lunes, 15 de febrero de 2016

Esclavitud del siglo XXI en Europa


Les cuento... antes de explotar ¡de indignación! La responsable de internacionalización de una próspera empresa de quince trabajadores del sector de componentes eléctricos tiene una licenciatura, un máster y es bilingüe en francés e inglés. 

Por supuesto viaja siempre que ha de realizar acciones comerciales y cumple todos sus objetivos de venta. 

Además trabaja una media de once-doce horas diarias (sin compensación ni en días ni en dinero). ¿Mi indignación? gana 900 euros (sin bonus ni retribución variable) y quieren que la entrene para que sonría más, aporte más, piense más y sea más creativa...


He agradecido -y declinado- el encargo. Guajjj!