lunes, 27 de julio de 2020

La sociedad del cansancio, una trampa letal




A finales de julio 2020 encuentro a los profesionales especialmente iracundos; incluso aquellos que mejor gestionan las emociones comienzan a dar coletazos de ballena a diestro y siniestro: una contestación desairada en un comité de dirección, una crítica mordaz a un compañero al que se aprecia, una pulla despiadada y por al espalda al Ceo de la compañía... ¿Qué pasa?




Los más conscientes verbalizan alto y claro: "... necesito parar, descansar, desconectar... ¡necesito vacaciones!".

El 2020 mantiene algunas características de años precedentes y otras nuevas que se añaden y sobrecargan el panorama existencial de los trabajadores. Entre los factores permanentes se encuentra el hecho cierto de que hemos transitado la mitad del año y necesitamos un parón para recuperar vitalidad. Entre las situaciones nuevas se encuentra el estrés físico, mental y emocional derivado de una situación anómala e impredecible como la covid19 que ha provocado la merma de algunas plantillas, el miedo a ser el próximo despedido, y la imperiosa necesidad de tener que seguir sacando trabajo que asegure la supervivencia de la empresa. Además el teletrabajo ha puesto su granito de arena en interminables horas laborales al no existir la mínima barrera espacio-temporal entre el inicio y el cierre de jornadas que se han ido prolongando hasta las 23.00 horas... (después de acostar a los niños...).

Más allá de situaciones estructurales (mitad del año) y coyunturales (la covid19 y sus derivados) vivimos en la sociedad del cansancio -como alerta el filósofo y ensayista Byung-Chul Han en un libro homónimo-. 


El dato: más del 60% de los empleados españoles admiten padecer ansiedad derivada de su trabajo. Los síntomas pasan por trastornos del sueño, problemas digestivos e irascibilidad (coletazos de ballena...).

¿La solución? Revisar nuestra manera de vivir y trabajar en sintonía con nuestras prioridades existenciales + aprovechar el "momento confinamiento" como punto de referencia para modular la hiperactividad lúdica, de consumo y social + realizar un ayuno de dopamina (estimulación cerebral) + bajar el tiempo dedicado al universo tecnológico, incluso desconectar completamente dos días a la semana de artilugios como el móvil o el ordenador + cuidar la alimentación + mimar el sueño + practicar deporte +... (ponga aquí lo que usted realmente necesita para resetear su cuerpo, su mente y su alma).


No hay comentarios: