miércoles, 6 de enero de 2016

Las incómodas verdades del bufón



¿Quién pondrá en riesgo su carrera
por confesar incómodas verdades al poder?


¿Quien osará decir al rey 
lo que no quiere escuchar?



Solo alguien capaz de reírse de si mismo pondría en peligro su modus vivendi por compartir las verdades incómodas. 

Porque el rey se rodea de una corte de aduladores que recitan alabanzas al poder de quien llena el abrevadero hasta que el peligro acecha... entonces alguien con suficiente lucidez para oler el riesgo, suficiente coraje para nombrarlo, y suficiente amor por la verdad ¡alertará al soberano confrontándole con la realidad! ¿Quién? ¿Quién será el osado? ¡El bufón! 

Pongamos que hablo de algunos directores generales, de ciertos responsables de recursos subhumanos (subacuáticos), de un puñado de gerentes, de emprendedores con playeras y de casi todos los propietarios de negocios familiares. Pongamos que hablo del siglo XXI en el que pensábamos que los bufones habían dejado de existir salvo en pinacotecas y teatros.   


En la página 183 del libro en el que profundizo, Los placeres ocultos de la vida, Theodore Zeldin (decano de Oxford e influyente pensador mundial) escribe sobre la función social de los bufones -también llamados "locos sabios"- quienes ante la certeza de que los humanos digerimos mal la verdad cruda, la transforman en anécdota, canción o metáfora de manera que se pueda poner a salvo la dignidad del rey al mismo tiempo que se descubre lo que hay bajo la impostura de los aduladores.

Me he sentido identificada con los bufones del medievo ya que parte de mi trabajo con especies subacuáticas, propietarios, emprendedores y directivos consiste en facilitarles feedback, es decir, observaciones basadas en evidencias: datos, comportamientos y conductas que -poniendo luz en el ángulo ciego- propicien la mejora de una debilidad, desviación o tendencia perniciosa para la organización.

Tiene gracia que una parte sustancial de mi oficio: la práctica del feedback -con radical honestidad-, tenga su antecedente en los bufones quienes ¡por cierto! cuidaban de que los poderosos no cayesen en estados de melancolía.

La edición en castellano de Los placeres ocultos de la vida salió al mercado español a finales de noviembre de 2015. Es un libro interesante que hila fino sobre el tapiz de la historia y devuelve destellos de luz sobre el presente y futuro de la humanidad.