ocupará las mañanas del viernes 11 (en la Universidad del País Vasco) y sábado 12 (en Tabakalera, San Sebastián) donde tres profesionales senior compartiremos nuestra experiencia entorno a ese tema (Ibon Urretavizcaya, Nice Lazpita y Azucena Vega) bajo la coordinación de Mikel Arrizabalaga. Evento gratuito, previa inscripción.



Teoría U en Tabakalera, San Sebastián: todos los detalles del evento.
Entornos Vuca: volátiles, inciertos, complejos y ambiguos. 

domingo, 28 de junio de 2020

¿Productividad? ¡Confíe en sus trabajadores!



Entreno a una alta directiva. En el organigrama de la compañía solo tiene por encima al Ceo, una mujer a quien no conozco, salvo por las atormentadas referencias de mi clienta. Aunque hace tan solo tres meses que nos conocemos (el tiempo que lleva en la multinacional), la directiva y yo hemos alcanzado ese punto en el que podemos avanzar con rapidez porque hemos cultivado un territorio de confianza.


La velocidad de la confianza



La confianza es un "mediador afectivo" básico para el cultivo de la eficacia en el trabajo. Un mediador afectivo que pulsa en todas las direcciones: pares, jefes y subordinados. La Ceo de la compañía no otorga confianza a mi clienta como tampoco lo hizo en el pasado con las dos profesionales anteriores: diríase que opera desde el paradigma de la desconfianza ocultando información relevante para el desempeño, ralentizando la tarea y propiciando errores (evitables) y esfuerzos (innecesarios).

Puedo imaginar que -como todos- la directora general tendrá una historia en la mochila, algunos traumas del pasado, experiencias amargas y mucha ambición por alcanzar resultados... Puedo imaginar que tiene heridas de guerra que pudieran hacernos comprender su comportamiento disfuncional, pero no puedo aceptar, sin embargo, que desconozca la esencia de un negocio: cultivar relaciones profesionales de calidad que permitan el desarrollo de las personas y la delegación. Un rotundo ganar-ganar en la que la satisfacción y el rendimiento se disparan de manera exponencial.


La confianza -junto con la autonomía
y el conocimiento- derivan en productividad


Sin confianza no se otorga autonomía: los jefes practican la microgestión (control exhaustivo de detalles), ahogan toda área de mejora que pudiera aportar otro profesional y obstruyen la innovación...

La desconfianza profesional en nuestros subordinados tiene consecuencias nefastas para la empresa. La primera, los directivos de mayor rango se convierten en auténticos "cuellos de botella para la compañía" ya que no delegan. La segunda, los subordinados no se desarrollan -y por lo tanto se desmotivan-. La tercera: los procesos se ralentizan, los errores se concatenan y -como consecuencia de todo ello- se intensifica el círculo vicioso de la desconfianza. Por favor, si busca productividad, genere un entorno de confianza. Algún profesional puede no estar a la altura de sus expectativas, pero le sorprenderá la implicación y excelencia con la que trabajan la mayoría.



domingo, 21 de junio de 2020

Feedback y Mejora Continua



"Si la libertad significa algo, será sobre todo el derecho a decirle a la gente aquello que no quiere oír"... La frase aparece junto a la estatua de George Orwell delante de los estudios de la BBC, en Londres.


Parte de mi trabajo en los comités de dirección consiste en aportar feedback lo que significa decirles a los principales directivos de la empresa aquello que no quieren oír pero quizá es necesario cambiar para seguir desarrollando la compañía.



Ciertamente carezco de la totalidad de los datos y mi conocimiento del mundo productivo es limitado. Ahora bien, si nadie pone sobre la mesa lo que no se quiere oír perpetuamos los ángulos ciegos (acaso los errores) y frenamos la evolución de las personas, los equipos y las organizaciones. ¡Bendito feedback! Basado en evidencias y realizado con método, respeto y mesura, es una herramienta de primer orden para la mejora continua de las organizaciones. 




Mis reflexiones cuelgan del hilo de Las tres dimensiones de la libertad, libro diminuto (96 páginas) que la editorial Nuevos Cuadernos Anagrama comercializa al precio de 8,90 euros. Se trata del último volumen escrito por el activista de la izquierda británica y cantautor Billy Bragg (en la fotografía). 

¿Cuáles son las tres dimensiones de la libertad? la franqueza, la igualdad y la responsabilidad, cualidades básicas para la práctica profesional del feedback. La franqueza y la responsabilidad dependen de quien aporta feedback, mientras que la igualdad ha de otorgarla el receptor... En ocasiones puede colocarte tres peldaños por debajo de su estatus en cuyo caso cualquier propuesta de mejora caerá en saco roto (será devaluada-despreciada...).

Las enseñanzas de Germán de Nicolás y Alain Cardon (entre otros mentores) junto con dos décadas de práctica aplicada a las personas en contexto productivo me han permitido construir mi propio estilo de feedback que transfiero en un taller monográfico (presencial) que se realizará el viernes 24 de julio del 2020 en San Sebastián.

La formación se enfoca sobre dos aspectos prácticos. El primero: ¿cómo realizar feedback en las conversaciones   para el desarrollo de los directivos? ¿qué método aplicar para que acojan con receptividad las áreas de mejora? ¿cómo motivar a los profesionales a través del feedback?... El segundo: ¿cómo dar feedback en las reuniones de trabajo de los equipos de manera que se convierta en una herramienta de mejora permanente? ¿cómo aportar valor a la compañía a través del feedback?

Las empresas y los profesionales interesados pueden solicitar información en el email: azucenavega_coach@yahoo.es Plazas limitadas. Estilo Learning by doing. Ameno y participativo.


lunes, 15 de junio de 2020

La industria es parte de la solución



Pocas veces la industria pesada tiene tanto color como la fotografía. Sin embargo, produce bienes y servicios que forman parte del estilo de vida occidental, contribuye al PIB y sostiene la nómina de muchas familias. Entonces... ¿por qué se excluye reiteradamente de los foros sociales de debate sobre el futuro que emerge?

Hay muchos mundos... pero están en este. Por razones que no vienen al caso transito entre la zona alta y baja de las escalas: tamaño de empresa, modalidad societaria (propiedad), sector productivo, y estilo de liderazgo del comité de dirección... Ese conglomerado de experiencia me coloca en la privilegiada posición "testigo" que permite contrastar las teorías académicas de mis maestros, aprender sobre el terreno (donde siempre hay un gramo de verdad) y disfrutar de un amplio abanico de referencias. En una palabra: puedo vivir mi vocación-pasión y pagar facturas. 




En las últimas semanas he participado como ponente, moderadora y observadora en numerosos webinars organizados por el cuarto sector donde han estado representadas las organizaciones no gubernamentales, las universidades y las instituciones públicas. En ningún caso se ha invitado a ponentes del mundo empresarial-productivo...

Si hemos de construir algo juntos, si se pregona a los cuatro vientos el enfoque inclusivo, si se proclama la transición del ego-system al eco-system ¿por qué se excluye al empresariado? Traigo hoy mi reflexión porque me han invitado a participar como ponente en Teoría U Global Forum, organizado por el MIT (Presence Institute) para los días 10 y 11 de julio próximo en tres terminales físicas: Boston, Universidad del País Vasco (UPV) y Tabakalera (San Sebastián). Entiendo que los organizadores traten de colmar las expectativas de sus grupos de interés, y que compartan experiencias realizadas en las universidades y en el propio Impact Hub (Tabakalera), pero sigo preguntándome por qué se excluye la voz de las organizaciones productivas como si nada tuvieran que aportar al futuro que emerge.

He sugerido a los promotores la inclusión de la industria en el evento y contar el devenir de los empresarios durante el confinamiento, sus zozobras cuando los días se convertían en semanas y meses cabalgando sobre la incertidumbre de abrir (o no) las fábricas, de si les alcanzaría (o no) la tesorería, de si tendrían (o no) suministros para producir electrodomésticos, turbinas o ferrocarriles... Me han dicho que lo estudiarán y ... en esas estamos. Ya les contaré.


Post relacionado pinchando aquí.

sábado, 6 de junio de 2020

Naturaleza, Observación y Optimismo



No imagino mayor mérito para un hombre que haber plantado 25.000 árboles en el transcurso de una vida. Es la hazaña de Joaquín Araújo que se considera naturalista siendo científico, activista y escritor.

La Editorial Crítica acaba de publicar Los árboles te enseñarán a ver el bosque, último libro de Araújo que sigue la estela de Darwin o Thoreau, amantes de la naturaleza y escritores.




Araújo desconoce el reciente estudio según el cual gran parte de los ciudadanos padecen secuelas psicológicas por el impacto de la Covid 19, pero el escritor hace tiempo que conoce el remedio para curar el alma de los humanos...

-El estudio se ha publicado esta semana tras haber sido realizado en Reino Unido, España e Italia y sus principales conclusiones son que la población está bajo sock, tiene miedo y desconfía del futuro-.

Al leer el informe me he acordado de Araújo quien en un libro anterior a la covid19 ya dejó escrito : "... Cada árbol en pie es un punto de apoyo para la lisiada humanidad...". En el volumen recién salido de imprenta el escritor afirma: "... El naturalista es un ser afortunado porque a menudo se olvida de su propia identidad. Prestamos atención con tanta intensidad a lo que trisca, vuela, repta, canta que abandonamos al famoso y maldito yo, es decir, necesitamos poca terapia psicológica...".



Video de Joaquin Araújo. Duración 9 minutos.
Artículo  completo sobre el impacto de la Covid19 en la psicología de los humanos. Tiempo de lectura: 2 minutos.

sábado, 30 de mayo de 2020

Aprendizajes luminosos de esta etapa gris



Diez semanas de teletrabajo dan mucho de sí. Ante una circunstancia disruptiva global (la covid19) abandoné el despacho el lunes 16 de marzo lo que me ha hecho transitar zozobras, disfrutar experiencias, mejorar aspectos del servicio que venía prestando e innovar.

Innovar quizá sea lo que más aprecio del confinamiento que aún mantendré cuatro semanas con alguna excepción para dar clases presenciales en el BCC y acudir a un comité de dirección extraordinario respetando los dos metros de distanciamiento interpersonal.



Pasé zozobra temiendo que mi empresa-bonsai se fuera al garete al no poder realizar sesiones presenciales de consultoría en las empresas ni docencia en las aulas. Quizá por primera vez en dos décadas fui consciente de la fragilidad del autónomo (en abril, en Guipúzcoa -como consecuencia de la covid19- se dieron de baja tres de cada cuatro autónomos). Aplicando mis conocimientos de empresa revisé la tesorería, analicé la clientela y puse a punto el equipo. Eso me tranquilizó al mismo tiempo que de manera natural se recuperaba la actividad...

Diez días después del sock volvía a tener jornadas de ocho-diez horas laborales pero ahora a través de  plataformas digitales como Bluejeans, Microsoft Teams, Skype Empresarial o Zoom. Algunas las sugerían los clientes, otras las propiciaba yo y en todos los casos nos íbamos habituando a trabajar con soltura y fluidez líquida a través de la pantalla. Hubo anécdotas entrañables: una de mis clientas de Tolosa (Guipúzcoa) no tenía conexión a internet en el caserío, otra desconocía como funcionaban la cámara y el micrófono... los clientes y yo hemos sorteado todo tipo de dificultades para mantenernos unidos, apoyarnos mutuamente y avanzar... avanzar sobre lo desconocido: ¿cuánto tiempo durará la situación? las sesiones ¿serán igual de eficaces? ¿qué perderemos al no estar físicamente cerca? Muchas incógnitas que hemos ido clarificando con flexibilidad, humor, empatía, ternura... Siento enorme emoción y gratitud hacia las personas con las que tengo el honor de trabajar. ¡Grandes mis clientes!

Trabajar con plataformas sin un soporte papel (analógico), sin poder tocar a las personas, sin la complicidad de un café y sin poder entregar un libro me ha hecho buscar mil maneras de alcanzar al otro ser humano y de aportar "de otra manera". En esa búsqueda incansable de aportar valor a cada sesión y de impulsar el logro de objetivos he terminado por utilizar recursos recopilados durante dos décadas que apenas usaba en formato presencial. Por ejemplo: en la última sesión resultó relevante la propuesta de utilizar algo tan simple y conocido como la matriz swot para analizar (y elegir) una de las dos propuestas laborales que el cliente tenía sobre la mesa.




La matriz swot recoge strenghts (fortalezas), weaknesses (debilidades), opportunities (oportunidades) y threats (amenazas) de una empresa, un proyecto o una opción laboral, como era el caso. En el transcurso de la sesión el cliente fue escribiendo en la pantalla compartida algunas de las reflexiones, hicimos fotografías (pantallazos) y finalmente tomó una decisión sintiéndose tranquilo y seguro. Misión cumplida. Objetivo alcanzado. 

He de reconocer que la tecnología al servicio de los humanos ¡aporta! y me siento agradecida al confinamiento y sus propuestas que ya forman parte de mis herramientas de trabajo. Otro día les cuento otros aprendizajes luminosos de esta etapa gris... 



Artículo relacionado pinchando aquí. Tiempo de lectura 4 minutos.
Webinar sobre el impacto económico de la covid19, organizado por Impact Hub Spain, que tuve el honor de moderar. Video completo pinchando aquí. Duración 60 minutos.
Webinar sobre el impacto de la Covid 19 en el mundo del emprendimiento, organizado por la Fundación Ibercaja, que tengo el honor de ofrecer el miércoles 3 de junio del 2020. Gratuito previa inscripción pinchando aquí.