jueves, 6 de octubre de 2022

Las personas, ese KPI esencial


Circula con éxito en Linkedin la segunda imagen que comparto. Diríase que se está haciendo viral entre algunos profesionales vinculados al mundo del management. El texto muestra cierto ingenio y no poco desafío porque en sí mismo propone un cambio de paradigma en la cultura organizacional dominante fagocitada por la tiranía de los KPIs económico-financieros.

Dado que participo en algunos comités de dirección, que soy una profesional senior y que llevo tres décadas de observación, análisis y aprendizaje en las organizaciones, no denostaré la importancia de medir los diferentes Key Performance Indicators que se monitorizan en cada compañía. Sabido es que lo que no se mide ¡no existe! según el clásico adagio empresarial, así que la métrica ha de estar en la ecuación. 




Como casi siempre la cuestión no es KPIs sí o no... sino qué KPIs, por qué y para qué lo que clarifica a qué da importancia cada empresa, en qué basa la toma de decisiones, o qué orienta la estrategia...

Tener claros los márgenes, el porcentaje de deuda, los riesgos por incumplimiento de contrato (y sus penalizaciones económicas) etc. es necesario -acaso imprescindible- pero no suficiente para liderar con éxito una compañía en el 2022 y sucesivos. 

Si tomamos los KPIs numéricos como el fin de una compañía, podemos considerar a las personas como "medios" esenciales para conseguirlos y las personas son de carne y hueso: sienten, padecen, precisan motivación, aliento, información, cuidado, integración... 




Tanto la propiedad como los principales directivos de las compañías suelen relegar los asuntos de las personas a la zona llamada soft de la gestión como si se tratase de un adorno innecesario y modernista respecto al enfoque tradicional donde sólo el número importa. Alguien tiene que decirlo alto y claro: en el 2022 y sucesivos no se alcanzará la deseada rentabilidad o ebitda si -de verdad- no motivamos, cuidamos, informamos, integramos e inspiramos a las personas.

Si analizamos la slide que se está haciendo viral en Linkedin podemos reflexionar sobre algunos matices, por ejemplo: como directivos está en nuestra mano informar e incluir, pero interesar e inspirar a los profesionales depende de complejas consideraciones. ¿No les parece? ¿Cuál es su opinión? 


No hay comentarios: