sábado, 8 de noviembre de 2014

La fuerza de los cambios abajo-arriba


Cada vez más lejos del instinto, de la intuición y de la presencia... Es lo que siento al sentarme a compartir con ustedes lo vivido hace apenas unas horas en un contexto hiper profesional, intelectual, directivo, marketiniano y selecto ¿selecto? sí, selecto.

No es que el evento no contase con todas las bendiciones, ni que el espacio, ponentes y power points no resultasen de calidad, sino ¡otra cosa! una oleada de inquietud casi física que fue invadiéndome durante la jornada en mi Bilbao natal donde las cosas se producen con mayor frecuencia e intensidad que en otros lares de la geografía vasca.

¿Instituciones? Casi todas: la Cámara de Comercio, Industria y Navegación de Bilbao, la Universidad de Mondragón (MU), Euskalit, la Universidad del País Vasco, Tknika, Matia Fundazioa, el Gobierno Vasco... hasta sesenta organizadores de la Semana Europea de la Calidad en su vigésima edición.




Se trataba de presentar un programa formativo de la MU, dirigido por la experta Lourdes Pozueta, entorno a sistemas de mejora continua Lean Six Sigma. en el abordaje empresarial de las personas (plantilla), los clientes, la innovación, la sociedad, la estrategia y los resultados. 

Se trataba también de mostrar algunos testimonios de profesionales que -tras haber realizado el curso- han aplicado lo aprendido en sus organizaciones: Fagor-Ederlan, Tubacex e Indar. Fue precisamente Ibon Zarrabeitia de Indar, junto con Lourdes Pozueta -Doctora en Matemáticas y directora del programa-, quienes sujetaron el interés de la veintena de asistentes al acto en la Cámara de Comercio Industria y Navegación de la capital vizcaína.




Si bien es cierto que en la empresa lo que no se mide no existe o dificulta concretar el avance o retroceso del producto, servicio, resultado y hasta beneficio, no lo es menos que no todo es algoritmo, no todo es proceso y cuantificación... 

Mientras asistía con expectación a que de un momento a otro emergiera de las ponencias un atisbo de "alma esperanzada" en el contexto empresarial, apenas pude capturarlo en algunos instantes de las intervenciones citadas: la de Lourdes Pozueta y la de Ibon Zarrabeitia con un testimonio de lo que puede hacer un montador que se desarrolla, hace preguntas, busca y halla respuestas, y las comparte con sus compañeros de equipo.

Mi reflexión es que acaso no sea fortuito, anecdótico o banal, que la viveza del testimonio de Ibon se produzca porque refleja un cambio de abajo hacia arriba (bottom-up) en la cadena de mando, integrando la totalidad de las capacidades, habilidades y propuestas de la plantilla. 

Cambios Bottom-Up + Preguntas Desafiantes + Respuestas Valientes + Compromiso + Implicar a la Totalidad + Energía =  Resultados, como vengo proponiendo con terquedad en la última década.


Preguntas valientes:
¿Tenemos un equipo?
¿Dónde se nos van las fuerzas?
¿Qué nos limita?




De la ponencia magistral de Lourdes Pozueta me quedo con varios conceptos. Entre otros, la causa-raíz que se encuentra al fondo de lo que no es evidente en las empresas para cuyo descubrimiento además de método hay que aplicar una "observación consciente". 

Coincido con Lourdes en la tremenda importancia de la "observación consciente" que trasciende los modelos mentales obsoletos o inadecuados, para lo que resulta útil conectarse a la "presencia plena" desde la que revisar tanto las evidencias como las causas-raíz (ocultas) cuyo abordaje exige inconformismo y valentía.


 ¿Cuál es mi modelo mental? 
¿Por qué este y no otro? 
Cuando triunfe...  ¿qué espero encontrar?

7 comentarios:

Mercedes dijo...

Hay Ideas innovadoras en todos los sectores? Considero que esa es la falla.
Entre tanto instructor y programa formativo.Se dan curso de como hay que llevar lo que hay que crear, pero ¿quién crea lo nuevo?
Saludos,

Azucena Vega Amuchástegui dijo...

Sabia reflexión, Mercedes. Mil gracias por compartirla.

Lo nuevo podemos crearlo todos (a pequeña o gran escala) y el primer paso quizá sea proponérnoslo ¡no renunciar a crear que tal vez sea CAMBIAR! Cambiar el modo de hacer de las cosas; cambiar la manera de relacionarnos; cambiar la manera de comunicar; cambiar la manera de producir... y así evoluciona la humanidad y así incrementamos satisfacción en el vivir y trabajar.

Y -respondiendo a tu pregunta- encuentro algunos sectores más "porosos" que otros a la innovación. Gracias por asomarte al blog, Mercedes.

Javier Gomez dijo...

Los cambios, y más de abajo hacia arriba en mi opinión llevan un 70% de valentía, más cuando los de arriban son estrechos y rígidos, en Latinoamérica las empresas autóctonas no están habituadas al cambio generado por inercia interna, si por factores externos que la arrinconan contra el excepto de desaparecer. En mi caso particular tuve que decidir (que no es lo mismo que elegir) no ser valiente y mantener mi entrada de ingresos, aprendí a aceptar, a veces duele otras veces es una inercia.
Si tengo la esperanza de que en algún momento el cambio surgirá (obvio será externo) y para ese momento me preparo, mientras tanto inverno en mi oficina aprendiendo.

Gracias azucena.

Azucena Vega Amuchástegui dijo...

Un saludo desde esta orilla del Atlántico, Javier. Gracias por asomarte al blog ;-D

Mi tema favorito es el cambio, y muy especialmente los cambios intencionales (aquellos que se buscan y propician aunque las cosas estén bien... preservando lo que está bien... pero ¡¡avanzando!!).

Los cambios intencionales emergen del interior (motivación intrínseca), frente a los cambios adaptativos (cuya presión surge del exterior al amenazar la supervivencia del negocio y no son elegidos).

Gracias de nuevo, Javier.

Lourdes Pozueta dijo...

Gracias Azucena por divulgar lo que compartimos en el evento…

Respecto al comentario de Mercedes… por la parte que me ha tocado vivir en empresas, en sus procesos, con sus productos, mejorando o innovando,…, opino que cuando hay NECESIDAD de resolver problemas, de lograr requerimientos, o de hacer más eficientes procesos,... cuando se está convencido de que hay que APRENDER ( adquirir conocimientos y CAMBIAR por ello el modo de hacer actual) …en estos casos ocurre que las personas adquieren conocimientos, identifican modos de abordar retos de modo diferente y proponen cambios, mejoras de lo existente, o, si cabe, partir de foleo en blanco y crear cosas nuevas… Quien crea lo nuevo? Los que están involucrados en dar respuesta a una necesidad cuando se convencen de que lo nuevo es beneficioso. Pero si lo nuevo lo tienen que hacer otros hay que convencer….==> necesidad+aprender+convencer (con evidencias a los que han de cambiar)...
Por último, opino que en este proceso, sobre todo si el reto es multidisciplinar, las personas-equipos necesitan método ..si no las ideas son probares…y no se logra convencer. Es importante la figura del entrenador que entienda del proceso ….
Sorprendentemente muchas veces no hace falta invertir en cosas nuevas, simplemente hacer lo que alguien dijo que hay que hacer y no hacemos porque no nos convencieron, ……o por muchas otras causas….
Saludos

Lourdes Pozueta dijo...

Por cierto. MU me brinda la posibilidad de entrenar a personas a experimentar con método en http://www.mondragon.edu/cursos/es/tematicas/gestion-organizacion-industrial/curso-de-diseno-de-experimentos-doe/

Y en métodos para abordar proyectos que requieren de tratamiento de datos para aprender y proponer cambios lo realizamos en
http://www.mondragon.edu/cursos/es/tematicas/gestion-organizacion-industrial/curso-avanzado-en-programas-de-mejora-continua

Azucena Vega Amuchástegui dijo...

Mil gracias por la precisión de tus aportaciones, Lourdes. Un honor. Gracias.