domingo, 3 de abril de 2016

Triunfar en el trabajo no es cuestión de conocimientos ¡sino de competencias!



Se contrata por aptitud y se despide por actitud. Ésta pudiera ser la síntesis de un caso empresarial presentado por los alumnos del curso de equipos que facilito en Bilbao para profesionales senior interesados en actualizar sus habilidades directivas con la doble finalidad de apuntalar su trayectoria laboral y de aportar a sus empresas por encima de previsiones.

El enfoque "caso" -propio de las escuelas de negocios- resulta de una radical practicidad para acercar la teoría de vanguardia a la solución de dilemas del mundo real de los negocios, por eso no hay encuentro en el que no abordemos un desafío profesional al que se enfrenta alguno de los alumnos.

En el último encuentro se narró la situación del director financiero de una empresa industrial que ha vivido un rápido crecimiento y expansión geográfica liderando una cuenta de resultados que ha incrementado varios dígitos en los últimos años. Ante semejante volumen de negocio, los propietarios decidieron contratar a un profesional altamente cualificado para el puesto de controller, con el objetivo de que reforzase el departamento financiero.




Pasados diez meses desde la contratación de un joven, rápido, cualificado y ambicioso controller, el director financiero constata que está vulnerando la confidencialidad inherente al puesto al airear algunos números de la compañía e incluso algunos salarios de profesionales de la casa. Además el controller trata a sus compañeros (también jóvenes y cualificados) como auténticos "asistentes", y es altamente reaccio a prolongar su jornada en momentos de sobrecarga de trabajo o dificultades del equipo.

Ante semejante situación -y como parte de las prácticas de la formación que lidero- el director financiero de la empresa industrial plantea su "caso" en aula para que le ayudemos a alcanzar un diagnóstico y algunas soluciones.



Comunicar y Trabajar en Equipo 
son competencias imprescindibles para triunfar en el trabajo.



No narraré el intenso debate vivido, ni las sabias aportaciones de los alumnos (todos profesionales de rango medio-alto), tan solo repetiré la primera frase del post ya que sintetiza la recomendación última del plenario: se contrata por aptitud y se despide por actitud. ¿Por qué afirmo esto?  porque si bien el controller tiene un currículum impresionante al que hay que añadir conocimiento especializado (adquirido en una de las mejores firmas de consultoría del mundo) carece de competencias  y habilidades para trabajar en equipo, ocupar un cargo de confianza, guardar confidencialidad, ser leal a su jefe y compañeros, y para aportar la "milla extra" cuando resulta imprescindible para la compañía. En definitiva: carece de actitud para el desempeño del puesto, algo que se puede aprender para ser un profesional del siglo XXI que consigue y mantiene un empleo relevante.

La experiencia real compartida con ustedes en esta entrada es acorde con las principales conclusiones alcanzadas por la consultora Hays que en mayo próximo publicará su Guía del Mercado Laboral 2016 tras haber estudiado 15 sectores, entrevistado a 1.700 empresarios y 8.800 trabajadores, e identificado 67 perfiles profesionales en alza.

En todos los casos los candidatos han de sumar a su validación académica los idiomas, la capacidad para trabajar en equipo, la disponibilidad para la movilidad internacional, las competencias comerciales y comunicativas y una impecable actitud ¡algo que se aprende! ¿Cómo? ¡Entrenando!