domingo, 22 de agosto de 2010

Rodaja de limón

Con la pleamar, la bahía es una rodaja de limón y los turistas se apelotonan en el gajo de cítrico que el mar concede mientras enfilo la ascensión al monte Igueldo, entre caseríos. Los higos no están maduros (van con retraso), sin embargo las manzanas rojas están fantásticas colgadas de los árboles como adornos navideños. Las moras están en su apogeo y las primeras bellotas brillan en los robles: se aproxima el otoño en el norte vasco, un tiempo que para muchos de nosotros significa el verdadero comienzo del año psicológico, ese momento en el que trazamos propósitos en el invisible papel del porvenir. En mi caso: adelgazar dos kilos, realizar sesiones de gym tres veces a la semana, volver a pintar acuarelas, y encontrar un profesor/a nativo para practicar mi oxidado inglés de escuela oficial de idiomas.

Están contentos los hosteleros porque se han batido las mejores cifras de turistas de toda la historia guipuzcoana. A pesar de la rodaja de limón que ahora mismo es la bahía, de las muchas obras urbanas y de la climatología, la tacita de plata sigue vendiendo glamour, gastronomía fabulosa y una belleza idílica de veleros propia de Montecarlo.

Conozco a las personas que han puesto riñones (esfuerzo), talento, malos ratos, afán de superación y muchas cosas más para sostener las cifras de turistas y la calidad en el punto de información situado en el Boulevard. Son un puñado de profesionales a los que admiro aunque que a ratos tengo la impresión de que su "felicidad laboral" no está a la altura de sus logros. Es como si tuvieran floja la autoestima grupal. Me explico... Re-leyendo hoy al psicólogo Ferrán Salmurri he descubierto lo que denomina el "índice de la felicidad" que se obtiene a partir de la auto-evaluación de cinco factores. ¡Jueguen conmigo! ¿Quieren? Tomen lápiz y papel y dispónganse a puntuar de 0 a 10 en cada uno de estos conceptos: ¿Cómo andan de autoestima? ¿Y de capacidad de pensamiento positivo? ¿Qué tal las relaciones con los demas? y ¿el autocontrol emocional? Por último, ¿qué nota se otorgan en autocontrol de la conducta?

Sumen todas las puntuaciones, dividan entre cinco, y tendrán su índice de la felicidad hoy, en este momento. Ferrán Salmurri considera que la felicidad es una elección, así que si la nota obtenida es baja, quizá puedan proponerse aumentarla... ¡Que tengan un gran día!

1 comentario:

Sara Cobos dijo...

Azucena, gracias por esta forma tan sencilla y a la vez poderosa de transmitir.
Con tu permiso paso tu post a mi muro en FB para facilitar el ejercicio-reflexión sobre la felicidad.
Un abrazo