viernes, 3 de octubre de 2008

Divorcio de Be Jota

Acabo de decir adiós a Be Jota. Quienes se separan o divorcian con frecuencia confiesan sentir tristeza y liberación. En mi caso, tristeza... sí, liberación... no, la verdad. Llevábamos juntos 18 años, mucho tiempo, lo sé. Mis amigos más escépticos dicen que las parejas debieran funcionar como los yogures: con fecha de caducidad.

Nos queríamos y nos hemos sido fieles durante casi dos décadas en la salud y en la enfermedad, en la riqueza y en la pobreza, con pan y con cebolla, como dictan los cánones. Hemos viajado juntos, muchos kilómetros, hemos pasado buenos ratos contemplando paisajes castellanos, manchegos, catalanes, incluso algunos bosques de la selva negra (Alemania). Yo le cuidaba, él me cuidaba a mi y -en lo esencial- jamás nos fallamos el uno al otro cuando hizo falta.

Su carácter es recio, firme, sobrio, un todo terreno. El mío es juguetón, creativo,chispeante. Hacíamos una buena pareja y sin embargo... ¡se acabó!

Hoy he dicho adiós a Be Jota.
Me he obligado a no llorar, a no mirar hacia atrás, a no recordar, a no pensar, a no sentir. Como todo homenaje una entrada en el blog. He tenido que firmar unos papeles que me desvinculan por completo y para siempre de él. Ya no me pertenece ¿acaso alguien pertenece de verdad y por completo a otro?

Siento que me falta algo. Ahora mismo no quiero buscar sustitutos.Tiempo para el duelo -que dicen los psicólogos- tiempo para ser uno mismo, respirar, re-encontrarse en soledad antes de lanzarse a nuevas aventuras.¿Cuánto tiempo? Los manuales dicen un año... las realidades dicen dos-tres años...

Sé que él va a transformarse. Adiós Be Jota ¡que te vaya bonito! BI 9772 BJ, mi ford fiesta blanco, hoy abandonado en un servicio que realiza demoliciones industriales. He donado sus órganos: dejarán su motor del tamaño de una mesilla, golpearan sus piezas más recias, más firmes, más sobrias. Espero que no me guarde rencor. Mi fiel compañero seguirá rodando, de otro modo, en el entramado industrial. Le echaré de menos.

3 comentarios:

Socrates dijo...

Estoy convencido de que, después de tanto tiempo juntos y todo el cariño que le has dado, no te guarda ningún rencor. Y por tu parte, te envío mis ánimos para que estos días se hagan menos difíciles...sobretodo en esos momentos en los que vas por la calle y de repente, como si el tiempo reculase, ves pasar a uno que se le parece enormemente...."ay! creí que era él"...ÁNIMO.

Macmanaman dijo...

Excelente loa funeraria para un ser amado...inanimado. Pero no creas, a uno nuevo te adaptas enseguida y desde el primer momento puedes disfrutar de su suavidad,de su belleza y de su potencia inagotable, si la necesitas. Y enseguida pensarás: ¿cómo pude soportar aquella relación repetitiva, aburrida y sin grandes horizontes? Sólo hay que lanzarse...

Rasman dijo...

Y yo que pensaba que estaba demasiado obsesionado con el cuidado de mi coche (evitar los baches, no aparcar en cualquier sitio, darle la mejor "alimentación", revisiones periódicas, etc.)

Pero saber que una persona de la talla de Azucena también siente la misma conexión con su vehículo me hace sentir un poco menos raro.

Gracias Azucena por devolverme a la normalidad!

David Seat Córdoba 1.9 TDI 130CV ABS ESP